A muerte, de Cris Miguel [Reseña]

A muerte es una historia en la que el Real Madrid cuenta con el amor del público pero no con el de Los Poderosos, así que Los Poderosos le tocan las narices a Cristiano Ronaldo y a Zidane.

Transcurre en un mundo lo bastante parecido a este como para que no nos resulte extraño (hay brecha de género laboral, hay 1% de casta y un 99% de pueblo, las masas se entretienen con deportes de contacto) pero lo suficientemente diferente (se parece más a la Roma del imperio que a nuestro presente, transcurre en otro planeta) que podemos calificarlo de “péplum galáctico”.

En este caso, los Cristiano Ronaldo y los Galácticos de este planeta son gladiatrices (sí, mujeres que se dan de hostias en la arena del circo porque es el espectáculo que la peña demanda) y Zidane es Terentia, la mujer que lidera el grupo de gladiatrices (fue en su día gladiatriz pero ahora que ya tiene una edad dirige el cotarro). En lugar de partidos de 90 minutos, lo que tenemos son unos combates en la arena del circo… que a veces son a muerte (no como el fútbol moderno, EJEM). Su poquito de intriga, su poquito de hostias, su poquito de intrigas revolucionarias para acabar con La Casta y su poquito de ciencia ficción.

Me ha pasado con esta aventura (que compré por 8 pavos, atención, ganga) que cuanto más avanzada la trama, más me gustaba, hasta el punto que lo mejor (bueno, lo que más me ha gustado) ha sido el último capítulo. Esto, obviamente, repercute positivamente en el regustillo que se te queda después de leerlo (son cientoypico páginas en formato pequeñito, pal transporte público va perfekt).

Si te va el rollo pues palante, como las del tridente y la red.

Contraportada:

En un aislado planeta donde los puestos de prestigio están solo al alcance de los hombres, y donde una única mujer ostenta todo el poder por encima de todos ellos, las alternativas para la represada población femenina son muy limitadas. La arena del circo es una de ellas. Allí, tan rápido tocas la gloria como te cubren de sangre, y la muerte acecha hambrienta en cada encuentro.

Con este primera novela corta, que tan bien hace de prólogo, nos sumergimos en el universo de Ecatinta, un desértico planeta de ciencia ficción donde han retrocedido hasta una suerte de época romana en la que los combates a muerte son el mayor y más solicitado entretenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *