la fuerza de su miradaMe gusta mucho cómo marca Tim Powers los comienzos de las aventuras de sus novelas: al protagonista le pasa algo que le jode la vida hasta el punto de no poder recuperar lo que ya tenía. Solo le queda ir palante. No pierde el curro o le deja la novia, no: viaja al pasado, se echa al mar con un barco pirata o se casa con un vampiro (sin querer). A partir de ahí, nada es como era antes.

Lo que pasa es que no es solo la situación lo que cambia para los personajes: cambia también su cuerpo.

El cuerpo del protagonista.

Cambia. Se modifica. Cronenberg, yo te invoco.

En el caso que nos ocupa, La fuerza de su mirada, Michael Crawford descubre una mañana que su mujer, recién casada con él, ha sido masacrada en el lecho que han compartido y ahora el personal cree, lógicamente, que él es el asesino. En su huida, un disparo (bueno, lo que él cree que es un disparo) le arranca de cuajo un dedo.

No hay vuelta atrás: tu cuerpo ya no es como era y no hay manera de que vuelva a serlo, y desde ahí todo suele ir a peor. Repito: a su mujer la destruyen. Es un personaje que conoces de medio capítulo, pero yo estaba casi SUDANDO cuando pasa. Por su parte, el protagonista sufre disparos, besos con cristales rotos en la boca y, por supuesto, envejecimiento. Powers te dice “mira, voy en serio”. A mí esto me flipa, ¿eh? Es lo que, entiendo, tiene que ser una aventura: hay una parte guapa guapa y emocionante, y otra absolutamente terrorífica, un sentimiento de “¿qué mierdas me va a pasar ahora?” que no cesa. Esto ocurre en En costas extrañas o Las puertas de Anubis, también.

Luego están los temas conocidos con los que se vende este libro: el tema de la fantasía histórica, la mezcla entre hechos reales y personajes conocidos (Shelley, Byron, Keats…), la relectura de los mitos de la historia del ser humano (occidental, va) y bueno, eso también está bien.

Pero vamos, a mí es que lo de la transformación de los cuerpos es que me pone la piel de gallina. Si tuviese le daría mis 10, pero aquí el tope es 5 así que 5 estrellitas (NOTA: en el cómputo global y sé que no es muy compartido esto estaría primero En costas extrañas, luego Las puertas de Anubis y luego La fuerza de su mirada).

Sinopsis de La fuerza de su mirada

El doctor Michael Crawford se hospeda en una posada inglesa de camino hacia su boda. Ebrio en medio de una tormenta y temeroso de perder el anillo con el que desposará a su prometida, lo coloca en el dedo de una estatua para recogerlo más tarde. Durante la noche despierta sobresaltado y recuerda dónde lo ha dejado; cuando sale a buscarlo descubre que la estatua no está. Aunque aún no lo sabe, Crawford ya se ha casado…

Disrupted, My Missadventure in the Start-Up Bubble es un libro que cuenta la historia de Dan Lyons, un periodista cincuentón que acaba currando en una startup de marketing todo fancy, HubSpot. Lo Que Ocurrió A Continuación Te Sorprenderá.

Vale, lo primero es recalcar que aquí no hay buenos ni malos, mejor dicho, HubSpot sigue una horrible lógica de Capitalismo Con Sonrisa, depredador, explotador y siliconvaliano, mientras que Dan Lyons es, a grandes rasgos, un poco capullo (repito, periodista con 30 palos de experiencia que acaba currando rodeando de chavalines: se queja de que no hay insultos en las reuniones cuando -golpe en la barra, trago de vino- eso pasaba siempre en los medios donde ha currado él. Ese tipo de cosas).

Con estos mimbres, tenemos una historia un poco como las pelis de los Coen: personajes a los que les pasan cosas malas pero tampoco es que ellos sean santos o las estén tratando de evitar. ¿Sabes el marido que orquesta el secuestro de su mujer para sablar a su suegro, pero sale mal y la matan los secuestradores accidentalmente? Pues un poco así es lo que le pasa al protagonista de Disrupted cuando le hacen mobbing en el trabajo después de criticar en Facebook (con una audiencia de cientos de personas del sector) a su jefe, lo que provoca la típica crisis de reputación (o eso es lo que perciben en la empresa). A mí personalmente me gustan mucho este tipo de historias que me hacen pasar la página pensando “a ver qué idiotez lía quién en el siguiente capítulo”.

¿Por qué merece la pena leer Disrupted? DOS RAZONES

1. El retrato que hace de la empresa chachi-guay tecnológica en el siglo XXI, de las estartups y del sector del márketing, del vender humo y de pagar una mierda porque la peña se ha creído que tiene “una misión” dentro del negocio.

Todo lo que imagináis lo cuenta: gente pagadísima de sí misma, vendemotos, machistas, chungos en general, fiestas desenfrenadas EN la oficina para hacer equipo, instrumentos musicales y futbolín que nadie toca en el curro, horas extra que no paga nadie, gente despedida de un día para otro sin ningún tipo de indemnización… incluso durante una de esas fiestas promovidas por los jefes!!!!! No Pierdas La Sonrisa!!!! Te hace pensar que aquí todavía estamos en pañales e incluso si aquí existen las condiciones materiales para que tal lokura se implante. ¡No preocuparse, que lo vamos a ir viendo poco a poco!

HubSpot es una locura de empresa: vende software para mejorar las ventas de tu negocio con un brillante nuevo modelo que es el “inbound marketing”. Inbound es que tú vas a buscarlo (como cuando encuentras un post de un blog que responde a tu pregunta) en contraposición con outbound (que van a ti, te lo cascan sin que tú lo busques, como el anuncio de TV). ¿El problemilla? Que, a pesar de todo lo buenos que son, no hacen dinero. No ganan pasta. Siguen el modelo burbujil de CRECE CRECE CRECE VENDE TRINCA LA PASTA Y CORRE de tantas otras startups. Lo cual nos llevaría a la siguiente pregunta: ¿funciona el inbound o es simplemente un buen eslogan?

2. El retrato que hace del panorama de este tipo de empresa. Los datos, pasando del ejemplo concreto de HubSpot a las otras empresas del palo que están haciendo lo mismo. Alucina con Dan Lyons en su recuento de firmas que cada vez valen más dinero pero cada vez pierden más dinero (y no hacen ni un euro en beneficios). Acompaña a Dan Lyons en sus entrevistas con colegas de profesión de su edad que le dicen “qué haces ahí. Sal de ahí. SAL DE AHÍ”.

Si echas un vistazo a las puntuaciones que tiene este libro en GoodReads vas a ver que criticar a una startup es un poco como decir “los tíos son unos machistas”: vas a tener una legión de peña que te va a responder “PUES NO, TODOS NO”. Lo que pasa es que también vas a tener a gente que, efectivamente, por su experiencia, va a estar de acuerdo contigo. De ahí que haya 5 estrellitas y 1 estrellita y disparidad, en general.

Por cierto, Lyons ha acabado de guionista para la serie Silicon Valley. Eso me hace pensar que es un poco el Günter Wallraff de las startup: pasaba por allí, deja constancia de que es una mierda y se va. Supongo que hay gente que no lo tiene tan fácil.

Lo primero que se podría decir de Un habitante de Carcosa de Ambrose Bierce es que esto ya lo habéis leído mil y una vez, ¿no? Para eso estamos en el 2016 y se han reeditado 50 pares de veces los cuentos de Poe y la primera etapa de Lovecraft, ¿no? PUES NO.

Las historias de fantasmas de Ambrose Bierce están escritas con un estilazo que me ha dado igual conocerme la mayoría de giros y clichés. Lo de menos es la sorpresa final (ojo, que algunos sí que me han sorprendido), lo importante es el recorrido (coño, como la vida, ¿no? Toma analogía facilona y cogida por los pelos, se me acaba de ocurrir). Lo que más me ha gustado es que tiene mucha ironía fina y muchos adjetivos muy buen puestos, eso es lo que hay en el habitante de Carcosa, CLASE, FLOW, SWAG DECIMONÓNICO.

Si conoces a alguien a quien le flipen los cuentos de aparecidos y de la fina línea entre el bollo y el hoyo, esta es la opción adecuada. Si eres tú mismo… pues eso, ¿no ves que le he puesto cinco estrellas?

A mí, personalmente, me ha flipado cómo describe muchas de las muertes de los desdichados (o no tanto) personajes. Mi preferida creo que es la del sepulturero al que le hacen un hueco los vecinos de su pueblo (en el cementerio, se entiende) o esta que transcribo a continuación por pretenciosidad máxima: “John Mortonson había muerto: había recitado su parlamento en la tragedia titulada ‘Hombre’ y había abandonado el escenario”.

Bitter Bierce

La biografía de Bierce es la que tiene que ser para un autor de sus características: similar a la de uno de sus relatos. Le pusieron “bitter”, amargo, de sobrenombre por su carácter y desapareció en 1913 tras cruzar la frontera con México.

Por lo visto, en una de sus últimas epístolas decía “Adiós. Si oyes que he sido colocado contra un muro de piedra mexicano y me han fusilado hasta convertirme en harapos, por favor, entiende que yo pienso que esa es una manera muy buena de salir de esta vida. Supera a la ancianidad, a la enfermedad, o a la caída por las escaleras de la bodega. Ser un gringo en México. ¡Ah, eso sí es eutanasia!”.

Un cachondo, vaya.

Audiolibro: Un habitante de Carcosa

Si quieres tener una pequeña muestra de lo que vas a encontrar en Un habitante de Carcosa antes de adquirirlo, puedes escuchar este Audiolibro (es el de mejor calidad que he encontrado en Youtube) con el relato que da nombre al libro.

Son veinte minutillos, merece la pena y el narrador conoce su oficio.