CategoríaLibros de terror

¿Qué vamos a decir de los libros de terror? Es uno de los géneros más populares de la literatura. Aunque a menudo denostado como «género menor», qué duda cabe de que se ha leído, se lee y se leerá.

Libros de terror reseñados en Fantaciencia

Existen muchos subgéneros o divisiones dentro de la literatura de terror y, como en cualquier otro género, todo se complica porque nada está perfectamente ajustado a una etiqueta: los autores beben de aquí y allí y al final casi hay más textos híbridos que puros.

Tenemos las historias de terror, las historias de fantasmas, las historias de terror psicológico, las narrativa gótica, tenemos diferencias de formatos y de temáticas dentro del horror; hay quien separa horror de terror o de repulsión… en definitiva, de todo un poco.

Lee nuestros artículos para encontrar libros de terror… y si te parece que alguno no debería ser clasificado como «de terror», ¡no dudes en dejar un comentario!

Homofobia en el Celsius 2020: confirmado Orson Scott Card

[actualizado 8 de enero]

A esta fecha, tres autoras han decidido NO aceptar la invitación del festival: Iria G. Parente, Selene M. Pascual y Javier Ruescas.

[texto original a partir de aquí]

El festival Celsius 232 ha publicado en Twitter una lista con 12 nombres del fantástico, la ciencia ficción y el terror nacional e internacional que participarán en la edición de 2020. Se unen a los ya anunciados Alastair Reynolds y, atención aquí, Orson Scott Card.

Orson Scott Card es conocido principalmente por ser el autor de la exitosa y reconocidísima saga de Ender y flamante ganador de Nébulas y Locus varios. Al margen de consideraciones puramente literarias, es un reconocísimo homófobo que (como botón de muestra) en 1990 escribió un ensayo que contiene pasajes como el siguiente:

«The repentant homosexual must be met with forgiveness. Even hypocritical homosexuals must be treated individually with compassion. But the collective behavior of the hypocrites of homosexuality must be met with our most forceful arguments and our complete intolerance of their lies. To act otherwise is to give more respect to the opinions of men than to the judgments of God».

«El homosexual arrepentido debe ser recibido con perdón. Incluso los homosexuales hipócritas deben ser tratados individualmente con compasión. Pero el comportamiento colectivo de los hipócritas de la homosexualidad debe ser confrontado con nuestros argumentos más contundentes y nuestra intolerancia completa a sus mentiras. Actuar de otra manera es dar más respeto a las opiniones de los hombres que a los juicios de Dios».

https://www.sunstonemagazine.com/wp-content/uploads/sbi/articles/075-43-45.pdf

La presencia del autor de El juego de Ender contrasta con la confirmación de otras autoras, como la también estadounidense V.E. Schwab. que abiertamente se refiere a sí misma como «gay»:

En la misma línea, el autor y cómico inglés Mark Gatiss, casado con su marido desde hace más de 10 años.

¡Ojalá esto fuese un problema de «los dos lados de la historia» y pudiésemos estar todos en un entrañable desacuerdo sin consecuencias! Pero no es así: no es que el festival tenga autores hetero y autores LGBT (una distinción relativamente absurda pero cuya división no suscitaría ningún comentario negativo) sino que tiene autores LGBT y autores que abiertamente financian plataformas que combaten los derechos de esos otros autores LGBT, que activamente niegan para otros derechos que ellos mismos tienen. Durante años, Scott Card perteneción a la National Organization for Marriage que, como podéis imaginar, está en contra del matrimonio igualitario.

En algunos casos se ha hablado ya de la «polémica del Celsius» e incluso de un «boicot» pero todo es algo más complicado que meros eslóganes de prensa (o, en realidad, habría sido tan fácil como no invitar a Scott Card…).

El comunicado del Celsius…

EDITANDO: Como complemento a las disculpas que ya hemos pedido, y considerando que de poco servirían si seguimos…

Posted by Celsius 232 on Friday, January 3, 2020

…y la respuesta de las autoras

«Muchas de mis lectoras han preguntado si voy a dejar de ir al festival como protesta, pero si cedo espacio al fanatismo, solo el fantaismo gana. Dicho esto, hacerle un hueco a la intolerancia y disfrazarlo de igualdad es una postura terrible, Festival Celsius».

Actualización

La organización, después de todo, no se ha bajado del burro e incluso usa comentarios como el anterior para defender su postudar. Victoria Schwab ha pedido que no se utilicen sus palabras (de mal en peor, tú).

Seguiremos actualizando la historia de la homofobia en el Festival Celsius (Avilés, España) a medida que nuevos datos o comentarios salgan a la luz.

Comunicado de asistentes al Festival Celsius en años anteriores

https://docs.google.com/document/d/1EsALZuWNnbjMP5tFIDqjI2Si09EjO5i4skb26EE1KKc/edit

Publicado en Twitter el 4 de enero de 2020 sobre las 17:10 de la tarde.

A este comunicado ha vuelto a responder la organización con otro mensaje que, bueno, no me queda otra, reproduzco a continuación:

Leí autoras en 2019

Leí autoras en 2019, aunque menos de lo que me hubiese gustado (por motivos directamente relacionados con mi persona, no diré «causas ajenas»).

En cualquier caso, os recomiendo:

Swastika Night, de Katharine Burdekin. Un clásico de las distopías feministas poco reconocido (en general y en castellano). Es del año 1937, adelantaba eventos de los años 40 y yo me lo he leído en 2019 porque es lo que hay.

No hay tierra donde enterrarme, de María Bonete. Este sí es novedad, de Episkaia, encuadrado en el género que se inventó Adri, el gótico climático. Pues eso: literatura gótica y literatura climática. Una nueva era.

El pacto, de Rocío Vega. Una historia corta de La compañía amable. Fantasía rolero-andalusí.

Un descanso para los muertos y otros relatos, de Lucy Taylor. Traducida desde hace muy poquito al castellano precisamente gracias a Sofía Barker de Pulpture, terror moderno con una gran amplitud de temáticas y malos rollos.

Cuerpos malditos, de Lucía Baskaran.

Los diarios de Matabot, I y II, de Martha Wells.

Pánikas, de Pilar Pedraza.

Cuerno quemado, de Tamara Romero.

Por lo menos tienes trabajo, de Naiara Puertas. No es «fanta», si acaso «ciencia» social, pero qué narices: también se imaginan mundos mejores a través de ensayos.

Podcast literario: Las Escritoras de Urras

Nuevo podcast literario. Las Escritoras de Urras, realizado por Sofía Barker y Maielis González, se centra en autoras y relato corto.

Enlace en iVoox de Las Escritoras de Urras: https://www.ivoox.com/podcast-escritoras-urras_sq_f1818029_1.html

Podéis encontrar más información en el blog de Las Escritoras de Urras. Según citan Barker y González, se trata de «Un proyecto dedicado a difundir el trabajo de autoras de fantasía, ciencia ficción y terror. Las Escritoras de Urras es un proyecto transmedia sin ánimo de lucro que busca hacer accesibles las obras de autoras cuyo trabajo no ha llegado a España o no son muy conocidas todavía por diferentes motivos».

Capítulos de Las escritoras de Urras

Capítulo 0: Presentación del proyecto.
Capítulo 1: Soñarán en el jardín – Gabriela Damián

Micosis (Enerio Dima, 2018)

Hacía tiempo que EL ANSIA VIVA DE SABER QUÉ VA A PASAR LUEGO no me hacía parar a mitad de un libro, pasar páginas palante, llegar leer el último capítulo y, entonces sí, quedarme tranquilo sabiendo lo que se le viene encima a los personajes, y, entonces, volver al punto donde estaba. Micosis, de Enerio Dima, publicada por la Editorial Cerbero y flamante finalista de los premios Ignotus 2019, lo ha conseguido.

Pero no es esa la única virtud, sacarme de mis casillas, llegarme al sistema nervioso por un camino que no me esperaba, de esta breve novela; la crítica a ratos sutil, a ratos demoledora hacia el trabajo, el trabajo asalariado, me da ganas de imprimir mis propias copias piratas (lo siento) y repartirlas a las puertas de las universidades: no, no os vais a encontrar un mundo mejor cuando dejéis de estudiar, dejad de pensaros mejores que la señora de la limpieza. ¡Cuánta falta hace llamar a las cosas por su nombre! ¡Dejarse la vida 40 horas a la semana en una oficina no es vida! ¡Ni delante del ordenador ni empujando la fregona! ¡No es vida, para nadie!

Terrores laborales

Hay muchos ensayos publicados sobre cómo el sistema capitalista (empeorado por la crisis económica) y el trabajo asalariado afectan a la salud (tanto mental como física) de las personas. Micosis aborda este tema y algunos otros (que la prota sea una mujer separada con dos nenes es un dato importante; ojo al papelón de las fuerzas de seguridad; atención a cómo actúa la masa cuando no sabe cómo actuar) desde la ficción, desde una literatura de género, que da pánico porque es que es verdad que todo esto es un horror que nos hace nadar en ansiedad por menos de mil euros de Salario Mínimo Interprofesional.

La lista de ficciones donde el trabajo (el empleo asalariado, no el «trabajar», porque son dos cosas diferentes) es un elemento terrorífico es larga. Un clásico del cine americano, El apartamento, ya ponía al pobre Jack Lemon en una difícil situación, echando horas extra y regalándole la vida (y su casa) a su jefe. Tiempos Modernos, unos 25 años antes, ya se había mofado de vernos trabajar en cadena poniendo sobre la mesa las contradicciones que plantea ese modelo de sociedad.

Más recientemente, y en un lugar más cercano, vimos en Los últimos días a Quim Gutiérrez y José Coronado afrontar el fin del mundo atrapados DENTRO de su oficina. ¿Qué puede haber más terrible que eso?

Micosis también nos enfrenta a una verdad como un templo: mientras todo se desmorona, es más sencillo imaginarse yendo a trabajar que dejando de ir. ¿Por qué? ¿Cómo puede ser tan central en nuestras vidas el curro? Pues así es, también cuando tenemos una enfermedad mortal y mortífera, como pasa en esta la novela. No os la perdáis.

No hay tierra donde enterrarme (María Bonete, 2019)

La novela corta No hay tierra donde enterrarme de María Bonete vuelve a confirmar que la editorial Episkaia está remoloneando antes de convertirse en el faro que nos guiará, esperanzadoramente, hacia el futuro (cercano) de clima cambiado. Por ahora, no les quedan masibones, solo páramos y lluvia ácida en un futuro oscuro donde hay al menos una guerra.

Y no me parece mal, sobre todo si la sensación de ir hasta el cuello de fango está tan lograda como en esta ocasión. Creo que es lo más potente de No hay tierra para enterrarme, la atmósfera, que combina muy bien con el «murder mistery» que desarrolla la historia. Sí, hay un misterio (una muchacha desaparecida), pero es la promesa de un slasher (que nunca llega) lo que me ha invadido durante las páginas de la historia.

Ya se han comentado (la editorial, la propia autora) algunas referencias u obras que han influido o que pueden tener relación con esta, desde las más obvias (Una cita de Cumbres borrascosas abre el libro) a otras menos explícitas (Sherlock Holmes). A mí me ha recordado a la construcción de la tensión de historias tipo Evil Dead o ese momento en Identity en el que se dan cuenta de que una fuerza extraña les impide alejarse del motel en el que están atrapados. Pero sin que luego haya matanza, solo el fantasma de la matanza. Gótico climático, como dice Adrian.

Una historia Grimpáramo

Olvidaos de imaginar mundos mejores (en esta ocasión), esto es ficción climática pero de la jodida, GRIMPÁRAMO: las protagonistas son dos huérfanas (y la directora del centro) atrapadas en un internado para chicas donde conviven con otras descastadas forzosas. Aunque parece que nunca pasa nada allí, en medio de la nada, pronto descubrirán que la residencia tiene algún esqueleto en el armario y, para mayor estímulo, el tema del presidiario que se ha escapado de una cárcel cercana amenizará las veladas porque, en fin, solo tendría que cruzar el páramo para llegar hasta ellas.

Una historia corta y oscura, pero no bajonera al estilo de las distopías que últimamente crecen como Amanitas Phalloides sino, más bien, opresiva como un perpetuo cielo plomizo que promete tormenta, pero la tormenta no llega a estallar nunca. A María Bonete ya la habíamos leído en otro libro de Episkaia, Estío, que también recomiendo.

Cómpralo aquí: http://episkaia.org/producto/no-hay-tierra-donde-enterrarme/

La noche del Vacío (Antonio Sancho Villar): carlistas steampunk del espacio exterior

Portada de La noche del Vacío de Antonio Sancho Villar

Dice el autor, Antonio Sancho Villar, en el prefacio de La noche del vacío (Pulpture, 2018) que los carlistas son los nazis de aquí, y la verdad es que yo diría que no, que los nazis de aquí son los franquistas, con una principal diferencia, que es que los de aquí duraron (duran) mucho más tiempo que los de allí, para nuestra desgracia.

Con lo que sí estoy de acuerdo es con que los carlistas son unos malos muy interesantes, creo que más cómodos (por perdedores perpetuos y por distancia temporal) que los fachas, a los que mola mucho ver como villanos de novelas de a 6 euros.

Tanto carlistas como fachas/franquistas son, en cualquier caso, unos buenos sacos de arena comehostias para que los héroes de nuestra imaginación se desquiten y hagan prevalecer valores más interesantes que los nac(z)ionales.

En La noche del vacío, los fans de Zumalacárregui y Carlos María Isidro de Borbón vienen que ni pintados para dar color a una España lovecraftiana-steampunk-andalusí que en nuestro plano de la existencia jamás existió pero quién sabe si en un universo paralelo es así, tal cual.

Crítica en tres palabras: Cortito y redondo.

PD: Me uno yo también a la petición de más ficción con carlistas (y añado, franquistas), que haberla hayla pero nunca sobran las ingloriousbasteradas.

Los 15 libros de 2018 en Fantaciencia

No sé si son los 15 mejores libros de 2018 pero sí los 15 libros que me he leído este año que he dicho «oye pues este a ver si te lo miras que a mí me ha molado» fantacientíficamente.

Hay de todo, pero todo bueno.

 

1. El amante germano, de Pilar Pedraza.

Brujas, gladiadoras y amantes hechos de cera. Te gustará si te gusta la fantasía, la Antigua Roma y el humor negro.

2. Horizonte Rojo, de Rocío Vega.

Como ser freelance hoy, pero con escopeta y en nave espacial. Te gustará si te gustó Apocalypse Nyx.

3. La compañía amable, de Rocío Vega.

La ya clásica fantasía rolero-andalusí. Te gustaría si te gustan los dragones, las mazmorras y el queerismo. Reseña en Fantaciencia.

4. La noche del vacío, de Antonio Sancho Villar.

Ucronía carlista con mechas e invocaciones varias. Te gustará si te gusta estirar la historia de España y los mitos de Cthulhu.

5. La ladrona de tomates, de Ursula Vernon.

No enfadar a las abuelas, sobre todo si saben magia. Reseña en fantaciencia.

6. Micosis, de Enerio Dima.

El capitalismo mata y nos convierte en zombis. Da miedo porque es de miedo y porque es muy real.

7. Atena telurian y la combustión espontánea, de Tamara Romero.

Cada historia de Tamara Romero, una alegría.

8. Al final siempre ganan los monstruos, de Juarma López.

Feísmo y farlopa.

9. El informe Monteverde, de Lola Robles.

Filólogas por el cosmos. Para leérselo a alguien en voz alta. Reseña en Fantaciencia.

10. Gamusinos, de Raquel Froilán.

Hacer bromas que luego resulta que son verdad, y son mortales, nunca fue tan divertido. Reseña en Fantaciencia.

11. Matriarcadia, de Charlotte Perkins Gilman.

Un clásico de la utopía feminista. Para completistas y para saber de dónde viene todo esto.

12. La balada de Tom el Negro, de Victor LaValle.

Mitos de Cthulhu antirracistas con su poquito de guitarreo sureño.

13. Agua en los pulmones, de Kelly Robson, Lucy Taylor y Ruthanna Emrys

Tres historias, tres. Gotiqueo, larga vida a la nueva carne y Cthulhu visto desde una novedosa perspectiva. Si no te gusta uno, te puedes ir al siguiente.

14. Apocalypse Nyx, de Kameron Hurley.

Como ser freelance hoy, pero con escopeta y en nave espacial. Te gustará si te gustó Horizonte Rojo.

15. Estío, VVAA

Ficción climática de bastante bajona para un presente que tiene los días contados.

Bis: Andros, de Eleazar Herrera.

Minihistorietita de ciencia ficción cuqui de gratis en Lektu. Para abrir boca.

Grimdark, «en el oscuro futuro solo hay guerra»

Bajo la etiqueta grimdark, empleada como subgénero, ambientación o tono, y atribuida principalmente a obras de ficción especulativa, fantasía o ciencia ficción, encontramos historias que se desarrollan de manera especialmente distópica, amoral o violenta.

¿De dónde sale el término? Pues, cómo no, de ninguna universidad sino de una mediobroma: el juego de estrategia con miniaturas (wargame) Warhammer 40.000 tenía una línea que decía «in the grim darkness of the far future there is only WAR«.

Grim+darkness = GRIMDARK. Jaque mate.

En contraposición, tendríamos el hopepunk.

Libros y novelas de fantasia grimdark

(lista en construcción)

Canción de Hielo y Fuego. Antes de la exitosa serie Juego de Tronos hubo unas novelas, ¿os acordáis? Sí, esas en las que había incesto, defenestraban críos, casaban por la fuerza a princesas caídas en desgracia, morían los que parecían héroes a poco que te descuidases… en fin. Con poco esfuerzo podemos calificar la obra de George R. R. Martin como «oscurísima».

Las aventuras de Felix y Gotrek, de William King. La probabilidad de que un acompañante de estos dos palme es del 99% y todo es suciedad y malos cada vez más peligrosos. Y además, ¡Gotrek no consigue morir (su objetivo) nunca!

Autores de grimdark

  • George R. R. Martin.
  • Joe Abercrombie.
  • Mark Lawrence.
  • William King.
  • Dan Abnett.

Premios Ignotus 2018

Ese tuit que veis destacado sobre estas líneas forma parte de un comunicado en Twitter (sí, ¡el futuro era esto!) lanzado al ciberespacio por José Luis del Río, Presidente de la AEFCFT (Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror), con motivo de los Premios Ignotus 2018.

Cerrado el plazo para inscribirse en el censo que permite votar a las obras de Fantasía, Ci-fi y Terror, del Río explicaba en esta red social que ha habido mucho movimiento: se ha apuntado mucha gente al censo de los Ignotus 2018, más de la que esperaban, y lo atribuyea un «cambio generacional», a «nuevas temáticas anteriormente inexploradas».

¿Se reflejará en los resultados finales?

Si Fantaciencia votase en los Ignotus 2018…

…votaríamos varias cosas. Como no queremos dar la chapa, sí que nominaríamos a Mejor Publicación Web a La Nave Invisible. Ahí queda eso.

Por lo pronto, algunas de las nuevas editoriales surgidas en los últimos meses están haciendo campaña para dar a conocer sus novelas y autoras elegibles. Es el caso de la Editorial Cerbero y su MACROhilo:

Otras editoriales también se han animado a hacerse autobombo, como es lógico.

Los Premios Ignotus nunca han tenido la repercusión de un gran premio, ni literario de ninguna otra índole, y aunque intenten ser los Premios Hugo españoles todavía no tienen el empaque suficiente para que sean tan reconocidos, aunque fuese a nivel nacional, como tales.

¿Será este año 2018 el que finalmente los coloque en el mapa?

Seguiremos informando.

 

La fuerza de su mirada, de Tim Powers [Reseña]

la fuerza de su miradaMe gusta mucho cómo marca Tim Powers los comienzos de las aventuras de sus novelas: al protagonista le pasa algo que le jode la vida hasta el punto de no poder recuperar lo que ya tenía. Solo le queda ir palante. No pierde el curro o le deja la novia, no: viaja al pasado, se echa al mar con un barco pirata o se casa con un vampiro (sin querer). A partir de ahí, nada es como era antes.

Lo que pasa es que no es solo la situación lo que cambia para los personajes: cambia también su cuerpo.

El cuerpo del protagonista.

Cambia. Se modifica. Cronenberg, yo te invoco.

En el caso que nos ocupa, La fuerza de su mirada, Michael Crawford descubre una mañana que su mujer, recién casada con él, ha sido masacrada en el lecho que han compartido y ahora el personal cree, lógicamente, que él es el asesino. En su huida, un disparo (bueno, lo que él cree que es un disparo) le arranca de cuajo un dedo.

No hay vuelta atrás: tu cuerpo ya no es como era y no hay manera de que vuelva a serlo, y desde ahí todo suele ir a peor. Repito: a su mujer la destruyen. Es un personaje que conoces de medio capítulo, pero yo estaba casi SUDANDO cuando pasa. Por su parte, el protagonista sufre disparos, besos con cristales rotos en la boca y, por supuesto, envejecimiento. Powers te dice «mira, voy en serio». A mí esto me flipa, ¿eh? Es lo que, entiendo, tiene que ser una aventura: hay una parte guapa guapa y emocionante, y otra absolutamente terrorífica, un sentimiento de «¿qué mierdas me va a pasar ahora?» que no cesa. Esto ocurre en En costas extrañas o Las puertas de Anubis, también.

Luego están los temas conocidos con los que se vende este libro: el tema de la fantasía histórica, la mezcla entre hechos reales y personajes conocidos (Shelley, Byron, Keats…), la relectura de los mitos de la historia del ser humano (occidental, va) y bueno, eso también está bien.

Pero vamos, a mí es que lo de la transformación de los cuerpos es que me pone la piel de gallina. Si tuviese le daría mis 10, pero aquí el tope es 5 así que 5 estrellitas (NOTA: en el cómputo global y sé que no es muy compartido esto estaría primero En costas extrañas, luego Las puertas de Anubis y luego La fuerza de su mirada).

Sinopsis de La fuerza de su mirada

El doctor Michael Crawford se hospeda en una posada inglesa de camino hacia su boda. Ebrio en medio de una tormenta y temeroso de perder el anillo con el que desposará a su prometida, lo coloca en el dedo de una estatua para recogerlo más tarde. Durante la noche despierta sobresaltado y recuerda dónde lo ha dejado; cuando sale a buscarlo descubre que la estatua no está. Aunque aún no lo sabe, Crawford ya se ha casado…

Título: La fuerza de su mirada
Autor: Tim Powers
Fecha de publicación: 2004
Editor: Gigamesh
En el idioma: Castellano
Género: Fantasía histórica, terror
ISBN: 9788496208001

© 2020 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑