El concepto de gamificación ha existido siempre. El cambio de paradigma se halla en el hecho de que ahora se es consciente de estar llevando a cabo la aplicación del juego a la educación.

 

Definición de gamificación

La gamificación consiste en el “uso de elementos de juego y técnicas de diseño de juegos en contextos que no son de juegos”. Esta es la definición que propone el “gurú” de la gamificación, Kevin Werbach, en su libro de 2012 recién publicado en español por Pearson.

Quienes están a favor de la gamificación hablan de “nuevas metodologías” y de aprovechar “la predisposición natural del ser humano hacia la competición y el juego” para hacer que eventos menos divertidos, como es estudiar, resulten atractivos. En contra de la gamificación, o como crítica a la gamificación, hay argumentos como que no todo debe ser divertido, o que en algunas ocasiones se aplica mal (imagina aprender idiomas con puntos: ¿no sería más sencillo aprenderlo con una persona nativa, conversando?).

La gamificación en la educación

La gamificación en educación consiste en aplicar conceptos y dinámicas propias del diseño de juegos que estimulan y hacen más atractiva la interacción del alumno con el proceso de aprendizaje, con el objetivo de que éste consiga adquirir de forma adecuada determinados resultados.

En el ámbito educativo, podemos entender por ejemplo que premiar a los alumnos con puntos positivos es una forma de gamificar (al responder adecuadamente a esta o aquella pregunta, se bonifica al alumno con puntos a favor). Esto se ha hecho siempre pero, como apuntábamos antes, en el momento actual pasamos a ser conscientes y a ponerle un nombre a todo esto.

Gamificación en otros ámbitos: las empresas

Algunas empresas y compañías utilizan la gamificación para que los trabajadores lo pasen mejor haciendo las tareas, o para que se formen dentro de la empresa sintiendo que se están divirtiendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *