Marrajo (2019), de María Bonete Escoto

Lee Marrajo, de María Bonete

Primero, una anécdota.

Resulta que hay una editorial de estas pequeñitas, que está empezando, que va a publicar una novela. Lanzarán un crowdfunding para financiarla (no sé si a modo de preventa o si realmente no va a salir si no cumplen objetivos) y ya se puede leerse la frase promocional: «probablemente, la primera novela de literatura fantástica feminista».

Sin ánimo de ser completista ni de definir qué es y qué no es una obra feminista, me limito a recordar, como botón de muestra, la publicación de La otra fantasía medieval, antología que se define así:

Brujería, dragones y princesas es lo que podría definir la fantasía medieval. Pero, si existen los elfos y los magos, si somos capaces de inventar reinos desconocidos y de invocar demonios, ¿por qué no somos capaces de imaginar una fantasía medieval libre de machismo?

https://lektu.com/l/laura-moran-iglesias/la-otra-fantasia-medieval/11569

Como las meigas, fantasías feministas haylas. Algunas, publicadas hace bien poquito.

Marrajo: dientes, que es lo que les jode

De María Bonete ya leímos No hay tierra donde enterrarme, publicada por Episkaia en su loable empresa de darnos ficciones climáticas si nadie más nos da ficciones climáticas.

Marrajo es un relato publicado directamente en Medium por Bonete que podría haber formado parte de esa antología de «la otra fantasía» que, qué narices, no queremos que sea «otra» sino, por qué no, «la» fantasía.

Lee Marrajo, de María Bonete.

Como el pobre Conan de Nacerá una bruja y la película de John Milius, Marrajo empieza con la protagonista atada (¿condenada?) a una palmera, abandonada a su suerte, con cuervos sacándole los ojos.

¡Qué fuerza tiene la transformación inevitable del cuerpo! A Cronenberg le gusta esto. ¿Cómo no vamos a querer saber más de una guerrera sanguinaria que se queda ciega? ¿Qué será ahora de ella? ¿Cómo era antes de esto? ¿Se va a morir ya? ¿Seguirá adelante? ¿Cómo? Con qué poco puede cambiar una típica historia de mercenarios violentos a una sorprendente historia de mercenarias violentas.

El relato es corto, así que os invito a que lo leáis y disfrutéis de cuatro historias en una, con el sabor del acero, la arena y la sangre en la boca.

Gente que trabajáis en los juegos de rol: ¡uníos! [Una aventura de Nosolorol y la CNT]

dados de rolDenuncia por explotación laboral a Nosolorol por parte del sindicato CNT.

«Os encontráis en una taberna. Los lugareños os cuentan el relato estremecedor de un trabajador que denuncia abusos y explotación por parte de su empresa.

¿Qué hacéis?»

[actualizado febrero 2020]

Seguir leyendo

La «quema de libros» en el Celsius que nunca existió

Si te interesa la literatura de ciencia ficción y fantasía es posible que conozcas el festival Celsius 232, que se celebra anualmente en Avilés. Si además has estado un poco al tanto en redes, es posible que sepas que se ha montado un cierto revuelo con el anuncio de que Orson Scott Card, autor de El juego de Ender y luchador incansable CONTRA los derechos LGBT, ha sido invitado a asistir.

Por el momento, hasta otras tres invitadas han rechazado asistir ante la presencia de un autor que está en contra de los derechos LGBT de manera activa.

En el último capítulo de esta historia, esta mañana el diario El País lanzaba una noticia en la que puede leerse el siguiente texto en su primer párrafo:

(…)Pero la cosa está llegando hasta el impensable extremo de que un grupo de, hasta ahora, seguidores del festival, han propuesto organizar este verano un acto de protesta que consistiría en “la quema de libros” de su más controvertido cabeza de cartel hasta la fecha. “¿Qué sentido tiene algo así en un festival que se llama Celsius 232 en honor de la obra de Ray Bradbury que precisamente ataca la censura que consiste en la quema de libros?”, se preguntaba ayer Cristina Macía, una de sus directoras, que “entiende perfectamente” la posición de aquellos que están declinando su invitación al festival por no compartir espacio con el autor de El Juego de Ender, pero insiste en que “no se le invita por lo que piensa sino por sus libros”.

https://elpais.com/cultura/2020/01/08/actualidad/1578507411_155081.html

La referencia a la quema de libros, aunque entrecomillada como si fuese una cita, y haciendo referencia a un «acto de protesta» del que no se sabe nada más, no remite a ninguna fuente, ni con nombre ni anónima.

Entonces, ¿de dónde sale? ¿Quién ha hablado de «quemar libros»? ¿Hay una convocatoria real o es un hecho que no ha podido ser comprobado como veraz?

Trazamos la referencia hasta un artículo del día de ayer, 8 de enero, publicado en El Huffington Post. En él, puede leerse el siguiente párrafo:

La organización, que se ha mostrado respetuosa con los tres autores, va más allá: “Nos parece extremadamente irónico que unos cuantos seguidores del festival, los más ‘emotivos’, estén hablando de organizar una quema de libros de Card. Una quema de libros. En un festival que homenajea a Fahrenheit 451. La verdad es que aún nos cuesta creerlo”. La famosa obra de Ray Bradbury habla de una sociedad del futuro en la que los libros están prohibidos y en la que se queman.

https://www.huffingtonpost.es/entry/la-historia-tras-el-boicot-a-celsius-como-la-homofobia-de-orson-scott-card-ha-hecho-temblar-el-festival_es_5e15f23fc5b66361cb5ddee1

Es la propia organización del festival la que dice que hay asistentes, a los que califica de «emotivos», que han pedido quemar libros. Sin embargo, como en el caso anterior, no hay referencia adicional: es una cita de la organización.

Aunque en Twitter pueden encontrarse comentarios jocosos sobre el tema, no hemos podido encontrar una convocatoria o llamamiento que apoye la idea de que algo así va a tener lugar, idea que estos dos medios hacen llegar a su audiencia como si fuese real.

Esperamos que la referencia a esa supuesta quema de libros aparezca en algún momento y que se cite en El País o en El Huffington post. Mientras tanto, solo podemos señalar que es una cita de la propia organización del festival. Si no aparece, no queda otra que concluir que tanto El País como El Huffington post han dado por buenas las palabras de la organización que hacen referencia a un acto de protesta que, simplemente, jamás se ha planteado.

Mate del loco o Mate en 2 jugadas (ajedrez)

En ajedrez, se conoce como «mate del loco» al mate en 2 jugadas desde el primer movimiento a aquel jaque mate que solo requiere un movimiento de peón y un movimiento de dama para ganar la partida.

Como te habrás percatado, es «del loco» porque nadie en su sano juicio (o que sepa los básicos del ajedrez) lo llevaría a cabo.

Fuente: Wikipedia

Cómo ganar al ajedrez en dos movimientos

Efectivamente, el mate del loco es la manera de ganar al ajedrez en tan solo dos movimientos (más bien, dos de las blancas y dos de las negras).

La secuencia sería:

Blancas: Peón f3
Negras: Peón e5
Blancas: Peón g4
Negras: Dama h4, mate.

Homofobia en el Celsius 2020: confirmado Orson Scott Card

[actualizado 8 de enero]

A esta fecha, tres autoras han decidido NO aceptar la invitación del festival: Iria G. Parente, Selene M. Pascual y Javier Ruescas.

[texto original a partir de aquí]

El festival Celsius 232 ha publicado en Twitter una lista con 12 nombres del fantástico, la ciencia ficción y el terror nacional e internacional que participarán en la edición de 2020. Se unen a los ya anunciados Alastair Reynolds y, atención aquí, Orson Scott Card.

Orson Scott Card es conocido principalmente por ser el autor de la exitosa y reconocidísima saga de Ender y flamante ganador de Nébulas y Locus varios. Al margen de consideraciones puramente literarias, es un reconocísimo homófobo que (como botón de muestra) en 1990 escribió un ensayo que contiene pasajes como el siguiente:

«The repentant homosexual must be met with forgiveness. Even hypocritical homosexuals must be treated individually with compassion. But the collective behavior of the hypocrites of homosexuality must be met with our most forceful arguments and our complete intolerance of their lies. To act otherwise is to give more respect to the opinions of men than to the judgments of God».

«El homosexual arrepentido debe ser recibido con perdón. Incluso los homosexuales hipócritas deben ser tratados individualmente con compasión. Pero el comportamiento colectivo de los hipócritas de la homosexualidad debe ser confrontado con nuestros argumentos más contundentes y nuestra intolerancia completa a sus mentiras. Actuar de otra manera es dar más respeto a las opiniones de los hombres que a los juicios de Dios».

https://www.sunstonemagazine.com/wp-content/uploads/sbi/articles/075-43-45.pdf

La presencia del autor de El juego de Ender contrasta con la confirmación de otras autoras, como la también estadounidense V.E. Schwab. que abiertamente se refiere a sí misma como «gay»:

En la misma línea, el autor y cómico inglés Mark Gatiss, casado con su marido desde hace más de 10 años.

¡Ojalá esto fuese un problema de «los dos lados de la historia» y pudiésemos estar todos en un entrañable desacuerdo sin consecuencias! Pero no es así: no es que el festival tenga autores hetero y autores LGBT (una distinción relativamente absurda pero cuya división no suscitaría ningún comentario negativo) sino que tiene autores LGBT y autores que abiertamente financian plataformas que combaten los derechos de esos otros autores LGBT, que activamente niegan para otros derechos que ellos mismos tienen. Durante años, Scott Card perteneción a la National Organization for Marriage que, como podéis imaginar, está en contra del matrimonio igualitario.

En algunos casos se ha hablado ya de la «polémica del Celsius» e incluso de un «boicot» pero todo es algo más complicado que meros eslóganes de prensa (o, en realidad, habría sido tan fácil como no invitar a Scott Card…).

El comunicado del Celsius…

EDITANDO: Como complemento a las disculpas que ya hemos pedido, y considerando que de poco servirían si seguimos…

Posted by Celsius 232 on Friday, January 3, 2020

…y la respuesta de las autoras

«Muchas de mis lectoras han preguntado si voy a dejar de ir al festival como protesta, pero si cedo espacio al fanatismo, solo el fantaismo gana. Dicho esto, hacerle un hueco a la intolerancia y disfrazarlo de igualdad es una postura terrible, Festival Celsius».

Actualización

La organización, después de todo, no se ha bajado del burro e incluso usa comentarios como el anterior para defender su postudar. Victoria Schwab ha pedido que no se utilicen sus palabras (de mal en peor, tú).

Seguiremos actualizando la historia de la homofobia en el Festival Celsius (Avilés, España) a medida que nuevos datos o comentarios salgan a la luz.

Comunicado de asistentes al Festival Celsius en años anteriores

https://docs.google.com/document/d/1EsALZuWNnbjMP5tFIDqjI2Si09EjO5i4skb26EE1KKc/edit

Publicado en Twitter el 4 de enero de 2020 sobre las 17:10 de la tarde.

A este comunicado ha vuelto a responder la organización con otro mensaje que, bueno, no me queda otra, reproduzco a continuación:

‘Toss a coin to your Witcher’: la canción del bardo de Netflix

La canción Toss a coin to your Witcher, de la banda sonora de la serie de TV de Netflix THE WITCHER:

Toss a coin to your Witcher: la canción de la serie de Netflix protagonizada por Henry Cavill versión metal (metal cover)

Letra de la canción de The Witcher (en inglés)

When a humble bard
Graced a ride along
With Geralt of Rivia
Along came this song
From when the White Wolf fought
A silver-tongued devil
His army of elves
At his hooves did they revel
They came after me
With masterful deceit
Broke down my lute
And they kicked in my teeth
While the devil’s horns
Minced our tender meat
And so cried the Witcher
He can’t be bleat

Toss a coin to your
Witcher O’ Valley of Plenty
O’ Valley of Plenty
O’ Toss a coin to Your Witcher
O’ Valley of Plenty

At the edge of the world
Fight the mighty horde
That bashes and breaks you
And brings you the morn’
He thrust every elf
Far back on the shelf
High up on the mountain
From whence it came
He wiped out your pest
Got kicked in his chest
He’s a friend of humanity
So give him the rest
That’s my epic tale
A champion prevailed
Defeated the villain
Now pour him some ale
Toss a coin to your Witcher
O’ Valley of Plenty
O’ Valley of Plenty
O’ Toss a coin to your Witcher
And friend of humanity
Toss a coin to your Witcher
O’ Valley of Plenty
O’ Valley of Plenty
O’ And friend of humanity

Toss a coin to your Witcher
O’ Valley of Plenty
O’ Valley of Plenty
O’ Toss a coin to your Witcher
A friend of humanity

La canción del bardo Jaskier

Versión en español (de España) de la canción ‘Toss a coin to your Witcher’ que resulta que la han traducido como «Lanza al brujo monedas» (muy literal).

Versión en español (latino) de la canción de la serie The Witcher de Netflix (lanza una moneda):

Esta canción pertenece al Episodio 2 de la Temporada 1 de The Witcher, que se llama «Cuatro marcos» y en el que conocemos por primera vez a la maga Yennefer y al bardo Jaskier, dos de los segundarios más importantes de estos primeros capítulos (de hecho, Yennefer es protagónica en varios capítulos, más que secundaria).

Está por ver si Jaskier volverá en la Temporada 2 (que veremos en 2021).

Leí autoras en 2019

Leí autoras en 2019, aunque menos de lo que me hubiese gustado (por motivos directamente relacionados con mi persona, no diré «causas ajenas»).

En cualquier caso, os recomiendo:

Swastika Night, de Katharine Burdekin. Un clásico de las distopías feministas poco reconocido (en general y en castellano). Es del año 1937, adelantaba eventos de los años 40 y yo me lo he leído en 2019 porque es lo que hay.

No hay tierra donde enterrarme, de María Bonete. Este sí es novedad, de Episkaia, encuadrado en el género que se inventó Adri, el gótico climático. Pues eso: literatura gótica y literatura climática. Una nueva era.

El pacto, de Rocío Vega. Una historia corta de La compañía amable. Fantasía rolero-andalusí.

Un descanso para los muertos y otros relatos, de Lucy Taylor. Traducida desde hace muy poquito al castellano precisamente gracias a Sofía Barker de Pulpture, terror moderno con una gran amplitud de temáticas y malos rollos.

Cuerpos malditos, de Lucía Baskaran.

Los diarios de Matabot, I y II, de Martha Wells.

Pánikas, de Pilar Pedraza.

Cuerno quemado, de Tamara Romero.

Por lo menos tienes trabajo, de Naiara Puertas. No es «fanta», si acaso «ciencia» social, pero qué narices: también se imaginan mundos mejores a través de ensayos.

Podcast literario: Las Escritoras de Urras

Nuevo podcast literario. Las Escritoras de Urras, realizado por Sofía Barker y Maielis González, se centra en autoras y relato corto.

Enlace en iVoox de Las Escritoras de Urras: https://www.ivoox.com/podcast-escritoras-urras_sq_f1818029_1.html

Podéis encontrar más información en el blog de Las Escritoras de Urras. Según citan Barker y González, se trata de «Un proyecto dedicado a difundir el trabajo de autoras de fantasía, ciencia ficción y terror. Las Escritoras de Urras es un proyecto transmedia sin ánimo de lucro que busca hacer accesibles las obras de autoras cuyo trabajo no ha llegado a España o no son muy conocidas todavía por diferentes motivos».

Capítulos de Las escritoras de Urras

Capítulo 0: Presentación del proyecto.
Capítulo 1: Soñarán en el jardín – Gabriela Damián

Micosis (Enerio Dima, 2018)

Hacía tiempo que EL ANSIA VIVA DE SABER QUÉ VA A PASAR LUEGO no me hacía parar a mitad de un libro, pasar páginas palante, llegar leer el último capítulo y, entonces sí, quedarme tranquilo sabiendo lo que se le viene encima a los personajes, y, entonces, volver al punto donde estaba. Micosis, de Enerio Dima, publicada por la Editorial Cerbero y flamante finalista de los premios Ignotus 2019, lo ha conseguido.

Pero no es esa la única virtud, sacarme de mis casillas, llegarme al sistema nervioso por un camino que no me esperaba, de esta breve novela; la crítica a ratos sutil, a ratos demoledora hacia el trabajo, el trabajo asalariado, me da ganas de imprimir mis propias copias piratas (lo siento) y repartirlas a las puertas de las universidades: no, no os vais a encontrar un mundo mejor cuando dejéis de estudiar, dejad de pensaros mejores que la señora de la limpieza. ¡Cuánta falta hace llamar a las cosas por su nombre! ¡Dejarse la vida 40 horas a la semana en una oficina no es vida! ¡Ni delante del ordenador ni empujando la fregona! ¡No es vida, para nadie!

Terrores laborales

Hay muchos ensayos publicados sobre cómo el sistema capitalista (empeorado por la crisis económica) y el trabajo asalariado afectan a la salud (tanto mental como física) de las personas. Micosis aborda este tema y algunos otros (que la prota sea una mujer separada con dos nenes es un dato importante; ojo al papelón de las fuerzas de seguridad; atención a cómo actúa la masa cuando no sabe cómo actuar) desde la ficción, desde una literatura de género, que da pánico porque es que es verdad que todo esto es un horror que nos hace nadar en ansiedad por menos de mil euros de Salario Mínimo Interprofesional.

La lista de ficciones donde el trabajo (el empleo asalariado, no el «trabajar», porque son dos cosas diferentes) es un elemento terrorífico es larga. Un clásico del cine americano, El apartamento, ya ponía al pobre Jack Lemon en una difícil situación, echando horas extra y regalándole la vida (y su casa) a su jefe. Tiempos Modernos, unos 25 años antes, ya se había mofado de vernos trabajar en cadena poniendo sobre la mesa las contradicciones que plantea ese modelo de sociedad.

Más recientemente, y en un lugar más cercano, vimos en Los últimos días a Quim Gutiérrez y José Coronado afrontar el fin del mundo atrapados DENTRO de su oficina. ¿Qué puede haber más terrible que eso?

Micosis también nos enfrenta a una verdad como un templo: mientras todo se desmorona, es más sencillo imaginarse yendo a trabajar que dejando de ir. ¿Por qué? ¿Cómo puede ser tan central en nuestras vidas el curro? Pues así es, también cuando tenemos una enfermedad mortal y mortífera, como pasa en esta la novela. No os la perdáis.

No hay tierra donde enterrarme (María Bonete, 2019)

La novela corta No hay tierra donde enterrarme de María Bonete vuelve a confirmar que la editorial Episkaia está remoloneando antes de convertirse en el faro que nos guiará, esperanzadoramente, hacia el futuro (cercano) de clima cambiado. Por ahora, no les quedan masibones, solo páramos y lluvia ácida en un futuro oscuro donde hay al menos una guerra.

Y no me parece mal, sobre todo si la sensación de ir hasta el cuello de fango está tan lograda como en esta ocasión. Creo que es lo más potente de No hay tierra para enterrarme, la atmósfera, que combina muy bien con el «murder mistery» que desarrolla la historia. Sí, hay un misterio (una muchacha desaparecida), pero es la promesa de un slasher (que nunca llega) lo que me ha invadido durante las páginas de la historia.

Ya se han comentado (la editorial, la propia autora) algunas referencias u obras que han influido o que pueden tener relación con esta, desde las más obvias (Una cita de Cumbres borrascosas abre el libro) a otras menos explícitas (Sherlock Holmes). A mí me ha recordado a la construcción de la tensión de historias tipo Evil Dead o ese momento en Identity en el que se dan cuenta de que una fuerza extraña les impide alejarse del motel en el que están atrapados. Pero sin que luego haya matanza, solo el fantasma de la matanza. Gótico climático, como dice Adrian.

Una historia Grimpáramo

Olvidaos de imaginar mundos mejores (en esta ocasión), esto es ficción climática pero de la jodida, GRIMPÁRAMO: las protagonistas son dos huérfanas (y la directora del centro) atrapadas en un internado para chicas donde conviven con otras descastadas forzosas. Aunque parece que nunca pasa nada allí, en medio de la nada, pronto descubrirán que la residencia tiene algún esqueleto en el armario y, para mayor estímulo, el tema del presidiario que se ha escapado de una cárcel cercana amenizará las veladas porque, en fin, solo tendría que cruzar el páramo para llegar hasta ellas.

Una historia corta y oscura, pero no bajonera al estilo de las distopías que últimamente crecen como Amanitas Phalloides sino, más bien, opresiva como un perpetuo cielo plomizo que promete tormenta, pero la tormenta no llega a estallar nunca. A María Bonete ya la habíamos leído en otro libro de Episkaia, Estío, que también recomiendo.

Cómpralo aquí: http://episkaia.org/producto/no-hay-tierra-donde-enterrarme/

© 2020 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑