CategoríaLibros de fantasía

Cuando hablamos de libros de fantasía, en general, hablamos de un género literario en el que aparecen elementos que se salen de lo que podríamos considerar “elementos realistas”.

Este es un género de largo recorrido histórico, que ha tenido notables ejemplos publicados desde el principio de los tiempos (bueno, al menos cuando el ser humano comenzó a escribir). En los últimos años, han surgido nuevas corrientes literarias que beben de la fantasía más tradicional, como son las novelas Young Adult o “para adultos jóvenes”.

Libros de fantasía épica

Dentro de esta categoría hay otras categorías, siendo una de las más conocidas y representadas el de la fantasía épica.

Los libros de fantasía épica se caracterizan por contener elementos heroicos, heredados de las distintas tradiciones mitológicas (dependiendo del libro, estas tradiciones serán europeas, asiáticas, americanas, africanas… y dentro de ellas también corresponderán a las zonas concretas de las cuales sus autores beban).

Los libros de fantasía épica más conocidos son, seguramente, los de El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien, pero existen otras sagas, como la Dragonlance, la de los Reinos Olvidados, las aventuras de Conan o, de alto impacto en la actualidad, la saga de Juego de Tronos.

Vencer al dragón: La Inspiradora Historia De Una Madre Y Hechicera Emparejada Con Un Héroe De Leyenda

vencer al dragonHa coincidido la reedición en castellano de Vencer al dragón (Dragonsbane, en el original) con la reedición en castellano de El cuento de la criada, que a su vez coinciden en el tiempo con los primeros meses como Presidente de los Estados Unidos de América de, bueno, un tipo que decía por la tele que no podía contenerse ante las mujeres atractivas y que lo que hay que hacer con ellas es agarrarlas por el coño.

Estamos en el año 2017; Vencer al dragón se publicó originalmente en 1985 (estuvo nominado un par de veces en los premios Locus en años siguientes); El cuento de la criada es de 1984, Swastika Night es de 1937… ¿se va a acabar esto alguna vez?

Es un ciclo sin fin, el uróboros, el dragón que se muerde la cola.

¿De qué va Vencer al dragón?

De varias cosas.

Hay un dragón muy malo liándola muy parda y un señor se va a buscar a un Héroe de Leyenda: John Aversin, el Vencedor de Dragones. Lo Que Se Encontró Al Hallar a Aversin Le Sorprendió y Estremeción.

La prosa poética de Barbara Hambly ya habría bastado para hacer de esta historia que le suena a todo el mundo algo diferente; pero no es, simplemente, una escritora con estilo. Es mucho más que eso.

Jenny: Madre y currela

La introducción que he propuesto al principio del artículo es, básicamente, lo que iba pensando al leer capítulo tras capítulo de la novela.

Jenny, la protagonista (o al menos uno de los personajes principales, contra todo pronóstico) es una mujer muy cerca de los cuarenta, con un par de churumbeles, pareja del Vencedor de Dragones, instruída en las artes de la hechicería. Resulta que no es muy buena encantadora porque no ha podido dedicarle todo el tiempo necesario: ha estado bastante ocupada criando a sus hijos.

1985, 2017. Time goes by so slowly. Vencer al dragón es una historia de mujeres de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, aunque el enfoque difiere un poco de lo que intentan imponer actualmente los medios de comunicación; va más allá de la carrera laboral o el trabajo de prestigio (no, la ambición o la búsqueda del yo interior de Jenny tiene poco que ver con ser directiva de una multinacional).

Vamos a contar mentiras, tralará

Otro de los temas que desarrolla (y que es uno de los que más me gustan) es el de las narraciones o la construcción de historias más o menos verosímiles partiendo de un acontecimiento real pero que, en realidad, tienen lo justo justísimo de veraces.

A Gareth, más erudito que guerrero, le mandan buscar al Vencedor de Dragones al norte. Él, que se ha leído los cantos y las odas y las sagas épicas, se espera que el campeón sea, no sé, una mezcla entre Harrison Ford en Indiana Jones y Arnold Schwarzenegger en Commando con la Virtud y Moral de Santiago Abascal (por la gracia de Dios) vestido de Caballero con una Espada Mítica, a lo Rey Arturo. Lo que se encuentra es… un pastor. Que además usa anteojos.

¡Los cuentos son eso, cuentos! Propaganda. El pobre Gareth creía que el matadragones había acabado con el reptil como cantan las canciones: de frente, espada en ristre, honor, fuerza. Qué carita se le queda cuando le cuentan que no, que le engañaron, emplearon veneno para debilitarlo y finalmente acabaron con él… con un hacha. ¡Un hacha!

El relato histórico es siempre sesgado, se busque ese efecto o no. Gareth leyó los cantos que quisieron que leyese, por acción o por omisión. Su error fue comérselo con patatas, no ser crítico, confiar a ciegas en lo que le contaron. ¡Desdichado Gareth!

Vencer al dragón, como ocurría con Las señoras de Mandrigyn, un libro de fantasía épica que merece mucha más atención de la que cosecharon el 90% de libros de la Dragonlance y Reinos Olvidados juntos. La reedición de este año es una excusa perfecta para empezar a reivindicar el género más allá de Tolkien y, sobre todo, plagiadores de Tolkien.

Imagen: Ediciones B.

Cuarto acercamiento al ovni, de Tamara Romero

Cuarto acercamiento al ovni, otra maravilla de Tamara Romero.

Los cuentos son tan breves que casi las premisas de su sinopsis son el pitch perfecto para que pique el gusanillo.

Mi preferido es el que da nombre a la recopilación, que es capaz de descolocar varias veces en muy poquito espacio de tiempo manteniendo, al mismo tiempo, una solidez en el relato espectacular.

El de las monjas que lanzan mierda con una catapulta a las personas que las asedian en el exterior del convento también es brütal, y con el de Pantócrator se me saltaban los ojos de las cuencas.

Relato corto bizarro

Como otros libros de relatos que se publican en la actualidad, me ha hecho pensar en eso que decía Poe (creo que era Poe) sobre la duración de los relatos. Para él, sus relatos tenían que leerse “de una sentada”, en una hora, hora y media. Ha pasado el tiempo y, ahora, “una sentada” es a lo mejor un viaje en bus de 20-30 minutos. Bueno, pues si nos guiamos por esto, los relatos de Cuarto acercamiento al ovni son hijos de su tiempo 100%.

Esta colección incluye las historias: Sabia serpiente, Cuarto acercamiento al ovni, El aeropuerto del fin del mundo, Modelo ajedrecista, Pantocrátor, Cabalatrix ha abandonado el edificio y Empieza por Z.

Puedes enterarte de más en su blog.

Librojuegos

Los librojuegos son obras literarias cuyo desarrollo narrativo no ocurre de forma lineal y en las cuales el lector tiene un papel activo (más que en una novela al uso).

El autor del librojuego no elabora una única historia que empieza en la página 1 y llega hasta la última, sino que hay varias posibilidades entrelazadas y es el lector quien debe decidir si va tomando una decisión u otra. En función de estas decisiones, la historia resultante es diferente.

Características de los librojuegos

La característica básica de un librojuego es que existen varias combinaciones en el desarrollo de la narración y que es el lector quien decide qué va sucediendo.

Los librojuegos clásicos suelen tener esta estructura en lugar de capítulos habituales:

Párrafo o página con información
Elección (si quieres hacer una cosa, pasa a la página 3; si quieres hacer la otra, pasa a la 20).

Ejemplo:

“El dragón planeaba sobre el pueblo mientras los habitantes corrían de aquí para allá, tratando en vano de escapar de la muerte que acechaba desde arriba. A tu derecha, la milicia se prepara para lanzar una andanada de flechas contra el colosal reptil. A tu izquierda, tu caballo aguarda con todas tus pertenencias en sus alforjas.

Si quieres enfrentarte al dragón junto con los milicianos, pasa a la página 4.
Si quieres escapar a caballo, pasa a la página 45”.

Algunos de los librojuegos más famosos de la historia son los de la colección Elige tu propia aventura, popularizados entre los ochenta y los noventa.

Rayuela, de Julio Cortázar, es posiblemente la expresión del librojuego que mayor proyección ha cosechado.

La asociación Dédalo

La asociación Dédalo es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como fin la divulgación cultural de la ficción interactiva y de los librojuegos, tanto en formato papel como digital, buscando aunar una comunidad de seguidores en todos sus ámbitos de aplicación (literatura, cine, radio, teatro, diseño de videojuegos y en general cualquier medio de expresión que interactúe con el espectador).

Su ámbito de actuación se orienta tanto a lo lúdico como a lo educacional y lo social, llevándose a cabo a nivel nacional.

Puedes visitar su página para apoyarles.

¿Cómo se escribe un librojuego?

Si te gusta la ficción interactiva, a buen seguro te habrás planteado escribir un librojuego. A continuación, tienes una respuesta (o tres) a esta pregunta:

¿Cómo se escribe un librojuego? Tres autores nos dan su respuesta

La fuerza de su mirada, de Tim Powers [Reseña]

la fuerza de su miradaMe gusta mucho cómo marca Tim Powers los comienzos de las aventuras de sus novelas: al protagonista le pasa algo que le jode la vida hasta el punto de no poder recuperar lo que ya tenía. Solo le queda ir palante. No pierde el curro o le deja la novia, no: viaja al pasado, se echa al mar con un barco pirata o se casa con un vampiro (sin querer). A partir de ahí, nada es como era antes.

Lo que pasa es que no es solo la situación lo que cambia para los personajes: cambia también su cuerpo.

El cuerpo del protagonista.

Cambia. Se modifica. Cronenberg, yo te invoco.

En el caso que nos ocupa, La fuerza de su mirada, Michael Crawford descubre una mañana que su mujer, recién casada con él, ha sido masacrada en el lecho que han compartido y ahora el personal cree, lógicamente, que él es el asesino. En su huida, un disparo (bueno, lo que él cree que es un disparo) le arranca de cuajo un dedo.

No hay vuelta atrás: tu cuerpo ya no es como era y no hay manera de que vuelva a serlo, y desde ahí todo suele ir a peor. Repito: a su mujer la destruyen. Es un personaje que conoces de medio capítulo, pero yo estaba casi SUDANDO cuando pasa. Por su parte, el protagonista sufre disparos, besos con cristales rotos en la boca y, por supuesto, envejecimiento. Powers te dice “mira, voy en serio”. A mí esto me flipa, ¿eh? Es lo que, entiendo, tiene que ser una aventura: hay una parte guapa guapa y emocionante, y otra absolutamente terrorífica, un sentimiento de “¿qué mierdas me va a pasar ahora?” que no cesa. Esto ocurre en En costas extrañas o Las puertas de Anubis, también.

Luego están los temas conocidos con los que se vende este libro: el tema de la fantasía histórica, la mezcla entre hechos reales y personajes conocidos (Shelley, Byron, Keats…), la relectura de los mitos de la historia del ser humano (occidental, va) y bueno, eso también está bien.

Pero vamos, a mí es que lo de la transformación de los cuerpos es que me pone la piel de gallina. Si tuviese le daría mis 10, pero aquí el tope es 5 así que 5 estrellitas (NOTA: en el cómputo global y sé que no es muy compartido esto estaría primero En costas extrañas, luego Las puertas de Anubis y luego La fuerza de su mirada).

Sinopsis de La fuerza de su mirada

El doctor Michael Crawford se hospeda en una posada inglesa de camino hacia su boda. Ebrio en medio de una tormenta y temeroso de perder el anillo con el que desposará a su prometida, lo coloca en el dedo de una estatua para recogerlo más tarde. Durante la noche despierta sobresaltado y recuerda dónde lo ha dejado; cuando sale a buscarlo descubre que la estatua no está. Aunque aún no lo sabe, Crawford ya se ha casado…

El hechizo más fuerte, de L. Sprague de Camp

EL HECHIZO MÁS FUERTE

L. Sprague De Camp

 

Vista débilmente a través de una llovizna otoñal, que hacía brillar el empedrado a la luz del ocaso, la ciudad de Kern – antigua, colorida, bulliciosa y vital -, se extendía sobre las aguas del océano Occidental. Las banderas desplegadas de la ciudad se agitaban, con los pliegues húmedos, en los mástiles situados sobre las torres de vigilancia, a lo largo de los muros, donde los centinelas hacían guardia y observaban a través de la oscuridad.

A lo largo de la amplia calle Océano, como se denominaba la calzada situada frente al mar, unas pocas personas se movían en las tinieblas, mientras el agua gorgoteaba en los albañales. La mayor parte de las rechonchas barcazas de transporte que llevaban de un lado a otro el comercio de Kern, así como las estilizadas galeras que lo protegían de los corsarios de las islas Gorgon, habían sido dejadas fuera de servicio durante la estación, sacadas del agua y colocadas en cobertizos situados a lo largo de la playa al sur del paseo que daba al mar. Por lo tanto, había muy pocas naves utilizando los muelles y embarcaderos de la calle Océano, a excepción de las cajas usuales donde se colocaba el pescado, la mayor parte de las cuales estaba expuesta a la tormenta. Seguir leyendo

Las señoras de Mandrigyn (o la espada y brujería que nació en una clase de defensa para mujeres)

las senoras de mandrigynBarbara Hambly (San Diego, 1951) se dio cuenta de que iba a escribir Las señoras de Mandrigyn al comienzo de una clase de autodefensa para mujeres.

Este es mi primer artículo para Adopta una autora, una iniciativa de divulgación creada por Carbaes.

Cada participante ha escogido una autora y en su respectivo blog o cuenta de YouTube, o en el blog común, comenta su obra, su biografía o ambas. La idea es, bueno, decir “hey, a lo mejor tú no la conocías pero yo sí así que ahora te voy a contar por qué mola y por qué, a lo mejor, deberías darle una probada” o, simplemente, “mira: existe, pero no tiene tanta publicidad como otros”.

Adopta una autora: Barbara Hambly

¿Por qué elegí a Barbara Hambly?

La razón principal es que quería ocuparme de una autora que tocase el género de la fantasía y en concreto la fantasía épica (es un término laxo, a lo mejor te suena también “espada y brujería” o “medieval inventao”). Por supuesto, Hambley toca otros géneros, entre ellos la ciencia ficción o la ficción histórica, que veremos más adelante, pero este fue mi punto de partida.

¿Por qué? Pues porque hay unos referentes muy claros y muy trillados en cuanto a autores de fantasía / fantasía épica (Tolkien, Moorcook, Martin, Howard, Sapkowski…), mientras que el tema con las autoras no está al mismo nivel.

Aunque haberlas haylas (Margaret Weis, Kate Novak, Marion Zimmer Bradley, Robin Hobb, Laura Gallego…), no tienen ni la décima parte de difusión que los otros.

Barbara Hambly, además, me parecía una buena opción porque es todavía menos conocida en España que Hobb, Gallego o Weis, así que… ¿por qué no?

barbara hambly

Bárbara Hambly en una foto de su web oficial.

Las mujeres de Mandrigyn: la fantasía épica que surgió en una clase de autodefensa para mujeres

Este libro va sobre lo que sentí, la atmósfera en la que viví durante ocho años: sexo, violencia y callos en los pies”. – Barbara Hambly en su Livejournal sobre este libro.

Distintas experiencias, distintas historias.

Es absolutamente imposible que un hombre hubiese podido escribir Las señoras de Mandrigyn.

Vale, es una perogrullada (porque el libro se ha escrito ya, ¡no puede ser de otra manera!); lo que quiero decir es que ningún autor podría haber desarrollado ninguna historia partiendo desde el punto del que partió Hambly para construir Las señoras de Mandrigyn.

Es una cuestión de experiencias o, dicho de otro modo, es imposible que un hombre participase en una clase de autodefensa para mujeres como lo hizo Hambly. Por eso, dentro de la fantasía épica, este libro es único entre los únicos.

¿Cuál es la trama? El Mago Rey Altiokis conquista la ciudad de Mandrigyn y convierte a todos sus hombres en esclavos, incluyendo al Rey. Esto es bastante grave, no solo porque la conquista y la esclavitud sean malas, sino también porque lo ha hecho un mago. Los magos son tan poderosos y formidables que ni siquiera el aguerrido mercenario y protagonista de la historia, Lobo del Sol, quiere oír hablar de enfrentarse a Altiokis. Halcón de las Estrellas, lugarteniente de Lobo del Sol, espléndida guerrera, solo lucharía con Altiokis si Lobo del Sol se lo pidiese… así que tiene pinta de que ni se van a acercar por Mandrigyn, ¿verdad? Desgraciadamente para ellos, las mujeres de Mandrigyn, a la vista de lo que ha pasado con sus hombres, toman las riendas de la situación y buscan una solución a la ocupación del Mago Rey: combatir ellas mismas. Lo que pasa es que nunca lo habían hecho antes y no saben como coger una espada. Sheera, una de las nobles de la ciudad, decide contratar a Lobo del Sol para que las adiestre. Pero ya hemos dicho que Lobo del Sol no quiere ni oír hablar de Altiokis, así que se niega. Es entonces cuando Sheera secuestra a Lobo del Sol y le obliga, tras inocularle un veneno para el cuál solo ella tiene la cura, a enseñarle a ella y al resto de señoras a combatir. Halcón de las Estrellas inicia entonces la búsqueda de su superior.

Tras este libro, las aventuras de Lobo del Sol y Halcón de las Estrellas conocieron dos novelas más, conformando una trilogía. De todos modos, Esta primera entrega es autoconclusiva y puede tratarse como un elemento independiente o integrado junto a las otras dos novelas.

Un mundo propio

Hambly cita a J.R.R. Tolkien como una de sus principales influencias, pero una de las claves de su obra es que sus mundos están vivos más allá de los calcos a orcos, los elfos y hobbits que, bueno, otros autores de fantasía tienen más dificultades de superar.

Esto se aprecia en Las señoras de Mandrigyn aunque los elementos habituales de la fantasía épica puedan despistar al principio. Por ejemplo, este libro tiene el casi obligatorio mapa-genérico-de-mundo-fantástico(tm) al inicio.

En este mismo sentido, los dos protagonistas de Las mujeres de Mandrigyn parecen sacados de un manual de rol genérico: Lobo del Sol es un veterano mercenario, habilidoso guerrero y todo un donjuan. Halcón de las Estrellas es fría como el hielo, reservada pero tan competente con la espada como la que más.

Sin embargo, a medida que la historia avanza, los elementos nucleares y perennes de la literatura de fantasía empiezan a llevar el sello Hambly.

La autora consigue que las aventuras de Lobo del Sol y Halcón de las Estrellas tengan regusto especial porque tiene la capacidad brutal de crear una atmósfera única, un mundo propio. No me cabe la menor duda de que los estudios de la autora, centrados en Historia y la historia medieval, contribuyen a ello; el otro cincuenta por ciento hay que agradecérselo a su estilo, al cuidado con el cual introduce elementos únicos que no son relevantes para la trama principal pero sí la condimentan.

Así, Hambly ambienta las aventuras de Lobo del Sol y Halcón de las Estrellas en un mundo reconocible con conflictos de religión, geopolítica o economía propios.

Una de mis partes preferidas del libro es cuando, al principio, el tipo que contrata los servicios de la compañía de mercenarios de Lobo del Sol intenta pagarle en moneda local en lugar de en oro, y Lobo del Sol le dice que tararí que te vi, ¡había acordado oro! En otro pasaje, nos enteramos por conversaciones entre los personajes de que se están gestando conflictos graves porque hay un cisma en la religión mayoritaria. Con estos pequeños detalles aquí y allá, Hambly hace tangible Mandrigyn.

Del mismo modo, otros los elementos habituales en la literatura de este tipo, como la magia o las criaturas fantásticas, tienen un tratamiento cuidadoso, al mismo tiempo cercano y alejado de las convenciones del género. ¿Estás un poco hasta el gorro de que los magos sean ametralladoras de bolas de fuego? ¿De que todos los malos sean orcos o sucedáneos de orcos, o de que no haya criaturas extrañas porque “mi libro es adulto”? Bueno, aquí casi todos los hechiceros están extintos, la magia es terriblemente peligrosa y hay nuuwas. ¿No sabes lo que es un nuuwa? Vaya, vaya…

Las mujeres y los hombres de Mandrigyn

Toda la trama de Las señoras de Mandrigyn gira en torno a la conquista del Mago Rey Altiokis de la ciudad de Mandrigyn. Altiokis esclaviza a todos los hombres y son las mujeres las que se organizan para que, por un lado, la vida continúe y, por otro, alguien les eche una mano recuperando su libertad y la de los hombres de su ciudad.

Como cabe esperar, el componente de género (no literario, del otro género) es importante en un libro que va sobre mujeres que aprenden a guerrear para rescatar a sus hombres.

Tal vez porque se trata de una obra de 1984, hoy en día el enfoque de este aspecto sabe a poco.

Las comparaciones son odiosas, así que solo haré una. Habiendo visto a Imperator Furiosa ser infinitamente superior a Mad Max y no necesitar ningún tipo de subtrama romántica para liderar una película, cualquier aventura donde el protagonista tiene mucho éxito con las mujeres y no le cortan la mano cuando le palmea amistosamente el culo a una casi desconocida hace, cuando menos, que levantemos la ceja.

De hecho, los principales problemas los tiene el personaje de Lobo del Sol, que trata con condescendencia a muchas de las mujeres del libro. “Boys will be boys”, porque la verdad es que los personajes de ellas son bastante menos enervantes.

A pesar de esto, Hambly plantea a lo largo de todo el libro, de manera reiterada y poco complaciente, el tema de la autonomía, la autonomía de las mujeres, la capacidad de decisión y, por consiguiente, las consecuencias que tienen sus decisiones.

No quiero destripar el final, pero es bastante representativo (hay más ejemplos de esto en la novela, pero bueno):

[DESTRIPE]

Después de que todo salga bien gracias a que las mujeres aprenden a luchar… destierran a Lobo del Sol de la ciudad por haber puesto las convenciones sociales patas arriba: “los hombres nacieron para cortejar y las mujeres para ser cortejadas”, los hombres protegen a las mujeres y no al revés, le recriminan. Además, ¡no todas las mujeres querían que esto pasase! ¡Les han impuesto el cambio! ¡Por su culpa, a partir de ahora las mujeres no van a plegarse con tanta facilidad a la vida que había antes! Lobo del Sol, obviamente, flipa en colores (mientras que Halcón de las Estrellas se ríe, porque ya se lo esperaba).

Digo que me resulta graciosísimo porque creo que es terriblemente realista: ¿qué sucedería si, de un día para otro, los hombres perdiesen todos sus privilegios y VERDADERAMENTE tuviesen que tratar a las mujeres como iguales? Pues algo similar a esto: reacción.

De todos modos, sí queda una puerta abierta a la esperanza, porque la reina de Mandrigyn le dice a Lobo que no se preocupe, que los hombres no van a poder con ellas ahora que han llegado a donde han llegado.

[DESTRIPE TERMINADO]

En definitiva, este libro podría ser, perfectamente, un clásico de la fantasía épica. No tiene nada que envidiar a la mitad de relatos de Conan el Bárbaro o, por citar libros más cercano a su época, al 99% de los libros de la Dragonlance o Reinos Olvidados. Sin embargo, por esto o por aquello, es un libro mucho menos conocido. Cosas que pasan y aquí estamos para remediarlo un poquito.

Las mujeres de Mandrigyn te gustará si: te gusta la fantasía épica, te gustan los mundos tan bien construidos que parecen reales y eres capaz de sobreponerte al flipado de Lobo del Sol.

Por cierto, a Robin Hobb, que ya la hemos mencionado antes, le moló este libro y lo dijo en Goodreads.

Cubiertas de Las señoras de la Mandrigyn

De propina, os dejo un par de cubiertas del libro. El primero es un poco así, sobre todo por la frase promocional:

mandrigyn libro

“¡Más afilado que el hechizo de un mago es la ira de una mujer sin control!”

Sospecho que lo de “unmanned” no es casual (unmanned, no tripulado, literalmente “sin HOMBRE”).

Bueno, eso: eran otros tiempos.

mandrigyn cubierta

Esta portada, también muy de la vieja escuela estética, me recuerda a A muerte, de Cris Miguel. Ambos libros tienen como protagonistas a mujeres guerreras que se someten a duro entrenamiento para poder ser las mejores luchadoras.

Hasta aquí el primer artículo de Adopta a una autora. ¡Pronto, más sobre Barbara Hambly!

El trono de la luna creciente, de Saladin Ahmed [Reseña]

trono de la luna crecienteEl trono de la luna creciente de Saladin Ahmed es un libro de fantasía, fantasía épica, que le da una vuelta la ambientación a la que estamos acostumbrados (por estos lares).

El autor ha cogido una historia identificable por cualquiera que haya leído un poco (o mucho) de este género (o haya jugado al rol, al Dungeons&Dragons) y lo que hace es tortear al lector occidental con un marco que tiene más ecos de Las 1000 y una noches que de El anillo de los Nibelungos.

Si te gusta/sigues el género con cierta asiduidad y te lees cualquier cosa que salga, este simple cambio de coordenadas es lo suficientemente original como para que leerse El trono de la luna creciente valga la pena.

Sí, vale: los protas son un mentor en el ocaso de su carrera, un joven flipao muy flipao y una chorba rebelde luchan contra El Mal(tm).

Está bien visto, pero la perspectiva es diferente. ¿Vikingos? ¿Eso qué es? ¿Elfos? What? Nada, nada: aquí tenemos gules y derviches, niñas que se convierten en leones y doctores, heroicos muy a su pesar, que preferirían estar echándose un té con cardamomo pero claro, alguien tendrá que salvar a la humanidad, ¿no?

Además, yo en este libro veo un cierto posicionamiento político: el joven flipao es un recto, rectísimo, y religioso, religiosísimo, mientras que el veterano es un tipo mucho más relajado, aunque siguiendo siempre el camino recto que le marca Dios. ¿Os suena? Ahmed propone un personaje fanatizado que encuentra en alguien más sabio y que ha vivido más cosas que él un referente para tomarse las cosas con más calma y aprender de la vida. Y desradicalizarse, por así decirlo.

Sinopsis de El trono de la luna creciente (en inglés)

From Saladin Ahmed, finalist for the Nebula and Campbell Awards, comes one of the year’s most anticipated fantasy debuts: THRONE OF THE CRESCENT MOON, a fantasy adventure with all the magic of The Arabian Nights.

The Crescent Moon Kingdoms, home to djenn and ghuls, holy warriors and heretics, are at the boiling point of a power struggle between the iron-fisted Khalif and the mysterious master thief known as the Falcon Prince. In the midst of this brewing rebellion a series of brutal supernatural murders strikes at the heart of the Kingdoms. It is up to a handful of heroes to learn the truth behind these killings.

Más allá de la Costa Nómada de J. R. Plana [Reseña]

Lo que me ha resultado más interesante de Más allá de la costa nómada es la relación entre los dos personajes principales, que presenta una manifiesta desigualdad: uno es el esclavo y el otro es el esclavista (que ejerce su poder a través de la magia, haciendo bastante complicado para el que está abajo poder rebelarse contra el que está arriba).

No sé, es que a veces parece que solo puede haber Un Héroe Incorrupto Máximo o una cuadrilla rollo partida de Dungeons & Dragons, tú el bárbaro, yo el arquero, acróbata, mago y el caballeroooo, cuando en realidad, como ya vimos con Gotrek y Felix, las posibilidades de un dúo dinámico son muchas. En este caso lo bonito es el contraste, el intelectual y el guerrero, el politeísta y el “dios no sé, pero algo tiene que haber”, el viejo y el joven… y bueno, que sí que hay una atmósfera muy interesante, al margen de los protagonistas, con sus elementos clásicos y sus elementos propios, un “esto me encaja perfectamente y siento que podría haberlo leído ya… pero el caso es que no, que se publicó hace poquito”.

Funciona como un tiro porque es eso, un disparo, un estallido breve, PAM y se acabó. Ni introducción, ni desenlace: todo nudo, como parte de un todo al que jamás tendremos acceso pero que, al mismo tiempo, se sostiene por sí mismo. Hombre, si estás buscando pasar el mono de Juego de Tronos a lo mejor no te sirve como gota en el océano que es, pero si te va el rollo conaniano lo vas a gosar (y cuesta 5 irrisorios pavos, no me jeringues).

Contraportada:

Más allá de la Costa Nómada cualquier cosa puede pasar.

Un interminable y desolador páramo marca el límite de la civilización, una frontera que ningún hombre cuerdo se atreve a cruzar.

Más allá, miserables familias de pastores susurran en la noche, lanzando miradas esquivas a la oscuridad.

Más allá, extrañas ruinas se alzan imperturbables, ajenas al paso del tiempo.

Más allá, siniestras criaturas dormitan en las profundidades de la tierra, aguardando su momento.

Si vas más allá de la Costa Nómada, no esperes volver con vida.

A muerte, de Cris Miguel [Reseña]

A muerte es una historia en la que el Real Madrid cuenta con el amor del público pero no con el de Los Poderosos, así que Los Poderosos le tocan las narices a Cristiano Ronaldo y a Zidane.

Transcurre en un mundo lo bastante parecido a este como para que no nos resulte extraño (hay brecha de género laboral, hay 1% de casta y un 99% de pueblo, las masas se entretienen con deportes de contacto) pero lo suficientemente diferente (se parece más a la Roma del imperio que a nuestro presente, transcurre en otro planeta) que podemos calificarlo de “péplum galáctico”.

En este caso, los Cristiano Ronaldo y los Galácticos de este planeta son gladiatrices (sí, mujeres que se dan de hostias en la arena del circo porque es el espectáculo que la peña demanda) y Zidane es Terentia, la mujer que lidera el grupo de gladiatrices (fue en su día gladiatriz pero ahora que ya tiene una edad dirige el cotarro). En lugar de partidos de 90 minutos, lo que tenemos son unos combates en la arena del circo… que a veces son a muerte (no como el fútbol moderno, EJEM). Su poquito de intriga, su poquito de hostias, su poquito de intrigas revolucionarias para acabar con La Casta y su poquito de ciencia ficción.

Me ha pasado con esta aventura (que compré por 8 pavos, atención, ganga) que cuanto más avanzada la trama, más me gustaba, hasta el punto que lo mejor (bueno, lo que más me ha gustado) ha sido el último capítulo. Esto, obviamente, repercute positivamente en el regustillo que se te queda después de leerlo (son cientoypico páginas en formato pequeñito, pal transporte público va perfekt).

Si te va el rollo pues palante, como las del tridente y la red.

Contraportada:

En un aislado planeta donde los puestos de prestigio están solo al alcance de los hombres, y donde una única mujer ostenta todo el poder por encima de todos ellos, las alternativas para la represada población femenina son muy limitadas. La arena del circo es una de ellas. Allí, tan rápido tocas la gloria como te cubren de sangre, y la muerte acecha hambrienta en cada encuentro.

Con este primera novela corta, que tan bien hace de prólogo, nos sumergimos en el universo de Ecatinta, un desértico planeta de ciencia ficción donde han retrocedido hasta una suerte de época romana en la que los combates a muerte son el mayor y más solicitado entretenimiento.

¡Pérfidas!, de Tamara Romero [Reseña]

perfidas tamara romeroTengo una sensación. Hay gente que IMITA a Quentin Tarantino y hay gente que COMPARTE FORMAS con Quentin Tarantino.

Los primeros hacen castañas sin alma, perdidos en un mar de referencias por las referencias, sin tino ni gusto. Los segundos crean obras-gólem, constructos a los que insuflan vida propia, pero de verdad VIDA, ALMA, y se les puede meter en el mismo saco que al director americano pero no subordinados a él sino en el mismo espectro, en el mismo mundo, en la misma dimensión, en el mismo eje, en la misma galaxia creadora.

No sé si me explico.

De los primeros, de los imitadores, hay muchos y de los segundos no tantos. Creo que la directora Ana Lily Amirpour es una de las segundas, y creo que la autora Tamara Romero también.

¿Sabéis los libros estos en los que el Lazarillo de Tormes se enfrenta a zombis porque es gracioso, porque jajá, qué ocurrencia? Que después de 250 páginas piensas “ya vale con la bromita, ¿no?” Pues ¡Perfidas! está en las antípodas. En lugar de hacer girar una historia en torno a una anécdota, la historia está construida con cientos y cientos de pequeñas piezas de un rompecabezas molón: un zombi aquí, un puñado de luchadoras allá, un toque X-Men por aquí, otro tanto de realismo mágico, una banda de hair metal, un espíritu que curra en la radio… y, al final, el todo es mucho más grande que las partes.

¡Pérfidas! es como si una alquimista supiese exactamente cuánta dosis de cada componente hay que añadir para convertir el plomo en oro, y además te deja con esa sensación febril de los mineros que iban a buscarlo al salvaje oeste: QUIERO MÁS.

Contraportada:

El desenlace del enfrentamiento entre La Volcánica Magma (Pérfidas) y La Bella Nima (Lúcidas) provoca un cataclismo en Valtidia, capital mundial de la lucha libre femenina. Tras el combate, la joven luchadora Mazas es secuestrada por error, al confundirse su identidad con la de su compañera pérfida, la siempre enmascarada Magma.

Orquestadas por Alexia Vartel —su representante—, y bajo la atenta vigilancia de las Ruedas de seguridad que custodian Valtidia, el supergrupo de luchadoras Las Pérfidas emprenderá la búsqueda de su compañera desaparecida seguidas de cerca por unos excéntricos ayudantes: el obstinado locutor de Radio Eterna, Ryder Alegría y su invisible asistente Wah Wah, que se sumarán a esta aventura con el objetivo de responder en rigurosa exclusiva a una pregunta que resuena constantemente en los hogares de los aficionados al deporte estrella. ¿Qué secreto guarda la luchadora más en forma del torneo debajo de esa máscara a la que jamás renuncia?

Una historia de lucha libre, sociedad del espectáculo y varicela, de la mano de las…

¡PÉRFIDAS!

Ellas son La Mujer Azul, Rusia, Petróleo, Hiedra, Las Trillizas, Sor Muerte, Estigma, La Ciega, La Vigilante, Mazas y Magma.

© 2017 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑