Si te interesa la literatura de ciencia ficción y fantasía es posible que conozcas el festival Celsius 232, que se celebra anualmente en Avilés. Si además has estado un poco al tanto en redes, es posible que sepas que se ha montado un cierto revuelo con el anuncio de que Orson Scott Card, autor de El juego de Ender y luchador incansable CONTRA los derechos LGBT, ha sido invitado a asistir.

Por el momento, hasta otras tres invitadas han rechazado asistir ante la presencia de un autor que está en contra de los derechos LGBT de manera activa.

En el último capítulo de esta historia, esta mañana el diario El País lanzaba una noticia en la que puede leerse el siguiente texto en su primer párrafo:

(…)Pero la cosa está llegando hasta el impensable extremo de que un grupo de, hasta ahora, seguidores del festival, han propuesto organizar este verano un acto de protesta que consistiría en “la quema de libros” de su más controvertido cabeza de cartel hasta la fecha. “¿Qué sentido tiene algo así en un festival que se llama Celsius 232 en honor de la obra de Ray Bradbury que precisamente ataca la censura que consiste en la quema de libros?”, se preguntaba ayer Cristina Macía, una de sus directoras, que “entiende perfectamente” la posición de aquellos que están declinando su invitación al festival por no compartir espacio con el autor de El Juego de Ender, pero insiste en que “no se le invita por lo que piensa sino por sus libros”.

https://elpais.com/cultura/2020/01/08/actualidad/1578507411_155081.html

La referencia a la quema de libros, aunque entrecomillada como si fuese una cita, y haciendo referencia a un “acto de protesta” del que no se sabe nada más, no remite a ninguna fuente, ni con nombre ni anónima.

Entonces, ¿de dónde sale? ¿Quién ha hablado de “quemar libros”? ¿Hay una convocatoria real o es un hecho que no ha podido ser comprobado como veraz?

Trazamos la referencia hasta un artículo del día de ayer, 8 de enero, publicado en El Huffington Post. En él, puede leerse el siguiente párrafo:

La organización, que se ha mostrado respetuosa con los tres autores, va más allá: “Nos parece extremadamente irónico que unos cuantos seguidores del festival, los más ‘emotivos’, estén hablando de organizar una quema de libros de Card. Una quema de libros. En un festival que homenajea a Fahrenheit 451. La verdad es que aún nos cuesta creerlo”. La famosa obra de Ray Bradbury habla de una sociedad del futuro en la que los libros están prohibidos y en la que se queman.

https://www.huffingtonpost.es/entry/la-historia-tras-el-boicot-a-celsius-como-la-homofobia-de-orson-scott-card-ha-hecho-temblar-el-festival_es_5e15f23fc5b66361cb5ddee1

Es la propia organización del festival la que dice que hay asistentes, a los que califica de “emotivos”, que han pedido quemar libros. Sin embargo, como en el caso anterior, no hay referencia adicional: es una cita de la organización.

Aunque en Twitter pueden encontrarse comentarios jocosos sobre el tema, no hemos podido encontrar una convocatoria o llamamiento que apoye la idea de que algo así va a tener lugar, idea que estos dos medios hacen llegar a su audiencia como si fuese real.

Esperamos que la referencia a esa supuesta quema de libros aparezca en algún momento y que se cite en El País o en El Huffington post. Mientras tanto, solo podemos señalar que es una cita de la propia organización del festival. Si no aparece, no queda otra que concluir que tanto El País como El Huffington post han dado por buenas las palabras de la organización que hacen referencia a un acto de protesta que, simplemente, jamás se ha planteado.