Etiquetafantasía épica

Descubre todos los artículos que hemos escrito sobre fantasía épica.

Libros de fantasía épica

También puedes leer el artículo que escribimos sobre la fantasía épica, donde explicamos un poco de qué va este género, sus características y por qué se llama así.

La Compañía Amable, la fantasía rolero-andalusí de Rocío Vega

La Compañía Amable es el título bajo el cual Rocío Vega ha publicado una serie de relatos de fantasía (medieval, épica, de clara influencia D&D-rolera) ambientados en una suerte de Al-Ándalus con demonios y elementales, poderosas hechiceras que obtienen su poder de tatuajes, mercenarios que usan cimitarras y pueblos enteros que practican el poliamor. Se pueden leer, por un euro al mes, en el patreon de Rocío Vega.

Las historias de La Compañía Amable son de lo más fresco que tenemos entre manos en cuanto a fantasía nacional. No sé, yo estoy un poco cansado de leer todo el rato lo mismo, enanos y orcos, el camino del héroe, la damisela en apuros. Nada de eso aparece en estos relatos. No más elfos guapos y melancólicos, no más bárbaros hipervarolines, no más ambientaciones anglo-germano-célticas. Ninguna copia barata de Merlín o Gandalf: ahora estamos a otras cosas.

Vale, lo explico con un ejemplo.

El primer relato de la saga marca el tono y los temas de lo que vendrá después. En él se nos presenta a dos de las integrantes de la Compañía, ya mayores, con sus años mozos pasados. Dalika, la clériga, se reúne con Trig, la guerrera (que está bastante cascada físicamente, llena de cicatrices y con ayuda ortopédica para poder caminar, porque quien hierro mata…) para solicitarle ayuda: su hijo está metido en un marrón y va a necesitar del acero de su vieja compañera. Aunque ha pasado tiempo y las cosas no son tan fluidas como cuando eran jóvenes y la Compañía la formaban cinco jóvenas, volverán a luchar mano a mano porque eso es lo que las (viejas) amigas hacen.

De hecho, el relato se llama Por una amiga.

Si sois fans del género, sabéis que las historias de fantasía crepuscular con la amistad como tema central no son lo habitual, menos todavía aquellas con un par de mujeres en el otoño de su vida como protagonistas. Si sois fans del género, también habréis reconocido elementos clásicos, como las profesiones al estilo de juego de rol de los personajes. La Compañía Amable demuestra que se puede escribir fantasía épico-rolera sin caer en tópicos machistas y tropos vistos mil veces. Los códigos son los mismos pero la perspectiva es diferente, y eso lo cambia todo.

Relacionado:  Las señoras de Mandrigyn (o la espada y brujería que nació en una clase de defensa para mujeres)

Vega, Jemisin y la nueva fantaciencia

No puedo evitar trazar una línea que va de La Compañía Amable a unas novelas que lo están petando desde 2016: la trilogía de La Tierra Fragmentada de la autora norteamericana N. K. Jemisin.

Vale, Vega todavía no ha ganado un Hugo ni un Ignotus, pero vamos a dejar por ahora el reconocimiento institucionalizado de lado. Jemisin y Vega son las hijas de Dungeons&Dragons, autoras herederas de la tradición “fantaciencia” que va de Robert E. Howard a Tolkien y llega hasta las múltiples copias de estos últimos que sufrimos disfrutamos actualmente.

Lo que estas y otras autoras están haciendo ahora es romper con los vicios a los que estos géneros nos tienen acostumbrados de un tiempo a esta parte.

No soy 100tífiko ni adivino pero apuesto 10 euros a que Jemisin, Vega o alguien de esta nueva quinta de escritoras de ci-fi/fantasía se convertirá en lo mismo que fue Dungeons&Dragons en los 80, Tolkien y Le Guin en los 50-60 y Conan el Bárbaro en los 30: el punto de partida, el estándar, Lo Normal(tm).

Es decir: dentro de 30 años, habrá gente IMITANDO a estas autoras, ya consagradas, cogiendo ALGUNOS elementos de sus obras y REPITIENDO otros hasta la saciedad en la confirmación de un nuevo paradigma de la fantasía que, como la Quietud, el mundo donde se desarrolla la trilogía de La Tierra Fragmentada, solo está esperando que llegue el fin del mundo para destrozarlo todo y volver a empezar sobre sus ruinas.

Relacionado: Vencer al dragón

El origen de La Compañía Amable

La Compañía Amable nace de la mano de la iniciativa #LaOtraFantasíaMedieval:

Por si no lo sabíais, Laura Morán lanzó una convocatoria para una antología llamada #LaOtraFantasíaMedieval. Pretendía demostrar que el medievo no tiene por qué ser #medievoooo cuando escribimos fantasía. Si hay dragones y elfos, ¿por qué no hombres y mujeres que hacen lo que les da la gana sin tener que encajar en un rol artificial? ¿Por qué perpetuar la violencia contra las mujeres amparándose en que “la época era así” (spoiler: no, no lo era) cuando le damos mil vueltas a un sistema Sandersoniano de magia dura?

El párrafo anterior está sacado de un artículo del blog de Vega, que además explica mucho más sobre La Compañía Amable. Creo que vale con leer su artículo para terminar de decidirse a leer estas historias.

Universo extendido y obras derivadas

Y ahora, un bonus. Ya hay ilustraciones de La Compañía Amable, en este caso realizadas por Prez Conquero (podéis ver más de su curro, también no relacionado con la Compañía, en su cuenta de Twitter, @_prezart):

Hey! He oído que te gusta el Hopepunk…

Si no lo nombras a lo mejor existe, pero no exite tanto como si lo nombras. El hopepunk es un rollo literarario.

O sea: no es un género literario, exactamente, es otra cosa: un estilo, un flow, un enfoque de las historias. Un enfoque contrapuesto al grimdark (el grimdark, como ya sabes, son aquellas historias en las que parece que Solo Existe La Guerra Vamos A Morir Todos, como lo que podemos ver en Black Mirror, por ejemplo).

Se trata de un concepto acuñado en Tumblr por la autora Alexandra Rowland.

¿Qué es el hopepunk?

Entonces.

Definición de hopepunk: bajo la etiqueta hopepunk encontramos historias de ciencia ficción, fantasía o terror cuyo tono general evoca la esperanza en momentos difíciles, en respuesta a todas aquellas historias donde parece que todo está perdido.

¿Cómo surge el hopepunk?

Citemos a las fuentes originales:

Hopepunk says that genuinely and sincerely caring about something, anything, requires bravery and strength. Hopepunk isn’t ever about submission or acceptance: It’s about standing up and fighting for what you believe in. It’s about standing up for other people. It’s about DEMANDING a better, kinder world, and truly believing that we can get there if we care about each other as hard as we possibly can, with every drop of power in our little hearts.

Going to political protests is hopepunk. Calling your senators is hopepunk. But crying is also hopepunk, because crying means you still have feelings, and feelings are how you know you’re alive. The 1% doesn’t want you to have feelings, they just want you to feel resigned. Feeling resigned is not hopepunk.

En román paladín: el hopepunk dice que preocuparse genuina y sinceramente por algo, por lo que sea, necesita valentía y fuerza. El hopepunk no va de sumisión o aceptación, sino de enferntarse y luchar por algo en lo que crees.

Ir a una manifestación es hopepunk, y llorar puede ser hopepunk porque eso quiere decir que tienes sentimientos. El 1% no quiere que tengamos sentimientos, solo que nos sintamos resignados. La resignación no es hopepunk.

O sea, que en contraposición con esas historias donde TODO LO QUE PASA ES MALO y los personajes son malos, oscuros, siniestros porque “no les queda otra”, hay otras historias donde los personajes deciden intentar dar lo mejor de sí mismos, a pesar de que todo sea una bosta.

Más o menos por ahí va la cosa.

Más definiciones, en este caso de las autoras Rocío Vega y Laura Morán:

Obviamente, el debate está vivo y querer encorsetarlo no va a poder con él, así que más os vale decidir si pensáis que en si hay algo más que guerra en el lejano futuro… o no.

Referencias sobre Hopepunk

En castellano

En el blog de Laura Morán Iglesias: https://lauramoraniglesias.com/2017/09/07/hopepunk-de-que-va-este-genero-y-por-que-es-tan-interesante/

En inglés

El post original: http://ariaste.tumblr.com/post/163697878524/ariaste-ariaste-the-opposite-of-grimdark-is

Haciendo una lista de relatos hopepunk: https://forum.rpg.net/showthread.php?815384-Building-a-list-of-quot-HopePunk-quot-storytelling

hopepunk

 

Análisis de la banda sonora de El Señor de los Anillos

Poca broma con el interesantísimo análisis de la banda sonora de las películas de El Señor de los Anillos que se ha marcado el músico Jaime Altozano.

Su primera parte, la que refiere a La comunidad del anillo, se acerca rápidamente a las 500.000 visualizaciones.

En estos tiempos donde, desde grandes medios de comunicación, opinólogos de todos los pelajes miran con desdén a jóvenes y youtubers (y jóvenes youtubers, a veces) cabe preguntarse cuál fue la última vez que Pérez Reverte o Javier Marías consiguieron hacer algo parecido a… esta burrada:

Análisis de la banda sonora de La comunidad del anillo:

Análisis de la banda sonora de Las dos torres:

Análisis de la banda sonora de El retorno del rey:

Obviamente, el canal de Altozano es muy interesante porque, al final, lo que hace es divulgación; divulgación musical. Os invito a que le echéis un vistazo porque tiene de todo y todo muy interesante.

Eso sí, vais a necesitar algunas horas para poder acabároslo todo…

Siguiento con el tema de la fantasía épica, yo casi le pediría que el próximo análisis se lo haga de la banda sonora de Conan, de Basil Poledouris, que también es una maravilla.

El hechizo más fuerte, de L. Sprague de Camp

EL HECHIZO MÁS FUERTE

L. Sprague De Camp

 

Vista débilmente a través de una llovizna otoñal, que hacía brillar el empedrado a la luz del ocaso, la ciudad de Kern – antigua, colorida, bulliciosa y vital -, se extendía sobre las aguas del océano Occidental. Las banderas desplegadas de la ciudad se agitaban, con los pliegues húmedos, en los mástiles situados sobre las torres de vigilancia, a lo largo de los muros, donde los centinelas hacían guardia y observaban a través de la oscuridad.

A lo largo de la amplia calle Océano, como se denominaba la calzada situada frente al mar, unas pocas personas se movían en las tinieblas, mientras el agua gorgoteaba en los albañales. La mayor parte de las rechonchas barcazas de transporte que llevaban de un lado a otro el comercio de Kern, así como las estilizadas galeras que lo protegían de los corsarios de las islas Gorgon, habían sido dejadas fuera de servicio durante la estación, sacadas del agua y colocadas en cobertizos situados a lo largo de la playa al sur del paseo que daba al mar. Por lo tanto, había muy pocas naves utilizando los muelles y embarcaderos de la calle Océano, a excepción de las cajas usuales donde se colocaba el pescado, la mayor parte de las cuales estaba expuesta a la tormenta. Seguir leyendo

Las señoras de Mandrigyn (o la espada y brujería que nació en una clase de defensa para mujeres)

las senoras de mandrigynBarbara Hambly (San Diego, 1951) se dio cuenta de que iba a escribir Las señoras de Mandrigyn al comienzo de una clase de autodefensa para mujeres.

Este es mi primer artículo para Adopta una autora, una iniciativa de divulgación creada por Carbaes.

Cada participante ha escogido una autora y en su respectivo blog o cuenta de YouTube, o en el blog común, comenta su obra, su biografía o ambas. La idea es, bueno, decir “hey, a lo mejor tú no la conocías pero yo sí así que ahora te voy a contar por qué mola y por qué, a lo mejor, deberías darle una probada” o, simplemente, “mira: existe, pero no tiene tanta publicidad como otros”.

Adopta una autora: Barbara Hambly

¿Por qué elegí a Barbara Hambly?

La razón principal es que quería ocuparme de una autora que tocase el género de la fantasía y en concreto la fantasía épica (es un término laxo, a lo mejor te suena también “espada y brujería” o “medieval inventao”). Por supuesto, Hambley toca otros géneros, entre ellos la ciencia ficción o la ficción histórica, que veremos más adelante, pero este fue mi punto de partida.

¿Por qué? Pues porque hay unos referentes muy claros y muy trillados en cuanto a autores de fantasía / fantasía épica (Tolkien, Moorcook, Martin, Howard, Sapkowski…), mientras que el tema con las autoras no está al mismo nivel.

Aunque haberlas haylas (Margaret Weis, Kate Novak, Marion Zimmer Bradley, Robin Hobb, Laura Gallego…), no tienen ni la décima parte de difusión que los otros.

Barbara Hambly, además, me parecía una buena opción porque es todavía menos conocida en España que Hobb, Gallego o Weis, así que… ¿por qué no?

barbara hambly

Bárbara Hambly en una foto de su web oficial.

Las mujeres de Mandrigyn: la fantasía épica que surgió en una clase de autodefensa para mujeres

Este libro va sobre lo que sentí, la atmósfera en la que viví durante ocho años: sexo, violencia y callos en los pies”. – Barbara Hambly en su Livejournal sobre este libro.

Distintas experiencias, distintas historias.

Es absolutamente imposible que un hombre hubiese podido escribir Las señoras de Mandrigyn.

Vale, es una perogrullada (porque el libro se ha escrito ya, ¡no puede ser de otra manera!); lo que quiero decir es que ningún autor podría haber desarrollado ninguna historia partiendo desde el punto del que partió Hambly para construir Las señoras de Mandrigyn.

Es una cuestión de experiencias o, dicho de otro modo, es imposible que un hombre participase en una clase de autodefensa para mujeres como lo hizo Hambly. Por eso, dentro de la fantasía épica, este libro es único entre los únicos.

¿Cuál es la trama? El Mago Rey Altiokis conquista la ciudad de Mandrigyn y convierte a todos sus hombres en esclavos, incluyendo al Rey. Esto es bastante grave, no solo porque la conquista y la esclavitud sean malas, sino también porque lo ha hecho un mago. Los magos son tan poderosos y formidables que ni siquiera el aguerrido mercenario y protagonista de la historia, Lobo del Sol, quiere oír hablar de enfrentarse a Altiokis. Halcón de las Estrellas, lugarteniente de Lobo del Sol, espléndida guerrera, solo lucharía con Altiokis si Lobo del Sol se lo pidiese… así que tiene pinta de que ni se van a acercar por Mandrigyn, ¿verdad? Desgraciadamente para ellos, las mujeres de Mandrigyn, a la vista de lo que ha pasado con sus hombres, toman las riendas de la situación y buscan una solución a la ocupación del Mago Rey: combatir ellas mismas. Lo que pasa es que nunca lo habían hecho antes y no saben como coger una espada. Sheera, una de las nobles de la ciudad, decide contratar a Lobo del Sol para que las adiestre. Pero ya hemos dicho que Lobo del Sol no quiere ni oír hablar de Altiokis, así que se niega. Es entonces cuando Sheera secuestra a Lobo del Sol y le obliga, tras inocularle un veneno para el cuál solo ella tiene la cura, a enseñarle a ella y al resto de señoras a combatir. Halcón de las Estrellas inicia entonces la búsqueda de su superior.

Tras este libro, las aventuras de Lobo del Sol y Halcón de las Estrellas conocieron dos novelas más, conformando una trilogía. De todos modos, Esta primera entrega es autoconclusiva y puede tratarse como un elemento independiente o integrado junto a las otras dos novelas.

Un mundo propio

Hambly cita a J.R.R. Tolkien como una de sus principales influencias, pero una de las claves de su obra es que sus mundos están vivos más allá de los calcos a orcos, los elfos y hobbits que, bueno, otros autores de fantasía tienen más dificultades de superar.

Esto se aprecia en Las señoras de Mandrigyn aunque los elementos habituales de la fantasía épica puedan despistar al principio. Por ejemplo, este libro tiene el casi obligatorio mapa-genérico-de-mundo-fantástico(tm) al inicio.

En este mismo sentido, los dos protagonistas de Las mujeres de Mandrigyn parecen sacados de un manual de rol genérico: Lobo del Sol es un veterano mercenario, habilidoso guerrero y todo un donjuan. Halcón de las Estrellas es fría como el hielo, reservada pero tan competente con la espada como la que más.

Sin embargo, a medida que la historia avanza, los elementos nucleares y perennes de la literatura de fantasía empiezan a llevar el sello Hambly.

La autora consigue que las aventuras de Lobo del Sol y Halcón de las Estrellas tengan regusto especial porque tiene la capacidad brutal de crear una atmósfera única, un mundo propio. No me cabe la menor duda de que los estudios de la autora, centrados en Historia y la historia medieval, contribuyen a ello; el otro cincuenta por ciento hay que agradecérselo a su estilo, al cuidado con el cual introduce elementos únicos que no son relevantes para la trama principal pero sí la condimentan.

Así, Hambly ambienta las aventuras de Lobo del Sol y Halcón de las Estrellas en un mundo reconocible con conflictos de religión, geopolítica o economía propios.

Una de mis partes preferidas del libro es cuando, al principio, el tipo que contrata los servicios de la compañía de mercenarios de Lobo del Sol intenta pagarle en moneda local en lugar de en oro, y Lobo del Sol le dice que tararí que te vi, ¡había acordado oro! En otro pasaje, nos enteramos por conversaciones entre los personajes de que se están gestando conflictos graves porque hay un cisma en la religión mayoritaria. Con estos pequeños detalles aquí y allá, Hambly hace tangible Mandrigyn.

Del mismo modo, otros los elementos habituales en la literatura de este tipo, como la magia o las criaturas fantásticas, tienen un tratamiento cuidadoso, al mismo tiempo cercano y alejado de las convenciones del género. ¿Estás un poco hasta el gorro de que los magos sean ametralladoras de bolas de fuego? ¿De que todos los malos sean orcos o sucedáneos de orcos, o de que no haya criaturas extrañas porque “mi libro es adulto”? Bueno, aquí casi todos los hechiceros están extintos, la magia es terriblemente peligrosa y hay nuuwas. ¿No sabes lo que es un nuuwa? Vaya, vaya…

Las mujeres y los hombres de Mandrigyn

Toda la trama de Las señoras de Mandrigyn gira en torno a la conquista del Mago Rey Altiokis de la ciudad de Mandrigyn. Altiokis esclaviza a todos los hombres y son las mujeres las que se organizan para que, por un lado, la vida continúe y, por otro, alguien les eche una mano recuperando su libertad y la de los hombres de su ciudad.

Como cabe esperar, el componente de género (no literario, del otro género) es importante en un libro que va sobre mujeres que aprenden a guerrear para rescatar a sus hombres.

Tal vez porque se trata de una obra de 1984, hoy en día el enfoque de este aspecto sabe a poco.

Las comparaciones son odiosas, así que solo haré una. Habiendo visto a Imperator Furiosa ser infinitamente superior a Mad Max y no necesitar ningún tipo de subtrama romántica para liderar una película, cualquier aventura donde el protagonista tiene mucho éxito con las mujeres y no le cortan la mano cuando le palmea amistosamente el culo a una casi desconocida hace, cuando menos, que levantemos la ceja.

De hecho, los principales problemas los tiene el personaje de Lobo del Sol, que trata con condescendencia a muchas de las mujeres del libro. “Boys will be boys”, porque la verdad es que los personajes de ellas son bastante menos enervantes.

A pesar de esto, Hambly plantea a lo largo de todo el libro, de manera reiterada y poco complaciente, el tema de la autonomía, la autonomía de las mujeres, la capacidad de decisión y, por consiguiente, las consecuencias que tienen sus decisiones.

No quiero destripar el final, pero es bastante representativo (hay más ejemplos de esto en la novela, pero bueno):

[DESTRIPE]

Después de que todo salga bien gracias a que las mujeres aprenden a luchar… destierran a Lobo del Sol de la ciudad por haber puesto las convenciones sociales patas arriba: “los hombres nacieron para cortejar y las mujeres para ser cortejadas”, los hombres protegen a las mujeres y no al revés, le recriminan. Además, ¡no todas las mujeres querían que esto pasase! ¡Les han impuesto el cambio! ¡Por su culpa, a partir de ahora las mujeres no van a plegarse con tanta facilidad a la vida que había antes! Lobo del Sol, obviamente, flipa en colores (mientras que Halcón de las Estrellas se ríe, porque ya se lo esperaba).

Digo que me resulta graciosísimo porque creo que es terriblemente realista: ¿qué sucedería si, de un día para otro, los hombres perdiesen todos sus privilegios y VERDADERAMENTE tuviesen que tratar a las mujeres como iguales? Pues algo similar a esto: reacción.

De todos modos, sí queda una puerta abierta a la esperanza, porque la reina de Mandrigyn le dice a Lobo que no se preocupe, que los hombres no van a poder con ellas ahora que han llegado a donde han llegado.

[DESTRIPE TERMINADO]

En definitiva, este libro podría ser, perfectamente, un clásico de la fantasía épica. No tiene nada que envidiar a la mitad de relatos de Conan el Bárbaro o, por citar libros más cercano a su época, al 99% de los libros de la Dragonlance o Reinos Olvidados. Sin embargo, por esto o por aquello, es un libro mucho menos conocido. Cosas que pasan y aquí estamos para remediarlo un poquito.

Las mujeres de Mandrigyn te gustará si: te gusta la fantasía épica, te gustan los mundos tan bien construidos que parecen reales y eres capaz de sobreponerte al flipado de Lobo del Sol.

Por cierto, a Robin Hobb, que ya la hemos mencionado antes, le moló este libro y lo dijo en Goodreads.

Cubiertas de Las señoras de la Mandrigyn

De propina, os dejo un par de cubiertas del libro. El primero es un poco así, sobre todo por la frase promocional:

mandrigyn libro

“¡Más afilado que el hechizo de un mago es la ira de una mujer sin control!”

Sospecho que lo de “unmanned” no es casual (unmanned, no tripulado, literalmente “sin HOMBRE”).

Bueno, eso: eran otros tiempos.

mandrigyn cubierta

Esta portada, también muy de la vieja escuela estética, me recuerda a A muerte, de Cris Miguel. Ambos libros tienen como protagonistas a mujeres guerreras que se someten a duro entrenamiento para poder ser las mejores luchadoras.

Hasta aquí el primer artículo de Adopta a una autora. ¡Pronto, más sobre Barbara Hambly!

El trono de la luna creciente, de Saladin Ahmed [Reseña]

trono de la luna crecienteEl trono de la luna creciente de Saladin Ahmed es un libro de fantasía, fantasía épica, que le da una vuelta la ambientación a la que estamos acostumbrados (por estos lares).

El autor ha cogido una historia identificable por cualquiera que haya leído un poco (o mucho) de este género (o haya jugado al rol, al Dungeons&Dragons) y lo que hace es tortear al lector occidental con un marco que tiene más ecos de Las 1000 y una noches que de El anillo de los Nibelungos.

Si te gusta/sigues el género con cierta asiduidad y te lees cualquier cosa que salga, este simple cambio de coordenadas es lo suficientemente original como para que leerse El trono de la luna creciente valga la pena.

Sí, vale: los protas son un mentor en el ocaso de su carrera, un joven flipao muy flipao y una chorba rebelde luchan contra El Mal(tm).

Está bien visto, pero la perspectiva es diferente. ¿Vikingos? ¿Eso qué es? ¿Elfos? What? Nada, nada: aquí tenemos gules y derviches, niñas que se convierten en leones y doctores, heroicos muy a su pesar, que preferirían estar echándose un té con cardamomo pero claro, alguien tendrá que salvar a la humanidad, ¿no?

Además, yo en este libro veo un cierto posicionamiento político: el joven flipao es un recto, rectísimo, y religioso, religiosísimo, mientras que el veterano es un tipo mucho más relajado, aunque siguiendo siempre el camino recto que le marca Dios. ¿Os suena? Ahmed propone un personaje fanatizado que encuentra en alguien más sabio y que ha vivido más cosas que él un referente para tomarse las cosas con más calma y aprender de la vida. Y desradicalizarse, por así decirlo.

Sinopsis de El trono de la luna creciente (en inglés)

From Saladin Ahmed, finalist for the Nebula and Campbell Awards, comes one of the year’s most anticipated fantasy debuts: THRONE OF THE CRESCENT MOON, a fantasy adventure with all the magic of The Arabian Nights.

The Crescent Moon Kingdoms, home to djenn and ghuls, holy warriors and heretics, are at the boiling point of a power struggle between the iron-fisted Khalif and the mysterious master thief known as the Falcon Prince. In the midst of this brewing rebellion a series of brutal supernatural murders strikes at the heart of the Kingdoms. It is up to a handful of heroes to learn the truth behind these killings.

© 2018 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑