CategoríaJuegos de cartas

Los juegos de naipes o juegos de cartas se juegan con unas cartulinas, llamadas naipes o cartas, que forman una baraja y que deben mezclarse o barajarse antes de jugar.

Se trata de un juego de mesa con más años que andar hacia adelante, ideales para cualquier momento: también para jugar durante una cuarentena, donde no podemos realizar otras diversiones o actividades de ocio.

Conoce nuestros juegos de cartas con baraja española.

  • La brisca.
  • El cinquillo.
  • El mus.
  • Siete y media.
  • Escoba.
  • El tute.
  • Truco Argentino.
  • El chinchón.

    En determinados juegos de cartas se usan complementos para realizar apuestas o llevar puntuaciones, pero también puede ser que estén representando algún elemento del juego. Del mismo modo, algunos juegos incluyen el uso de dados para poder llevarse a cabo. ¡La imaginación es el límite! Aunque aquí no nos olvidamos de los tradicionales juegos estilo mus o el cinquillo, lo cierto es que nos centramos en otros menos tradicionales.Algunos tipos de juegos de cartas pueden ser:

    • Juegos de cartas clásicos o tradicionales
    • Juegos de cartas con baraja española
    • Juegos de cartas con baraja de poker
    • Juegos de cartas con baraja francesa (gracias por la ayuda, https://parquetsdelser.fr)
    • Juegos de cartas complementarios a juegos de rol
    • Juegos de mesa con cartas
    • Uno (juego de cartas)

    Los juegos de naipes estarían incluidos en la familia de juegos de mesa. Hay varios tipos de baraja (conjunto de naipes o cartas), como la baraja española o la francesa, pero con el paso de tiempo este tipo de juegos ha ido evolucionando, por lo que se puede encontrar casi cualquier cosa dentro del concepto.

    En Fantaciencia, tenemos un montón de juegos de cartas que hemos probado. Son juegos para varios jugadores, pero también juegos par dos. ¿Los conoces? ¿Quieres conocerlos? ¡Sigue leyendo!

El mus: reglas para aprender cómo jugar

El juego del mus es uno de los más populares en España, popularizado sobre todo en bares, tanto los habituales como los universitarios.

También se juega en países latinoamericanos en los que emplean la baraja española de 40 cartas.

Objetivo del mus

Este tradicional juego de cartas, cuya modalidad más extendida es la que permite 4 jugadores (en dos parejas), tiene como objetivo conseguir 40 puntos. El equipo que llega a los 40 puntos, gana la partida.

El valor de las cartas viene determinado por si la carta es una figura o no. Las figuras son la sota, el caballo y el rey, y su valor es de diez puntos. El resto de las cartas de la baraja valen lo mismo que el número que tengan, a excepción del as y el 2 que tienen un valor de un solo tanto.

Inicio del juego: se reparten cuatro cartas a cada jugador que tendrán que intentar formar las siguientes jugadas:

Jugada grande: Es la mayor y está formada por las cuatro cartas con mayor valor en el mus.

Jugada pequeña: Es una jugada opuesta la grande y se trata de tener 4 cartas con el menor valor posible.

Jugada media: Es cuando se tienen tres cartas iguales. Trío.

Jugada doble: Es cuando se tienen dos parejas iguales.

Hay «juego»: cuando la puntuación se sitúa entre 31 y 40 tantos y nunca puede haber empate.

Durante el transcurso de la partida, los jugadores pueden realizar los descartes que consideren oportunos o simplemente plantarse si ha recibido unas buenas cartas que puedan permitirle hacer una de las jugadas arriba descritas.

A partir de ese momento empieza seriamente la partida de mus.

Los jugadores pueden elegir descartarse o no de sus cartas pidiendo mus (o no mus, en caso de que quieran permanecer con las que tienen). Para poder descartarse, todo el mundo debe pedir mus.

Como es un juego que habitualmente se juega por equipos, es necesario que los jugadores del mismo equipo se las ingenien para ayudarse y saber cuándo se necesita o no descartarse. Es entonces cuando se dan los gestos del mus.

Gestos del mus

En el mus no se permite decir ni enseñar al compañero las cartas que se tienen (algunos reglamentos permiten enseñar alguna carta, siempre que se muestre a todos los jugadores).

Los compañeros podrán entenderse por medio de señas, ya que el interés está en ocultar a sus contrarios la jugada real que se tiene, ayudándose recíprocamente durante el juego.

Esta parte es una de las más divertidas, ya que puede dar lugar a multitud de situaciones que no dependen directamente de la suerte que se haya tenido con el reparto de las cartas, sino del entendimiento con el compañero o de la estrategia.

Señas habituales:

  • Dos reyes: morderse el labio inferior.
  • Tres reyes: morderse de manera lateral el labio inferior.
  • Dos ases: sacar la lengua por el centro.
  • Tres ases: sacar la lengua por un lateral de la boca.
  • Medias (tres cartas iguales): torcer la boca hacia un lado.
  • Duples (dos parejas): levantar las cejas.
  • Treinta y una (31 puntos): guiñar el ojo.
  • Juego que no es 31 (más de 31 puntos): dar un beso al aire.
  • Treinta al punto (30 puntos): levantar los hombros.
  • 29 al punto (29 puntos): levantar el hombro izquierdo.
  • Ciego (no llevar ni pares ni juego): cerrar los ojos.

Origen del mus

Aunque, como en todos los juegos populares y tradicionales, no está del todo claro, está bastante aceptado que el mus tiene su origen en el País Vasco.

Si te ha gustado pero quieres más, te dejamos aquí enlace a otros juegos de cartas:

La brisca: cómo jugar

La brisca se juega con la baraja española. Es uno de esos juegos muy populares en nuestra tierra, y todo el mundo debería poder saber jugar a ella.

Además, puede ser un juego de cartas para dos jugadores, por lo que solo necesitas una persona más para divertirte.

También se le llama «brisca española«.

Quién gana en la brisca

El objetivo de la brisca es ser el jugador con mayor número de puntos al final de 8 rondas.

Aprende a jugar a la brisca:

Cómo jugar a la brisca con baraja española

La brisca es un juego muy sencillo.

Para empezar a jugar, sigue estos pasos:

  1. Se reparten 3 cartas por jugador.
  2. Tras repartir, la siguiente carta que aparezca es la que marcará el triunfo (o sea, la que pinta).
  3. El resto se dejará en un montón boca abajo para robar.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que a las cartas As, Rey, Caballo y Sota se le llaman triunfos, son las de más valor y suelen «ganar» las rondas. El palo que pinta (lo veremos más adelante) marca también el triunfo.

Una vez seguidos estos 3 pasos, empieza a jugar el jugador que va de mano jugando cualquiera de sus cartas.

Los demás (o el otro, si solo hay dos jugadores) deben echar una de sus cartas en base a la primera que se ha jugado. Esta carta puede ser cualquiera que esté en su mano.

Cuando la carta de triunfo (o sea, la que aparece la primera) es un As, un tres, un rey, un caballo o una sota, el jugador que tenga el 7 del mismo palo puede intercambiarlas. La misma operación puede llevarse a cabo, de idéntica manera, para cambiar el 7, 6, 5 o 4 por el 2.

Esta operación no se podrá realizar hasta que se gane una baza.

Finaliza una baza

Gana la baza de la brisca el jugador que haya colocado el triunfo de valor más alto o si no hay triunfos la carta del palo de inicio (la primera que se ha tirado) de valor más alto.

Este jugador recoge la baza y las guarda hasta el final de la ronda. Al finalizar la baza todos los jugadores roban del montón mientras queden cartas.

El jugador que gana la baza empieza tirando en la siguiente mano.

Finaliza una ronda

Una ronda finaliza cuando no les quedan cartas a los jugadores.

Se hará el recuento de puntos con las cartas que ha conseguido cada jugador.

Vídeo: cómo jugar a la brisca

A continuación, puedes ver un vídeo con las instrucciones para jugar ala brisca.

Valor de las cartas en la brisca

  • Por orden de más puntuación a menor:
    As: 11 puntos
    Tres: 10 puntos
    Rey: 4 puntos
    Caballo: 3 puntos
    Sota: 2 puntos
    Siete, Seis, Cinco, Cuatro, Dos: 0 puntos

Jugar a la brisca por parejas

Cuando participan 4 jugadores es posible jugar por parejas, situando a los jugadores de ambas parejas alternativamente.

Las reglas son exactamente las mismas que en juego individual, teniendo en cuenta que a efectos de obtener la pareja vencedora en cada mano se considera la suma de los puntos obtenidos por ambos jugadores.

Hay variantes entre los distintas regiones y en algunas se juega a la brisca de una manera diferente a la de otros. ¿Te suena? La que hemos mostrado hoy es la tradicional brisca española.

¡Cuéntanos en los comentarios cómo juegas tú!

Si te ha gustado pero quieres más, te dejamos aquí enlace a otros juegos de cartas:

El espía que se perdió

el espia que se perdioEl espía que se perdió es un juego de cartas al estilo «pueblo, duerme«, pero con una mayor sofisticación, nada usar naipes de la baraja española, qué va.

En este caso, los jugadores asumen distintos roles que se asignan de forma aleatoria.

Básicamente, el grupo de juego queda dividido en dos facciones: por un lado, los jugadores que sí saben dónde están; por otro, el espía que se perdió.

¿Cómo sabemos si estamos en un lado o en el otro? Porque se reparten unas cartas (hay un mazo por cada localización). La mayoría de las cartas muestran la localización y un rol para cada jugador (se puede jugar con o sin el rol, porque lo hace un poco más complicado).

Sin embargo, hay un jugador que no recibirá la localización sino una carta de espía.

Mecánica del juego El espía que se perdió

¿Cómo funciona El espía que se perdió? A base de preguntas y respuestas. Un jugador pregunta a otro jugador algo relacionado con la localización donde se encuentran. Esto es sencillo para los jugadores que sí saben dónde están pero, al mismo tiempo, no deben descuidarse para no darle pistas al espía.

Por ejemplo, si los jugadores están en la estación espacial y el que pregunta no es el espía, puede preguntarle a otro jugador algo como «¿En qué medio de transporte hemos llegado hasta aquí?»

Caben varias posibilidades. Si el jugador preguntado es el espía y no sabe que está en la estación espacial, podría delatarse al responder «en transporte público». O tal vez no, tal vez sea muy buen jugador y responda algo como «Hemos venido en un medio de transporte privado, no en transporte público», que podría servir para distintas localizaciones.

Del mismo modo, si el jugador que sabe que está en la estación espacial pregunta «¿Cómo vamos a volver a casa desde aquí?» podría darle una pista muy valiosa al espía, que se dará cuenta de que están en un lugar alejado. ¡Hay que tener cuidado con todo esto!

El espía que se perdió está recomendado para…

Te gustará si te gustan los juegos de ingenio y labia o si eres de esas personas capaces de mentir sin tartamudear. En caso contrario, tal vez lo pasas muy, muy mal.

Además, me he enterado por Zacatrus de que hay en camino una segunda parte del espía que se perdió que, por lo visto, va a tener todavía más localizaciones, va a ampliar el número de jugadores a 12 y además va a tener partidas con más de un espía. A mí me suena a demasiado pero es porque soy un paquete y no se me da bien el juego.

Si tienes curiosidad por ver una partida real, puedes ver el siguiente vídeo:

Fundas necesarias: estándar (63,5 mm x 88 mm).

© 2020 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑