Necromunda: historia, trasfondo y manual en PDF

necromundaNecromunda es un juego de miniaturas o wargame de escaramuzas de la marca Games Workshop.

Igual que Mordheim era el “hermano pequeño” de Warhammer Fantasy, Necromunda es una especie de hijo de Warhammer 40K.

Está dentro de los llamados “juegos de especialista” que la marca hizo proliferar durante los años 90 y, actualmente, está descatalogado como tantos otros. A pesar de no ser oficial para la marca, muchos jugadores siguen disfrutando de la ambientación y las reglas de este juego.

Actualización en agosto de 2017

¡Ahora sí! Games Workshop ha publicado un post en su página de comunidad donde confirma que Necromunda ha vuelto. Por lo que parece, va a llamarse Necromunda Underhive. No hay mucha más información hasta el momento pero parece claro que el juego ha vuelto y que veremos nuevas miniaturas muy pronto.

Manual unificado de Necromunda

Desde la página El descanso del escriba nos enlazan el manual unificado de Necromunda. Está en inglés, eso sí.

Trasfondo de Necromunda

Necromunda es un planeta catalogado como Mundo Colmena, como tantos otros que existen en el universo de Warhammer 40.000. Si conoces este, uno de los dos juegos principales de Games Workshop, ya te puedes hacer una idea de cómo va la cosa.

Lo interesante de este juego es que profundizaba en aspectos que el 40K apenas sí mencionaba. Por ejemplo, el planeta se encuentra, concretamente, en el Segmentum Solar y su característica más destacada es que se trata del productor número uno de recursos bélicos, como munición, de la Guardia Imperial. En sus fábricas se ensamblan todo tipo de armamento, ya sean rifles láser, ametralladoras o bólters, entre otras armas. Además de armamento de ese calibre, este mundo es uno de los proveedores de tropas para la Guardia Imperial. Otra de sus características es que, como tantas otras ciudades colmenta, sus callejuelas y tabernas están plagadas de despiadadas bandas de criminales.

¿Has visto? En apenas unas líneas, eran capaces de darle un trasfondo muy interesante, más allá del “marines contra orkos” de siempre. Las bandas de Necromunda son muy numerosas y de distintos orígenes y pelajes. Algo muy interesante es que podías crearlas tú mismo.

La caja de Necromunda

Como cuentan en ¡Cargad!, este juego se comercializó con una caja en la que se incluían dos bandas de plástico más escenografía. Más adelante, fue ampliado (al principio no había muchas bandas pero luego fueron saliendo más de manera oficial). Como en Mordheim, en Necromunda cada integrante de la banda acababa por evolucionar a medida que se sucedían las escaramuzas (y sobrevivían, claro).

Para muchos fans de los wargames, los juegos de escaramuzas suponían un gran soplo de aire fresco. Costaba menos dinero poder echar una partida (fíjate, con la banda de la caja y un par de minis más que te gustasen lo tenías hecho) y se requería menor preparación (¡incluso venía escenografía en la propia caja de inicio!). Del mismo modo, la personalización de cada uno de los integrantes de la banda dotaba a estos juegos de un aire rolero muy, muy interesante. Un marine espacial y otro marine espacial son iguales… pero después de tres o cuatro partidas, ningún integrante de una banda de Necromunda era igual a otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *