CategoríaLibros de fantasía

Cuando hablamos de libros de fantasía, en general, hablamos de un género literario en el que aparecen elementos que se salen de lo que podríamos considerar “elementos realistas”.

Este es un género de largo recorrido histórico, que ha tenido notables ejemplos publicados desde el principio de los tiempos (bueno, al menos cuando el ser humano comenzó a escribir). En los últimos años, han surgido nuevas corrientes literarias que beben de la fantasía más tradicional, como son las novelas Young Adult o “para adultos jóvenes”.

Libros de fantasía épica

Dentro de esta categoría hay otras categorías, siendo una de las más conocidas y representadas el de la fantasía épica.

Los libros de fantasía épica se caracterizan por contener elementos heroicos, heredados de las distintas tradiciones mitológicas (dependiendo del libro, estas tradiciones serán europeas, asiáticas, americanas, africanas… y dentro de ellas también corresponderán a las zonas concretas de las cuales sus autores beban).

Los libros de fantasía épica más conocidos son, seguramente, los de El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien, pero existen otras sagas, como la Dragonlance, la de los Reinos Olvidados, las aventuras de Conan o, de alto impacto en la actualidad, la saga de Juego de Tronos.

La Compañía Amable, fantasía rolero-andalusí LGBT+ de Rocío Vega

La Compañía Amable es el título bajo el cual Rocío Vega ha publicado una serie de relatos de fantasía (medieval, épica, de clara influencia D&D-rolera) ambientados en una suerte de Al-Ándalus con demonios y elementales, repleto de poderosas hechiceras que obtienen su poder de tatuajes, protagonistas LGBTQ+, aventureras veteranísimas con más apechusques que nadie y morreos y violencia a espuertas.

Se pueden leer, por un euro al mes, en el patreon de Rocío Vega y a partir de su publicación por parte de la Editorial Cerbero este mismo mes de julio, en formato libro físico.

Fantasía LGBT+ con sabor a taifa

Las historias de La Compañía Amable son de lo más fresco que tenemos entre manos en cuanto a fantasía nacional.

Personalmente, estoy un poco cansado de leer todo el rato lo mismo: enanos y orcos, el camino del héroe, la damisela en apuros…

Nada de eso aparece en estos relatos.

No más elfos guapos y melancólicos, no más bárbaros hipervarolines, no más elencos 100% heterosexuales, no más ambientaciones anglo-germano-célticas. ¡Ya tenemos muchas cosas de estas! Ninguna copia barata de Merlín o Gandalf: ahora estamos a otras cosas.

Lo explico con un ejemplo.

El primer relato de la saga marca el tono y los temas de lo que vendrá después. En él se nos presenta a dos de las integrantes de la Compañía, ya mayores, con sus años mozos pasados.

Dalika, la clériga, se reúne con Trig, la guerrera (que está bastante cascada físicamente, llena de cicatrices y con rodilla ortopédica para poder caminar, porque quien hierro mata…) para solicitarle ayuda: su hijo está metido en un marrón y va a necesitar del acero de su vieja compañera.

Aunque ha pasado tiempo y las cosas no son tan fluidas como cuando eran jóvenes y la Compañía la formaban cinco jóvenas, volverán a luchar mano a mano porque eso es lo que las (viejas) amigas hacen.

De hecho, el relato se llama Por una amiga (y podéis descargar el audiolibro de Por una amiga en Lektu, de gratelo -pago social, eso sí- para ir echándole una oreja).

Si sois fans del género, sabéis que las historias de fantasía crepuscular con la amistad como tema central no son lo habitual, menos todavía aquellas con un par de mujeres en el otoño de su vida como protagonistas.

Si sois fans del género, también habréis reconocido elementos clásicos, como las profesiones al estilo de juego de rol de los personajes (Dungeons&Dragons or not metal at all).

Rocío Vega demuestra, para quien necesitase demostración, que se puede escribir fantasía épico-rolera sin caer en tópicos machistas y tropos vistos mil veces.

Los códigos son los mismos pero la perspectiva es diferente, y eso lo cambia todo.

Relacionado:  Las señoras de Mandrigyn (o la espada y brujería que nació en una clase de defensa para mujeres)

Vega, Jemisin y la nueva fantaciencia

No puedo evitar trazar una línea que va de La Compañía Amable a unas novelas que lo están petando desde 2016: la trilogía de La Tierra Fragmentada de la autora norteamericana N. K. Jemisin.

Vale, Vega todavía no ha ganado un Hugo ni un Ignotus, pero vamos a dejar por ahora el reconocimiento institucionalizado de lado. Jemisin y Vega son las hijas de Dungeons&Dragons, autoras herederas de la tradición “fantaciencia” que va de Robert E. Howard a Tolkien y llega hasta las múltiples copias de estos últimos que sufrimos disfrutamos actualmente.

Lo que estas y otras autoras están haciendo ahora es romper con los vicios a los que estos géneros nos tienen acostumbrados de un tiempo a esta parte.

No soy 100tífiko ni adivino pero apuesto 10 euros a que Jemisin, Vega o alguien de esta nueva quinta de escritoras de ci-fi/fantasía se convertirá en lo mismo que fue Dungeons&Dragons en los 80, Tolkien y Le Guin en los 50-60 y Conan el Bárbaro en los 30: el punto de partida, el estándar, Lo Normal(tm).

Es decir: dentro de 30 años, habrá gente IMITANDO a estas autoras, ya consagradas, cogiendo ALGUNOS elementos de sus obras y REPITIENDO otros hasta la saciedad en la confirmación de un nuevo paradigma de la fantasía que, como la Quietud, el mundo donde se desarrolla la trilogía de La Tierra Fragmentada, solo está esperando que llegue el fin del mundo para destrozarlo todo y volver a empezar sobre sus ruinas.

Relacionado: Vencer al dragón

El origen de La Compañía Amable

La Compañía Amable nace de la mano de la iniciativa #LaOtraFantasíaMedieval:

Por si no lo sabíais, Laura Morán lanzó una convocatoria para una antología llamada #LaOtraFantasíaMedieval. Pretendía demostrar que el medievo no tiene por qué ser #medievoooo cuando escribimos fantasía. Si hay dragones y elfos, ¿por qué no hombres y mujeres que hacen lo que les da la gana sin tener que encajar en un rol artificial? ¿Por qué perpetuar la violencia contra las mujeres amparándose en que “la época era así” (spoiler: no, no lo era) cuando le damos mil vueltas a un sistema Sandersoniano de magia dura?

El párrafo anterior está sacado de un artículo del blog de Vega, que además explica mucho más sobre La Compañía Amable. Creo que vale con leer su artículo para terminar de decidirse a leer estas historias.

Universo extendido y obras derivadas

Y ahora, un bonus. Ya hay ilustraciones de La Compañía Amable, en este caso realizadas por Prez Conquero (podéis ver más de su curro, también no relacionado con la Compañía, en su cuenta de Twitter, @_prezart):

Hajira – Ficción climática distópica de Francisco Serrano

Hajira francisco serrano ficcion climaticEl cambio climático se nos viene encima desde hace muchos años. No dentro de cien, ni dentro de cincuenta, ni dentro de diez; hace años que lo vivimos. Como la rana que disfruta de un baño en una olla que se calienta progresivamente, es difícil darnos cuenta de hasta qué punto va a hacernos pupa.

En este contexto que todavía estamos descubriendo y entendiendo, empiezan a surgir manifestaciones artísticas y culturales que hablan, de un modo u otro, del calentamiento global, el calentamiento global, el caos climático, la desertificación y las inundaciones que vienen, y sus consecuencias para el ser humano.

Hajira es la novela corta de Francisco Serrano que publica la editorial independiente y comprometida Episkaia:

El huracán se acerca. Los diques de los Archivadores, ya por debajo del nivel del mar, no aguantarán mucho más. Hajira tiene 17 años, un pasado enturbiado, como el de tantos otros, por la Inundación, y una pistola. El huracán se acerca y ella, como tantos otros, va a tener que elegir.

Hajira es una novelette de ficción climática de Francisco Serrano situada en un futuro aproximadamente cercano, que sigue a una adolescente a lo largo de las horas en las que su vida cambia radicalmente.

Compra Hajira en la web de Episkaia

Ponle las etiquetas que quieras: ficción climática, distopía, ciencia ficción, ficción especulativa. Lo que no es, es una novela utópica, o solarpunk, o hopepunk. Es jodida, jodida al estilo de Juez Dredd paseándose por Mega-City 1 pero sin humor alguno (negro o no).

Si provoca un sentimiento esta novela corta es: La Bajona, específicamente la bajona que supone imaginar el ‘mundo’ en el que se desarrollan los acontecimientos. ¿El peor de los mundos posibles? Muy posiblemente.

No es que la distopía sea reprochable per se, simplemente asusta un poco que el imaginario de la ficción climática tenga tantos elementos apocalípticos.  A lo mejor Mad Max es un imposible, pero una Iberia (medio) sumergida con gente pobre que sigue trabajando a pesar de que es pobre es un mundo tangible hoy día al 50%.

Al margen de estas consideraciones (entiendo además que a fans de las distopías les parezca estupenda esta ambientación), la de Hajira es una historia de contrabandistas, bajos fondos, armas caseras, veteranos de guerras que aún no han ocurrido, drones-policía y abuelas podridas de pasta en mansiones protegidas por inteligencias artificiales. Combinación ganadora en manos de un autor que construye tensión y clímax muy, muy buenos.

A favor: estilo, ritmo, drones-policía, la protagonista.

En contra: La Bajona.

  • 96 páginas, 17×12 cm
  • Rústica, b/n, portada a color de Ío Wuerich.
  • Precio: 5,00€

Compra Hajira en la web de Episkaia

Premios Ignotus 2018

Ese tuit que veis destacado sobre estas líneas forma parte de un comunicado en Twitter (sí, ¡el futuro era esto!) lanzado al ciberespacio por José Luis del Río, Presidente de la AEFCFT (Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror), con motivo de los Premios Ignotus 2018.

Cerrado el plazo para inscribirse en el censo que permite votar a las obras de Fantasía, Ci-fi y Terror, del Río explicaba en esta red social que ha habido mucho movimiento: se ha apuntado mucha gente al censo de los Ignotus 2018, más de la que esperaban, y lo atribuyea un “cambio generacional”, a “nuevas temáticas anteriormente inexploradas”.

¿Se reflejará en los resultados finales?

Si Fantaciencia votase en los Ignotus 2018…

…votaríamos varias cosas. Como no queremos dar la chapa, sí que nominaríamos a Mejor Publicación Web a La Nave Invisible. Ahí queda eso.

Por lo pronto, algunas de las nuevas editoriales surgidas en los últimos meses están haciendo campaña para dar a conocer sus novelas y autoras elegibles. Es el caso de la Editorial Cerbero y su MACROhilo:

Otras editoriales también se han animado a hacerse autobombo, como es lógico.

Los Premios Ignotus nunca han tenido la repercusión de un gran premio, ni literario de ninguna otra índole, y aunque intenten ser los Premios Hugo españoles todavía no tienen el empaque suficiente para que sean tan reconocidos, aunque fuese a nivel nacional, como tales.

¿Será este año 2018 el que finalmente los coloque en el mapa?

Seguiremos informando.

 

Cómo escribí el cuentojuego “Elige tu propio sábado noche”

El 9 de febrero se presenta en la librería Cervantes y Compañía de Madrid el libro Cuadernos de Medusa de la editorial Amor de Madre (previamente Pezsapo).

En el cuaderno publica gente MOY BOENA como Marina Míguez Lamanuzzi, Eva Cid, Elizabeth Duval, Laura Gómez, Andresito o Rocío Vega y resulta que yo también tengo un huequito.

Elige tu propio sábado noche

Ese huequito que me ha correspondido lo he llenado con “Elige tu propio sábado noche“, un cuentojuego (o sea, la versión corta de un librojuego) donde encarnas a un tipo que sale una noche “a ver qué pasa”. De ti depende que se pille un ciego monumental o que le entre a esa chica que está sola en la barra.

Si pides otra copa, ve a 19. Si quieres hablar con la chica, pasa a 3.

Fácil, ¿no? Como Elige tu propia aventura.

Sé que mucha gente escribe por hobby o de manera profesional y tiene curiosidad por este tipo de cosas, así que se me ha ocurrido contar mi experiencia escribiendo este cuentojuego. Que se note que me lo pasé bien escribiéndolo y, no sé, a lo mejor le resulta útil a alguien.

VAMO PA LANTE:

Paso 1. Herramientas para escribir un librojuego

  • El PC con el procesador de texto que más rabia te dé.
  • Excel o su versión libre.
  • Un cuaderno y boli donde poder pintarrajetear flujos de lectura.

Paso 2. ¿Qué quieres contar con tu librojuego?

Parece una perogrullada pero hay que darle una pensada al librojuego antes de escribir el librojuego.

No hablo ahora mismo del argumento o los personajes sino de ser conscientes del contexto y de la intertextualidad de los textos (hola, Roland Barthes).

No sé si me estoy explicando.

Por decirlo así: como eres tú quien decide (jeje) qué opciones va a tener quien lo lea, y eso quiere decir que CONTROLAS SU LIBRE ALBEDRÍO, tendrás que tener cuidado con qué vas a dejar que la persona que lea el cuento pueda elegir.

Un ejemplo muy claro:

Si tu librojuego va de caballeros en brillante armadura que rescatan damiselas en apuros, no puede ser que le des a elegir entre si quiere comprar una espada o si quiere robar una espada: ¡un caballero de verdad nunca robaría una espada! Y, en caso de que le dieses a elegir esa opción, la consecuencia lógica a “sí, elijo robar una espada” debería ser NEGATIVA, no una recompensa.

Entonces,

[Atención, el siguiente espoiler es un poco destripe. Perdón]

si Elige tu propio sábado noche se publica en una editorial que publica cosas feministas y LGBTIQ+ pues, bueno, lógicamente no puede ser que te dé a elegir cosas chungas y, si te las da a elegir y las eliges,… bueno, atente a las consecuencias.

[Ya pasó]

Paso 3. Escribir (ahora sí) un librojuego

Una vez que tenemos más o menos claro por dónde van a ir los tiros, viene la parte más dura: lo que viene siendo el tema de escribir la cosa en sí de verdad. El tecleo máximo.

Hay tantas formas de hacerlo como gente que ha escrito librojuegos o cuentojuegos, así que os cuento la mía, y ya está.

El caso (atención, ¡contexto!) es que cuando Victoria me propuso participar en Cuadernos de Medusa se me ocurrió que tenía sentido escribir esto y no otra cosa.

Un relato normal de un tío que sale por la noche pues, no sé, no le veo mucha chicha, no me lo leería ni yo.

SIN EMBARGO, SI TÚ PUEDES DECIDIR QUÉ HACE ESE TÍO CON SU NOCHE…

…ya es otra cosa.

Además, le he metido detalles fantásticos porque si no, ejem, el que se aburría escribiendo era yo.

Así que más o menos sí tenía una idea de lo que quería contar: cuando sales por la noche (si eres, por ejemplo, un hombre hetero) puedes hacer muchas cosas, como intentar ligar, o a lo mejor mejor no te apetece haccer eso, a lo mejor te puedes ir a la barra a beber.

A lo mejor decides ir a la barra a beber, y cuando llevas mucho tiempo en la barra tienes que ir al baño, pero antes de ir al baño a lo mejor te apetece tomar otra copa, pero a lo mejor te apetece hablar con alguien que viste de lejos, entonces tienes que elegir: o vas al baño, o tomas otra, o hablas con una persona.

Pero a lo mejor cuando hablas con esa persona que viste de lejos te dice que no quiere hablar contigo, y entonces tú puedes decidir si paras de molestar o si sigues intentando hablar con esta persona que no quiere hablar contigo.

Como veis, ejem, no me fue difícil imaginar una noche random en un bar de rock hasta las 6.

Así que escribí un arco argumental. Con “arco argumental” me refiero a una microhistoria que forma parte del cuentojuego, una con introducción (la intro es común a todas, es el primer párrafo que lees), nudo y desenlace.

Y luego escribí otro argumental, y esta nueva microhistoria tenía una intersección con la primera microhistoria.

Y luego una tercera, que podía hacerte volver al principio si hacías las elecciones adecuadas.

Y así.

Para orientarme en la construcción de las distintas historias y la intersección de los distintos arcos, usé dos cosas: un cuaderno, para dibujar un mapa, y un excel.

Bajo estas líneas, podéis ver las secciones que tiene el cuentojuego (son los cuadrados) con anotaciones que me indican qué sucede en cada una de ellas, y hacia qué secciones puedes ir según lo que elijas en cada uno de ellos.

Creo que se entiende mejor si lo veis:

mapa libro juego

Y esto, lo combino con el Excel.

El Excel es la cosa más tonta del mundo: básicamente me sirve para tener el control de los párrafos usados y los que todavía no he usado.

Cuando llevas escritos 25 párrafos, necesitas saber dónde está cada cosa.

¿He usado el 23 o el 32? ¿Tiene sentido que desde el párrafo 3 te den a elegir si pasar al 4 o al 5? ¿No será mejor que puedas elegir entre el 34 y el 12, para que parezca mucho más anárquico todo?

Tomes la decisión que tomes, necesitas tener un control de qué has hecho y dónde lo has hecho. Aunque esta historia no es lineal, tiene que tener también una coherencia en su aparente incoherencia estructural.

excel libro juego

¿Veis los colores? Al principio estaban todos en verde y sin anotación. Cuando escribía un párrafo, lo ponía en rojo y brevemente señalaba qué sucede en ese párrafo. Además, volvía sobre el cuaderno y dibujaba ese arco de nuevo.

Y, como diría Zizek, so on, and so on, and so on. Hasta que consideré que se me estaba yendo de las manos y paré.

En total, son 30 secciones (creo) las que puedes visitar. Algunas te permiten volver atrás y otras solo van para delante.

Lo bueno es que puedes jugarlo varias veces, tomando distintas decisiones.

Paso 4. Comprobando que el librojuego funciona.

En esta fase, es ideal que contéis con ayuda. Yo tuve la suerte de que Marina y la editora, Victoria, se leyesen el cuento.

Marina lo leyó sin jugar, es decir, sentido de lectura tradicional. O sea, que se lo leyó “desordenado” según la lógica del cuentojuego, pero ¿qué conseguí con esto? Que me dijese si tenía sentido el tono general.

Victoria, sin embargo, se lo leyó jugando y esto es superimportante, porque se dio cuenta de que en uno de los párrafos me había olvidado de poner a qué nuevo párrafo tenías que ir si elegías una de las opciones.

Por supuesto, yo me lo leí una vez pero tenía ya la cabeza como un bombo y me ponía más nervioso que otra cosa rollo “ay me he equivocado ay no está bien”.

Así fue, ¡y poco más!

Ahora, ¡te toca jugarlo! A la venta el 9 de febrero, en la página de Amor de madre y en algunas librerías. Juégalo una vez, y luego vuelve a jugarlo probando otras elecciones, a ver qué pasa.

No te olvides de contarme qué te ha parecido el cuentojuegoElige tu propio sábado noche” por aquí, por Twitter o por donde sea.

¡Hop!

Más sobre librojuegos:

Qué es un librojuego

Pestañas asesinas, el librojuego

Si has escrito un librojuego, te invito a que dejes un comentario para que pueda conocerlo.

#Navidad2050 Microcuentos para concienciar sobre el cambio climático

El colectivo Contra el diluvio de acción contra el cambio climático ha lanzado en estas fechas navideñas de 2017 un certamen de microcuentos sobre el cambio climático.

El concurso ya ha terminado (finalizó el 6 de enero de 2018). Puedes ver quién ha ganado en la página oficial del colectivo Contra el diluvio.

Nos han gustado los ganadores, pero hemos seleccionado algunos microrrelatos climáticos que, aunque no hayan ganado, nos han gustado y creemos que merecen reconocimiento:

Estas eran las bases para poder participar con tu microrrelato sobre el clima.

Desde el lunes 11 de diciembre hasta el domingo 31 de diciembre, puedes escribir Twitter un relato de hasta 267 caracteres (los otros 13 son para el hashtag #navidad2050), usar el hashtag indicado y ¡participar en el concurso! (Si no tienes o no quieres usar tuiter, siempre puedes participar, con las mismas restricciones de espacio, a través del correo contraeldiluvio arroba gmail punto com, utilizando el hashtag como asunto, así como en Facebook, con el mismo hashtag).

El tema es evidente: cómo ves la temporada navideña del año 2050. Ya sea la cena de Nochebuena, la guardia de Nochevieja, las vacaciones, la ausencia de las mismas… lo que te parezca, siempre que quepa en el espacio establecido.

Esperamos que vuelvan a celebrar certámenes similares porque es muy interesante ver qué es lo que piensa la gente del cambio climático.

Es decir: los microrrelatos son hijos de nuestro tiempo y entre sus líneas se puede leer qué pensamos hoy, en el año 2018, del problema del cambio climático.

También cabe reseñar que estamos viviendo la creación de una corriente literaria, al menos en cuanto a temática y formal (¡ahora los relatos no hace falta publicarlos en imprenta, pueden lanzarse directamente a redes sociales!) que, probablemente, va a seguir desarrollándose en los próximos años.

Cli-fi o ficción climática

Definición: la climate fiction, cli-fi o ficción climática es un género literario, emparentado con la ciencia ficción y la fantasía, en el que se tratan temas relacionados con el clima, sobre todo con el cambio climático, sus causas y sus consecuencias, o de forma más amplia con el ecologismo y el activismo ecologista.

La ficción climática puede venir en cualquier formato: novelas, cuentos, cómics, microrrelatos o microcuentos, pero también películas, cortometrajes, obras de teatro… es decir, que los microrrelatos que hemos podido leer gracias a este concurso pueden encuadrarse dentro de este género o subgénero.

ficcion climatica

Mi cómic favorito de fantasía épica: OGLAF

Que no os engañen: las cosas buenas pueden pasar muchas veces en la vida. Una de esas ocasiones en las que me enamoré de un tebeo (no son muchas) fue cuando conocí Oglaf, sin duda mi cómic de fantasía épica / medieval inventado / alta fantasía preferido.

¿Que por qué me gusta tanto? Porque mezcla de una forma impecable todo lo que tiene que ver con dragones y mazmorras con algo que suele faltar en este género: humor y sexo.

Un cómic NSFW

Antes de pinchar en el siguiente enlace (Oglaf es un webcomic gratuito, te vas a poder leer absolutamente todo lo que han publicado por la patilla) tienes que saber que no es apto para leer en el trabajo o con alguien mirándote por encima del hombro, lo que en inglés e internet se conoce como Not Safe For Work. Sí: es muy gráfico. Sí, hay de todo.

Yo solo aviso. Entra y flipa con Oglaf. Inclusivo, LGBT+ friendly y muy divertido.

 

Hey! He oído que te gusta el Hopepunk…

Si no lo nombras a lo mejor existe, pero no exite tanto como si lo nombras. El hopepunk es un rollo literarario.

O sea: no es un género literario, exactamente, es otra cosa: un estilo, un flow, un enfoque de las historias. Un enfoque contrapuesto al grimdark (el grimdark, como ya sabes, son aquellas historias en las que parece que Solo Existe La Guerra Vamos A Morir Todos, como lo que podemos ver en Black Mirror, por ejemplo).

Se trata de un concepto acuñado en Tumblr por la autora Alexandra Rowland.

¿Qué es el hopepunk?

Entonces.

Definición de hopepunk: bajo la etiqueta hopepunk encontramos historias de ciencia ficción, fantasía o terror cuyo tono general evoca la esperanza en momentos difíciles, en respuesta a todas aquellas historias donde parece que todo está perdido.

¿Cómo surge el hopepunk?

Citemos a las fuentes originales:

Hopepunk says that genuinely and sincerely caring about something, anything, requires bravery and strength. Hopepunk isn’t ever about submission or acceptance: It’s about standing up and fighting for what you believe in. It’s about standing up for other people. It’s about DEMANDING a better, kinder world, and truly believing that we can get there if we care about each other as hard as we possibly can, with every drop of power in our little hearts.

Going to political protests is hopepunk. Calling your senators is hopepunk. But crying is also hopepunk, because crying means you still have feelings, and feelings are how you know you’re alive. The 1% doesn’t want you to have feelings, they just want you to feel resigned. Feeling resigned is not hopepunk.

En román paladín: el hopepunk dice que preocuparse genuina y sinceramente por algo, por lo que sea, necesita valentía y fuerza. El hopepunk no va de sumisión o aceptación, sino de enferntarse y luchar por algo en lo que crees.

Ir a una manifestación es hopepunk, y llorar puede ser hopepunk porque eso quiere decir que tienes sentimientos. El 1% no quiere que tengamos sentimientos, solo que nos sintamos resignados. La resignación no es hopepunk.

O sea, que en contraposición con esas historias donde TODO LO QUE PASA ES MALO y los personajes son malos, oscuros, siniestros porque “no les queda otra”, hay otras historias donde los personajes deciden intentar dar lo mejor de sí mismos, a pesar de que todo sea una bosta.

Más o menos por ahí va la cosa.

Más definiciones, en este caso de las autoras Rocío Vega y Laura Morán:

Obviamente, el debate está vivo y querer encorsetarlo no va a poder con él, así que más os vale decidir si pensáis que en si hay algo más que guerra en el lejano futuro… o no.

Referencias sobre Hopepunk

En castellano

En el blog de Laura Morán Iglesias: https://lauramoraniglesias.com/2017/09/07/hopepunk-de-que-va-este-genero-y-por-que-es-tan-interesante/

En inglés

El post original: http://ariaste.tumblr.com/post/163697878524/ariaste-ariaste-the-opposite-of-grimdark-is

Haciendo una lista de relatos hopepunk: https://forum.rpg.net/showthread.php?815384-Building-a-list-of-quot-HopePunk-quot-storytelling

hopepunk

 

Vencer al dragón: La Inspiradora Historia De Una Madre Y Hechicera Emparejada Con Un Héroe De Leyenda

vencer al dragonHa coincidido la reedición en castellano de Vencer al dragón (Dragonsbane, en el original) con la reedición en castellano de El cuento de la criada, que a su vez coinciden en el tiempo con los primeros meses como Presidente de los Estados Unidos de América de, bueno, un tipo que decía por la tele que no podía contenerse ante las mujeres atractivas y que lo que hay que hacer con ellas es agarrarlas por el coño.

Estamos en el año 2017; Vencer al dragón se publicó originalmente en 1985 (estuvo nominado un par de veces en los premios Locus en años siguientes); El cuento de la criada es de 1984, Swastika Night es de 1937… ¿se va a acabar esto alguna vez?

Es un ciclo sin fin, el uróboros, el dragón que se muerde la cola.

Esta es la segunda entrada de la iniciativa Adopta una autora dedicada a Barbara Hambly.

¿De qué va Vencer al dragón?

La prosa poética de Barbara Hambly ya habría bastado para hacer de esta historia que le suena a todo el mundo algo diferente; pero no es, simplemente, una escritora con estilo. Es mucho más que eso.

La sinopsis no puede ser más típica: Hay un dragón muy malo liándola muy parda y un señor se va a buscar a un Héroe de Leyenda: John Aversin, el Vencedor de Dragones.

Sin emargo… Lo Que Se Encontró Al Hallar a Aversin Le Sorprendió y Estremeció.

Jenny: Madre y currela

La introducción que he propuesto al principio del artículo (que si Trump, que si El cuento de la criada…) es, básicamente, lo que iba pensando al leer capítulo tras capítulo de la novela.

Jenny, la protagonista (contra todo pronóstico) es una mujer muy cerca de los cuarenta, con un par de churumbeles, pareja del Vencedor de Dragones, instruída en las artes de la hechicería.

Resulta que no es muy buena encantadora porque no ha podido dedicarle todo el tiempo necesario: ha estado bastante ocupada criando a sus hijos.

1985, 2017. Time goes by so slowly. Vencer al dragón es una historia de mujeres de finales del siglo XX y principios del siglo XXI: demasiadas cosas que hacer para tan solo una vida.

Vamos a contar mentiras, tralará

Otro de los temas que desarrolla (y que es uno de los que más me gustan) es el de las narraciones o la construcción de historias más o menos verosímiles partiendo de un acontecimiento real pero que, en realidad, tienen lo justo justísimo de veraces.

A Gareth, más erudito que guerrero, le mandan buscar al Vencedor de Dragones al norte. Él, que se ha leído los cantos y las odas y las sagas épicas, se espera que el campeón sea, no sé, una mezcla entre Harrison Ford en Indiana Jones y Arnold Schwarzenegger en Commando con la Virtud y Moral de Santiago Abascal (por la gracia de Dios) vestido de Caballero con una Espada Mítica, a lo Rey Arturo. Lo que se encuentra es… un pastor. Que además usa anteojos.

¡Los cuentos son eso, cuentos! Propaganda. El pobre Gareth creía que el matadragones había acabado con el reptil como cantan las canciones: de frente, espada en ristre, honor, fuerza. Qué carita se le queda cuando le cuentan que no, que le engañaron, emplearon veneno para debilitarlo y finalmente acabaron con él… con un hacha. ¡Un hacha!

El relato histórico es siempre sesgado, se busque ese efecto o no. Gareth leyó los cantos que quisieron que leyese, por acción o por omisión. Su error fue comérselo con patatas, no ser crítico, confiar a ciegas en lo que le contaron. ¡Desdichado Gareth!

Vencer al dragón, como ocurría con Las señoras de Mandrigyn, un libro de fantasía épica que merece mucha más atención de la que cosecharon el 90% de libros de la Dragonlance y Reinos Olvidados juntos. La reedición de este año es una excusa perfecta para empezar a reivindicar el género más allá de Tolkien y, sobre todo, plagiadores de Tolkien.

Imagen: Ediciones B.

Título: Vencer al dragón
Autor: Barbara Hambly
Fecha de publicación: 2016
Editor: Ediciones B
En el idioma: Castellano
Género: Fantasía épica
ISBN: 9788466661584

Cuarto acercamiento al ovni, de Tamara Romero

Cuarto acercamiento al ovni, otra maravilla de Tamara Romero.

Los cuentos son tan breves que casi las premisas de su sinopsis son el pitch perfecto para que pique el gusanillo.

Mi preferido es el que da nombre a la recopilación, que es capaz de descolocar varias veces en muy poquito espacio de tiempo manteniendo, al mismo tiempo, una solidez en el relato espectacular.

El de las monjas que lanzan mierda con una catapulta a las personas que las asedian en el exterior del convento también es brütal, y con el de Pantócrator se me saltaban los ojos de las cuencas.

Relato corto bizarro

Como otros libros de relatos que se publican en la actualidad, me ha hecho pensar en eso que decía Poe (creo que era Poe) sobre la duración de los relatos. Para él, sus relatos tenían que leerse “de una sentada”, en una hora, hora y media. Ha pasado el tiempo y, ahora, “una sentada” es a lo mejor un viaje en bus de 20-30 minutos. Bueno, pues si nos guiamos por esto, los relatos de Cuarto acercamiento al ovni son hijos de su tiempo 100%.

Esta colección incluye las historias: Sabia serpiente, Cuarto acercamiento al ovni, El aeropuerto del fin del mundo, Modelo ajedrecista, Pantocrátor, Cabalatrix ha abandonado el edificio y Empieza por Z.

Puedes enterarte de más en su blog.

Librojuegos

Los librojuegos son obras literarias cuyo desarrollo narrativo no ocurre de forma lineal y en las cuales el lector tiene un papel activo sobre lo que ocurre en la trama.

El ejemplo más sencillo y conocido es el de los libros de Elige tu propia aventura.

¡Actualización a febrero de 2018!

Resulta que he escrito mi primer librojuego o más bien “cuentojuego” porque es más cortito. Se llama Elige tu propio sábado noche y está dentro de un compendio de relatos que publica Amor de Madre y que se llama Cuadernos de medusa. Te invito a que le eches un vistazo y si tienes curiosidad lee mi artículo sobre cómo escribí este librojuego en este mismo blog.

El autor del librojuego no elabora una única historia que empieza en la página 1 y llega hasta la última de forma lineal, sino que hay varias posibilidades entrelazadas y es el lector quien debe decidir si va tomando una decisión u otra. En función de estas decisiones, la historia resultante es diferente.

En Fantaciencia hemos reseñado algún librojuego ya, que puedes consultar a continuación:

Pestañas asesinas.

Es una lista en construcción 😉

Características de los librojuegos

La característica básica de un librojuego es que existen varias combinaciones en el desarrollo de la narración y que es el lector quien decide qué va sucediendo.

Los librojuegos clásicos suelen tener esta estructura en lugar de capítulos habituales:

  1. Párrafo o página con información.
  2. Elección (si quieres hacer una cosa, pasa a la página 3; si quieres hacer la otra, pasa a la 20).

Ejemplo:

“El dragón planeaba sobre el pueblo mientras los habitantes corrían de aquí para allá, tratando en vano de escapar de la muerte que acechaba desde arriba. A tu derecha, la milicia se prepara para lanzar una andanada de flechas contra el colosal reptil. A tu izquierda, tu caballo aguarda con todas tus pertenencias en sus alforjas.

Si quieres enfrentarte al dragón junto con los milicianos, pasa a la página 4.
Si quieres escapar a caballo, pasa a la página 45”.

Algunos librojuegos, como el que hemos mencionado de Pestañas asesinas, se acercan todavía más al concepto de los juegos de rol incluyendo fichas de personaje e incluso tiradas con dados.

Es decir, en este caso estaríamos ante un librojuego que tiene más elementos de juego que otros, que son más parecidos a un libro normal y corriente.

Otros tipos de librojuegos

Rayuela, de Julio Cortázar, es posiblemente el librojuego más prestigioso jamás escrito.

Tal vez me haya tomado una licencia importante al considerar que Rayuela es un librojuego, pero sí que es cierto que tienen características comunes a estos.

Se trata de una narración no lineal donde cada lector puede elegir el orden de la trama, saltando de un capítulo a otro y, de esta forma, cambiando la trama con sus decisiones.

Por supuesto, elementos como la ficha de personaje o los distintos finales no aparecen. Sin embargo, está suficientemente emparentado como para reseñarlo en este post.

Librojuegos en España: la asociación Dédalo

La asociación Dédalo es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como fin la divulgación cultural de la ficción interactiva y de los librojuegos, tanto en formato papel como digital, buscando aunar una comunidad de seguidores en todos sus ámbitos de aplicación (literatura, cine, radio, teatro, diseño de videojuegos y en general cualquier medio de expresión que interactúe con el espectador).

Su ámbito de actuación se orienta tanto a lo lúdico como a lo educacional y lo social, llevándose a cabo a nivel nacional.

Puedes visitar su página en el enlace anterior para apoyarles.

Historia del librojuego: Suffer the Consequences! de Doris Webster y Mary Alden Hopkins

Parece que hay consenso en la comunidad. Suffer the Consequences! (¡Sufre las consecuencias!) de Doris Webster y Mary Alden Hopkins es, con probabilidad, el primer librojuego escrito de la historia.

Puedes leer el hilo de James Ryan en Twitter sobre este tema aquí:

¿Cómo se escribe un librojuego?

Si te gusta la ficción interactiva, a buen seguro te habrás planteado escribir un librojuego. A continuación, tienes una respuesta (o tres) a esta pregunta:

¿Cómo se escribe un librojuego? Tres autores nos dan su respuesta

Modernos librojuegos: gamebooks en tu móvil

La evolución de los formatos de ocio ha hecho posible que ahora existan aplicaciones móviles que funcionan como librojuegos. Como siempre, es difícil darles un nombre concreto, pero muchos los conocen ya como “gamebooks“.

Tienen en común que, en lugar de videojuegos comunes, se basan sobre todo en el aspecto narrativo. Es decir, mantiene la idea de la lectura y la toma de decisiones, aunque no pasemos páginas físicas.

Lo que sucede en este caso es que se abre todo un abanico de posibilidades. Un teléfono inteligente permite mejorar la experiencia con imágenes y sonidos, además de tener la suficiente capacidad como para incluir mecánicas simples, como puede ser la generación aleatoria de resultados de dados, sin necesidad que lo hagamos con un dado analógico.

Puedes conocer más sobre los gamebooks o aplicaciones de este tipo en la página web de Cubus Games, una empresa dedicada a este tipo de entretenimiento.

Si todavía tienes más curiosidad, te dejamos un vídeo muy divertido de El Capo te canta la posta que explica a la perfección en qué consisten los librojuegos:

© 2018 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑