CategoríaLibros de fantasía

Cuando hablamos de libros de fantasía, en general, hablamos de un género literario en el que aparecen elementos que se salen de lo que podríamos considerar “elementos realistas”.

Este es un género de largo recorrido histórico, que ha tenido notables ejemplos publicados desde el principio de los tiempos (bueno, al menos cuando el ser humano comenzó a escribir). En los últimos años, han surgido nuevas corrientes literarias que beben de la fantasía más tradicional, como son las novelas Young Adult o “para adultos jóvenes”.

Libros de fantasía épica

Dentro de esta categoría hay otras categorías, siendo una de las más conocidas y representadas el de la fantasía épica.

Los libros de fantasía épica se caracterizan por contener elementos heroicos, heredados de las distintas tradiciones mitológicas (dependiendo del libro, estas tradiciones serán europeas, asiáticas, americanas, africanas… y dentro de ellas también corresponderán a las zonas concretas de las cuales sus autores beban).

Los libros de fantasía épica más conocidos son, seguramente, los de El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien, pero existen otras sagas, como la Dragonlance, la de los Reinos Olvidados, las aventuras de Conan o, de alto impacto en la actualidad, la saga de Juego de Tronos.

La noche del Vacío (Antonio Sancho Villar): carlistas steampunk del espacio exterior

Portada de La noche del Vacío de Antonio Sancho Villar

Dice el autor, Antonio Sancho Villar, en el prefacio de La noche del vacío (Pulpture, 2018) que los carlistas son los nazis de aquí, y la verdad es que yo diría que no, que los nazis de aquí son los franquistas, con una principal diferencia, que es que los de aquí duraron (duran) mucho más tiempo que los de allí, para nuestra desgracia.

Con lo que sí estoy de acuerdo es con que los carlistas son unos malos muy interesantes, creo que más cómodos (por perdedores perpetuos y por distancia temporal) que los fachas, a los que mola mucho ver como villanos de novelas de a 6 euros.

Tanto carlistas como fachas/franquistas son, en cualquier caso, unos buenos sacos de arena comehostias para que los héroes de nuestra imaginación se desquiten y hagan prevalecer valores más interesantes que los nac(z)ionales.

En La noche del vacío, los fans de Zumalacárregui y Carlos María Isidro de Borbón vienen que ni pintados para dar color a una España lovecraftiana-steampunk-andalusí que en nuestro plano de la existencia jamás existió pero quién sabe si en un universo paralelo es así, tal cual.

Crítica en tres palabras: Cortito y redondo.

PD: Me uno yo también a la petición de más ficción con carlistas (y añado, franquistas), que haberla hayla pero nunca sobran las ingloriousbasteradas.

Swastika Night, una distopía feminista de 1937

Demasiado bueno para no haber sido traducido / editado en España, la verdad.

Que se silencia por activa y por pasiva las voces de las mujeres es tan cierto que duele. Swastika Night (¿la noche de la esvástica?) va, precisamente, de cómo borrar la historia y aplastar a las que vinieron antes para que parezca que nunca estuvieron. También va de cómo revertir ese discurso, aunque se tarde generaciones en lograrlo.

La gracia principal del libro de Katharin Burdekin es que se publicó en 1937 y dibuja un mundo dominado por dos potencias mundiales, la Alemania Nazi y el Japón Imperial. En el momento de la narración, han pasado más de siete siglos desde la instauración del III Reich y parece que la cosa va palante (camino a los 1.000 años) y no tiene pinta de acabar. ¡Ojo! Publicado en 1937. Faltaban aún dos años para la invasión de Polonia por parte de la Alemania Nazi. ¡Hablando de visionarias…! Como nota adicional, y seguro que no os sorprende, se publicó inicial bajo el pseudónimo Murray Constantine. “Era otra época”, ya sabéis.

La autora británica Katharine Burdekin

Distopía de género bajo la bota nazi

Swastika Night es una distopía fácilmente comparable a las tres clásicas, a la precursora Nosotros (Zamiatin, año 1921, ¡censurada en la URSS!) y a la más moderna Cuento de la criada. No voy a entrar si es mejor o peor que todas estas, pero me parece claro que debería tener, como mínimo, la misma consideración que la más famosa de todas ellas (que sería 1984, ¿no?). Con la de Atwood tiene en común la perspectiva feminista. En esta ucronía de nazis vencedores, las mujeres (y los cristianos) han sido degradados y no son considerados personas; los hombres de los pueblos subyugados sí son “personas”, aunque nunca TAN humanos como un Nazi. Las mujeres sirven únicamente para dar a luz a los vástagos sanos del Reich; ni siquiera los cuidados más allá de los básicos que requieren los bebés los llevan a cabo ellas: a edad temprana, los niños son separados de sus madres.

También los hombres son sensiblemente diferentes, pero a todas luces muy parecidos, a los que somos hombres hoy en día. Como el género se construye y se performa, Burdekin nos muestra aquí cómo los nazis atribuyen características deseables como el pelo largo, sedoso y brillante a los jóvenes, y son incapaces de imaginar a una mujer llevándolo.

En una nota aparte, hablando un poco de teología, es “gracioso” todo el tema de Hitler como Dios a lo vikinguísimo THOR, mostrado como un RUBIAZO con BARBAZA en esculturas y lugares de culto (iglesias con forma de esvástica, lógicamente). De ahí también que mole que los niños tengan pelazo, claro. ¡Como lo tenía Hitler! ¿No? ¡Bueno, eso dice la tradición! Swastika Night no es una historia de revolución armada ni de resistencia heroica de las mujeres sino, más bien, de la construcción de la masculinidad / el género.

Como apuntes negativos, es cierto que se puede hacer un pelín pesado algún pasaje, porque hay más diálogos (de lejos) que acción, y algunos diálogos son un poco “pero qué me estás contando”, aunque es lo mínimo. A mí me ha flipado mucho y desde la primera escena, donde los Nazis oyen cantar a un coro angelical odas al Dios Hitler, me enganchó. Swastika Night no es una historia de revolución armada ni de resistencia heroica de las mujeres sino, más bien, de la construcción de la masculinidad / el género. Por ahora solo la he encontrado en inglés, aunque imagino que en otros idiomas está disponible (pero no los hablo). Si tenéis la oportunidad, leedla. Es muy, muy buena, hace 80 años y ahora.

El Pacto (una historia de La Compañía Amable)

En la variedad está la diversión. El Pacto (una historia de La Compañía Amable) de Rocío Vega no es tu típica historia de espada y brujería pero vaya, ¡como si todo el ciclo de Conan hubiese tenido el mismo tono! 

La novela corta sigue los pasos de dos personajes secundarios que aparecían en los relatos de LCA, el maromo nórdico Alek y la poderosa aunque todavía sin explotar todo su poder al 100% Shavali.

Es una historia breve y por eso tampoco quiero destripar mucho de su contenido, pero dejo un par de pistas: me gusta mucho cuando los protagonistas de cualquier historia se encuentran a su reflejo obscuro/antagónico y se pelean, no puedo evitarlo, y me ha gustado también el juego de narradores, que además te toma por persona inteligente y no te pone quién habla al iniciar el capítulo como en Otras Novelas De Fantasía.

Además, Vega aprovecha para tocar otros temas de forma relativamente velada, como las relaciones sentimentales (¿qué es, si no un pacto, una pareja que se quiere y habla de que se quiere y de que quiere estar junta?).

Como decía al principio, no es la típica aventura épico-fantástica… pero si hasta Conan vivió un misterio al estilo del Cluedo en “El dios en el cuenco“, ¿por qué no puede haber una novela sobre quererse, aunque haya también duelos de mandobles y hechizos?

Puedes comprarlo en la tienda online de la Editorial Cerbero.

Las Espadas de don Domingo

Don Domingo de Calabarata y Albiz murió tres días después de la fundación de su propia Compañía, bautizada sin remilgos Las Espadas de don Domingo.

Viéndose a sí mismo como un héroe de leyenda, sabedor de que merecía por derecho propio el éxito que se escondía en la Torre del Climomante, se condujo sin saberlo, cabeza alta y ojos brillantes, directo a una sencilla trampa oculta en un sinuoso pasillo. El ingenio técnico, un suelo falso que descubría un foso lleno de estacas cuando soportaba el suficiente peso, funcionó a la perfección y segó la vida del hidalgo en un visto y no visto.

Seguir leyendo

Los 15 libros de 2018 en Fantaciencia

No sé si son los 15 mejores libros de 2018 pero sí los 15 libros que me he leído este año que he dicho “oye pues este a ver si te lo miras que a mí me ha molado” fantacientíficamente.

Hay de todo, pero todo bueno.

 

1. El amante germano, de Pilar Pedraza.

Brujas, gladiadoras y amantes hechos de cera. Te gustará si te gusta la fantasía, la Antigua Roma y el humor negro.

2. Horizonte Rojo, de Rocío Vega.

Como ser freelance hoy, pero con escopeta y en nave espacial. Te gustará si te gustó Apocalypse Nyx.

3. La compañía amable, de Rocío Vega.

La ya clásica fantasía rolero-andalusí. Te gustaría si te gustan los dragones, las mazmorras y el queerismo. Reseña en Fantaciencia.

4. La noche del vacío, de Antonio Sancho Villar.

Ucronía carlista con mechas e invocaciones varias. Te gustará si te gusta estirar la historia de España y los mitos de Cthulhu.

5. La ladrona de tomates, de Ursula Vernon.

No enfadar a las abuelas, sobre todo si saben magia. Reseña en fantaciencia.

6. Micosis, de Enerio Dima.

El capitalismo mata y nos convierte en zombis. Da miedo porque es de miedo y porque es muy real.

7. Atena telurian y la combustión espontánea, de Tamara Romero.

Cada historia de Tamara Romero, una alegría.

8. Al final siempre ganan los monstruos, de Juarma López.

Feísmo y farlopa.

9. El informe Monteverde, de Lola Robles.

Filólogas por el cosmos. Para leérselo a alguien en voz alta. Reseña en Fantaciencia.

10. Gamusinos, de Raquel Froilán.

Hacer bromas que luego resulta que son verdad, y son mortales, nunca fue tan divertido. Reseña en Fantaciencia.

11. Matriarcadia, de Charlotte Perkins Gilman.

Un clásico de la utopía feminista. Para completistas y para saber de dónde viene todo esto.

12. La balada de Tom el Negro, de Victor LaValle.

Mitos de Cthulhu antirracistas con su poquito de guitarreo sureño.

13. Agua en los pulmones, de Kelly Robson, Lucy Taylor y Ruthanna Emrys

Tres historias, tres. Gotiqueo, larga vida a la nueva carne y Cthulhu visto desde una novedosa perspectiva. Si no te gusta uno, te puedes ir al siguiente.

14. Apocalypse Nyx, de Kameron Hurley.

Como ser freelance hoy, pero con escopeta y en nave espacial. Te gustará si te gustó Horizonte Rojo.

15. Estío, VVAA

Ficción climática de bastante bajona para un presente que tiene los días contados.

Bis: Andros, de Eleazar Herrera.

Minihistorietita de ciencia ficción cuqui de gratis en Lektu. Para abrir boca.

La ladrona de tomates, de Ursula Vernon

la ladrona de tomates ursula vernonSabes que estás leyendo el libro correcto cuando una abuela armada que planta tomates en el desierto dice que no descarta el asesinato si se encuentra con quien se los está robando.

La editorial Cerbero ha lanzado la novela ganadora del premio Hugo 2017 a Mejor Novela Corta, traducida por Arrate Hidalgo, una historia pequeñita con un montón de elementos estimulantes, nada de infodumps y todo sugerencias y sugestión. Como la cabina del Doctor Who, cuando lo abres, el interior es más grande de lo que parecía.

Desiertos inconmensurables, dioses-tren, ferrosacerdotes, la realidad doblada y vuelta a doblar, y magia, mucha magia, conforman el mundo donde vive plácidamente la abuela Harken, plantadora de tomates. ¿Quién osaría robar los frutos de su sudor a una apacible ancianita? Alguien que no conociese su poder ni hasta dónde es capaz de llegar, está claro.

Pensé mucho en esta canción mientras leía:

Sobre la autora Ursula Vernon

Ursula Vernon (nacida en 1977 en Carolina del Norte, Estados Unidos) es una polifacética autora y artista, escritora de series para público infantil y juvenil así como autora de novelas para adultos y webcomiquera. También es ilustradora.

Puedes leer The Tomato Thef en inglés en este enlace o comprarlo en castellano en la web de la Editorial Cerbero.

Augurio

La augur Noctiluca, que se había arrancado los ojos y los había arrojado al lago para ver con mayor claridad, despertó aquella madrugada sobresaltada por los vigorosos golpes con los que llamaban a su puerta.

Se sentó a los pies de la cama, bostezó y tanteó hasta encontrar el tabaco que había liado, previsora, la noche anterior. No le había dado tiempo a colgárselo de los labios cuando volvieron a reclamarla a trompazos. Una voz amortiguada se coló en la casita.

—La Dama os requiere tan pronto como sea posible. Necesita de vuestra visión.

Prendió el cigarro. Con la primera calada, columbró un asunto grave. Habrían esperado a que amaneciese si no lo fuese.

—¿Qué es lo que pasa?

—La Dama desea tener en cuenta vuestra pespectiva. Desconoce la naturaleza de cierto acontecimiento, acaso buen o mal augurio.

Silencio, otra calada y de nuevo desde el exterior:

—Hay tormenta en el páramo, y el viento sopla en nuestra dirección.

La bruja exhaló, el misterio resuelto.

—Mal augurio, pues.

“Hopepunk”: un enfoque optimista para la fantasía y la ciencia ficción

 

¿Hasta el gorro de “fantasía oscura”? ¿De personajes castigados más bajoneros que una película de Michael Haneke? ¿De violencia sin ton ni son, de personajes abusados y maltratados porque sí? ¿Del grimdark? ¡Oh, pues debes saberlo! ¡Mucha gente está como tú!

Así que hoy hablamos de lo contrario: del Hopepunk.

Y me dirás: eso qué es lo que es.

¿Qué es el hopepunk?

Bien, no es fácil dar una definición de hopepunk, pero por intentarlo que no quede:

El hopepunk es una manera, una intención, un enfoque a la hora de contar historias que se caracterizan por ser optimistas, positivas y llenas de fuerza y energía.

O sea: no es un género literario, exactamente, es otra cosa: un estilo contrapuesto al grimdark (el grimdark, como ya sabes, son aquellas historias en las que parece que Vamos A Morir Todos, como lo que podemos ver en Black Mirror, por ejemplo. Grim significa “crudo, desalentador” y dark significa “oscuro”, así que imagínate. Warhammer 40K tiene la culpa).

Así, bajo la etiqueta hopepunk encontramos historias de ciencia ficción o fantasía principalmente,  cuyo tono general evoca la esperanza en momentos difíciles, en respuesta a todas aquellas historias donde parece que todo está perdido.

¿Cómo, dónde y cuándo surge el hopepunk?

Se trata de un concepto acuñado en Tumblr por la autora Alexandra Rowland

Citemos a las fuentes originales:

Hopepunk says that genuinely and sincerely caring about something, anything, requires bravery and strength. Hopepunk isn’t ever about submission or acceptance: It’s about standing up and fighting for what you believe in. It’s about standing up for other people. It’s about DEMANDING a better, kinder world, and truly believing that we can get there if we care about each other as hard as we possibly can, with every drop of power in our little hearts.

Going to political protests is hopepunk. Calling your senators is hopepunk. But crying is also hopepunk, because crying means you still have feelings, and feelings are how you know you’re alive. The 1% doesn’t want you to have feelings, they just want you to feel resigned. Feeling resigned is not hopepunk.

En román paladín: “el hopepunk dice que preocuparse genuina y sinceramente por algo, por lo que sea, necesita valentía y fuerza. El hopepunk no va de sumisión o aceptación, sino de enferntarse y luchar por algo en lo que crees.

Ir a una manifestación es hopepunk, y llorar puede ser hopepunk porque eso quiere decir que tienes sentimientos. El 1% no quiere que tengamos sentimientos, solo que nos sintamos resignados. La resignación no es hopepunk”.

O sea, que en contraposición con esas historias donde TODO LO QUE PASA ES MALO y los personajes son malos, oscuros, siniestros porque “no les queda otra”, hay otras historias donde los personajes deciden intentar dar lo mejor de sí mismos, a pesar de que todo sea una bosta.

Más o menos por ahí va la cosa.

Más definiciones, en este caso de las autoras Rocío Vega y Laura Morán:

Obviamente, el debate está vivo y querer encorsetarlo no va a poder con él, así que más os vale decidir si pensáis que en si hay algo más que guerra en el lejano futuro… o no.

¿Hay un listado de relatos o películas hopepunk?

Como este estilo o subgénero está todavía en pañales, es difícil hablar de un canon hopepunk, pero tal vez pronto podamos mostraros aquí una lista de ficciones positivas y optimistas.

Por lo pronto, sabemos que se hizo un pequeño concurso llamado Nido de relatos I: Hopepunk.

Las ganadoras fueron:

1º premio: “Caída” de MJ Ceruti.

2º premio: “Invisibles” de Laura Morán Iglesias.

3º premio: “Ascensión a la Luna en Magicalea” de Eduardo Norte.

Mención de honor: “Trasplante” de David Pierre.

Referencias

En castellano

En el blog de Laura Morán Iglesias: https://lauramoraniglesias.com/2017/09/07/hopepunk-de-que-va-este-genero-y-por-que-es-tan-interesante/

En inglés

El post original del que hemos hablado antes: http://ariaste.tumblr.com/post/163697878524/ariaste-ariaste-the-opposite-of-grimdark-is

Haciendo una lista de relatos hopepunk: https://forum.rpg.net/showthread.php?815384-Building-a-list-of-quot-HopePunk-quot-storytelling

hopepunk

¿Has escrito una historia de fantasía optimista que crees que puede caber dentro del concepto de “hopepunk”? ¡Háznoslo saber! Deja un comentario en este post y le echaremos un vistazo. Si creemos que nos cuadra dentro de lo que entendemos que es este “subgénero”, lo añadiremos a la lista de historias hopepunk.

La Compañía Amable, fantasía rolero-andalusí LGBT+ de Rocío Vega

La Compañía Amable es el título bajo el cual Rocío Vega ha publicado una serie de relatos de fantasía (medieval, épica, de clara influencia D&D-rolera) ambientados en una suerte de Al-Ándalus con demonios y elementales, repleto de poderosas hechiceras que obtienen su poder de tatuajes, protagonistas LGBTQ+, aventureras veteranísimas con más apechusques que nadie y morreos y violencia a espuertas.

Se pueden leer, por un euro al mes, en el patreon de Rocío Vega y a partir de su publicación por parte de la Editorial Cerbero este mismo mes de julio, en formato libro físico.

Fantasía LGBT+ con sabor a taifa

Las historias que encontramos en el libro de La Compañía Amable son de lo más fresco que tenemos entre manos en cuanto a fantasía nacional.

Personalmente, estoy un poco cansado de leer todo el rato lo mismo: enanos y orcos, el camino del héroe, la damisela en apuros…

Nada de eso aparece en estos relatos.

No más elfos guapos y melancólicos, no más bárbaros hipervarolines, no más elencos 100% heterosexuales, no más ambientaciones anglo-germano-célticas. ¡Ya tenemos muchas cosas de estas! Ninguna copia barata de Merlín o Gandalf: ahora estamos a otras cosas.

Lo explico con un ejemplo.

El primer relato de la saga marca el tono y los temas de lo que vendrá después. En él se nos presenta a dos de las integrantes de la Compañía, ya mayores, con sus años mozos pasados.

Dalika, la clériga, se reúne con Trig, la guerrera (que está bastante cascada físicamente, llena de cicatrices y con rodilla ortopédica para poder caminar, porque quien hierro mata…) para solicitarle ayuda: su hijo está metido en un marrón y va a necesitar del acero de su vieja compañera.

Aunque ha pasado tiempo y las cosas no son tan fluidas como cuando eran jóvenes y la Compañía la formaban cinco jóvenas, volverán a luchar mano a mano porque eso es lo que las (viejas) amigas hacen.

De hecho, el relato se llama Por una amiga (y podéis descargar el audiolibro de Por una amiga en Lektu, de gratelo -pago social, eso sí- para ir echándole una oreja).

Si sois fans del género, sabéis que las historias de fantasía crepuscular con la amistad como tema central no son lo habitual, menos todavía aquellas con un par de mujeres en el otoño de su vida como protagonistas.

Si sois fans del género, también habréis reconocido elementos clásicos, como las profesiones al estilo de juego de rol de los personajes (Dungeons&Dragons or not metal at all).

Rocío Vega demuestra, para quien necesitase demostración, que se puede escribir fantasía épico-rolera sin caer en tópicos machistas y tropos vistos mil veces.

Los códigos son los mismos pero la perspectiva es diferente, y eso lo cambia todo.

Relacionado:  Las señoras de Mandrigyn (o la espada y brujería que nació en una clase de defensa para mujeres)

Como comenta la propia Vega en esta entrevista concedida a David Pierre, “El género rolero-andalusí, que empezó como una broma (?) en una reseña de Fantaciencia pero que parece que está calando, sería algo así como la unión de los elementos clásicos de la fantasía épica y rolera (el guerrero, el mago, el clérigo, el pícaro, el bardo) y darles un meneo andalusí con elementos que, por sernos cotidianos, nos parecen raros. Cuando la guerrera de la historia no utiliza espada larga, sino una cimitarra, y para desayunar se zampa unas migas con chorizo en lugar de unas gachas con miel, se establece una especie de disonancia entre lo que se espera y lo que se conoce que a los fans les ha encantado“.

Seguir leyendo

Hajira – Ficción climática distópica de Francisco Serrano

Hajira francisco serrano ficcion climaticEl cambio climático se nos viene encima desde hace muchos años. No dentro de cien, ni dentro de cincuenta, ni dentro de diez; hace años que lo vivimos. Como la rana que disfruta de un baño en una olla que se calienta progresivamente, es difícil darnos cuenta de hasta qué punto va a hacernos pupa.

En este contexto que todavía estamos descubriendo y entendiendo, empiezan a surgir manifestaciones artísticas y culturales que hablan, de un modo u otro, del calentamiento global, el calentamiento global, el caos climático, la desertificación y las inundaciones que vienen, y sus consecuencias para el ser humano.

Hajira es la novela corta de Francisco Serrano que publica la editorial independiente y comprometida Episkaia:

El huracán se acerca. Los diques de los Archivadores, ya por debajo del nivel del mar, no aguantarán mucho más. Hajira tiene 17 años, un pasado enturbiado, como el de tantos otros, por la Inundación, y una pistola. El huracán se acerca y ella, como tantos otros, va a tener que elegir.

Hajira es una novelette de ficción climática de Francisco Serrano situada en un futuro aproximadamente cercano, que sigue a una adolescente a lo largo de las horas en las que su vida cambia radicalmente.

Compra Hajira en la web de Episkaia

Ponle las etiquetas que quieras: ficción climática, distopía, ciencia ficción, ficción especulativa. Lo que no es, es una novela utópica, o solarpunk, o hopepunk. Es jodida, jodida al estilo de Juez Dredd paseándose por Mega-City 1 pero sin humor alguno (negro o no).

Si provoca un sentimiento esta novela corta es: La Bajona, específicamente la bajona que supone imaginar el ‘mundo’ en el que se desarrollan los acontecimientos. ¿El peor de los mundos posibles? Muy posiblemente.

No es que la distopía sea reprochable per se, simplemente asusta un poco que el imaginario de la ficción climática tenga tantos elementos apocalípticos.  A lo mejor Mad Max es un imposible, pero una Iberia (medio) sumergida con gente pobre que sigue trabajando a pesar de que es pobre es un mundo tangible hoy día al 50%.

Al margen de estas consideraciones (entiendo además que a fans de las distopías les parezca estupenda esta ambientación), la de Hajira es una historia de contrabandistas, bajos fondos, armas caseras, veteranos de guerras que aún no han ocurrido, drones-policía y abuelas podridas de pasta en mansiones protegidas por inteligencias artificiales. Combinación ganadora en manos de un autor que construye tensión y clímax muy, muy buenos.

A favor: estilo, ritmo, drones-policía, la protagonista.

En contra: La Bajona.

  • 96 páginas, 17×12 cm
  • Rústica, b/n, portada a color de Ío Wuerich.
  • Precio: 5,00€

Compra Hajira en la web de Episkaia

© 2019 Fantaciencia

Tema por Anders NorénSubir ↑