Ya llevo bastante tiempo interesado en todo el tema del rock ocultista actual, que bebe directamente de los ’70 pero que trae cosas nuevas al panorama. Bandas como Jex Thoth o Blood Ceremony son conocidas internacionalmente pero… ¿qué hay de por aquí cerca?

Desde Pamplona, Kabbalah.

A ver, el tema del rock ocultista (occult rock, en inglés) es al final un elemento común que tienen muchas bandas que luego en realidad son muy diferentes entre sí. De las que hemos mencionado antes, Jex Thoth es doom metal a muerte, superatmosférico, con riff pesados y lentos; Blood Ceremony, sin embargo, recuerda al rock con flauta, a Jethro Tull, a Focus y a Ñu.

Kabbalah, por su parte, son muy stoner  pero tienen ese rollo que te hace pensar en un akelarre en lo más profundo del bosque, con melodías pegadizas y voces evocadoras. La canción Dark Revelation es 100% una invocación, aunque a tal vez mi preferida, por el contraste que crean con el piano, es Resurrected.

Buenísimo de cabo a rabo.

Kabbalah según Kabbalah

Biografía (de su Facebook):

Kabbalah es un nuevo proyecto firmado por Carmen y Marga, antiguas componentes de Las Culebras, que tras varios discos y un amplio recorrido por los escenarios del rock glamuroso nacional, inician un nuevo camino hacia ambientes más oscuros, mirando hacia los 70 con una clara predilección por lo oculto, la brujería, y los sonidos escalofriantes pero manteniendo la melodía como bandera.

Debutan en 2013 con un EP que marca los pasos a seguir, al que sigue “Primitive Stone” en 2015, consiguiendo muy buenas críticas. Su sonido ha sido definido como fuerte, enigmático y fascinante, y se mueve entre destellos de occult rock, retro de los 70 y clásico heavy-psicodélico de finales de los 60.

La banda se consolida a finales de 2015 con la entrada de Alba a la guitarra, afianzando aún más su sonido, y con esta formación se dispone a grabar su tercer EP, en el que seguirán explorando la oscuridad mediante ritmos hipnóticos y melodías electrizantes.

Poca broma con el interesantísimo análisis de la banda sonora de las películas de El Señor de los Anillos que se ha marcado el músico Jaime Altozano.

Su primera parte, la que refiere a La comunidad del anillo, se acerca rápidamente a las 500.000 visualizaciones.

En estos tiempos donde, desde grandes medios de comunicación, opinólogos de todos los pelajes miran con desdén a jóvenes y youtubers (y jóvenes youtubers, a veces) cabe preguntarse cuál fue la última vez que Pérez Reverte o Javier Marías consiguieron hacer algo parecido a… esta burrada:

Análisis de la banda sonora de La comunidad del anillo:

Análisis de la banda sonora de Las dos torres:

Análisis de la banda sonora de El retorno del rey:

Obviamente, el canal de Altozano es muy interesante porque, al final, lo que hace es divulgación; divulgación musical. Os invito a que le echéis un vistazo porque tiene de todo y todo muy interesante.

Eso sí, vais a necesitar algunas horas para poder acabároslo todo…

Siguiento con el tema de la fantasía épica, yo casi le pediría que el próximo análisis se lo haga de la banda sonora de Conan, de Basil Poledouris, que también es una maravilla.

El tute es un curioso juego para baraja española, así como no de los más tradicionales. Se puede jugar entre dos, tres o cuatro jugadores empleando un mazo de 40 naipes. Al igual que en Escoba, también se juega por bazas.

Existen diferentes tipos de Tute, como el subastado, el gana-pierda, el pierde en medio o el cabrero. Hoy hablaremos del tute original, que tiene muchas similitudes con la Brisca.

El objetivo: ganar la mayor cantidad de rondas ya establecidas antes de iniciar el juego.

Valores:

As: 11

Tres: 10

Rey: 4

Caballo: 3

Sota: 2

Las demás: nada.

Cómo se juega al tute

Se reparten las barajas entre los jugadores, la última de ellas dirá cuál es el palo que será superior al resto. Como en Brisca, también se le llama triunfo o pinta.

El jugador designado para iniciar la baza, el jugador “mano”, coloca una primera baraja. La ronda continuará hacia la derecha y en ella los jugadores tienen que decidir entre las siguientes opciones:

  • Montar: colocar una carta del mismo palo que supere el valor de la inicial.
  • Asistir: lanzar un naipe del palo de salida de un valor inferior
  • Fallar: jugar un número perteneciente al palo de triunfo. Si este ya ha sido jugado, deber “pisar”, es decir, colocar un número superior.
  • Contrafallar: si no es posible asistir ni fallar, echar cualquier otra baraja.

La baza la gana aquel que tenga la carta más alta del palo de salida. O la que pertenezca al palo triunfo de mayor valor.

pestañas asesinas librojuegoFresquísimo que en este pequeño renacimiento del librojuego / librojuego digital que estamos viviendo te puedas encontrar obras con temáticas que vayan más allá de las mazmorras con dragones o el exterminio de alienígenas.

De la ficha de Pestañas asesinas de Libros de Autoengaño:

“Una extraña plaga está convirtiendo a la gente en zombis que no buscan tu carne, sino convertirte en un adefesio mal maquillado. El mundo está sumido en el caos. Sólo tú, una travesti con superpoderes, podrá salvar el planeta de esta plaga de mamarrachas antes de que acaben con la dignidad de toda la humanidad.”

Esta es la premisa de Pestañas Asesinas, el primer librojuego travesti jamás creado. ¿Te acuerdas de esos libros en los que tú eras el protagonista y avanzabas tomando decisiones, matando monstruos y encontrando tesoros? ¡Ahora puedes seguir haciéndolo! Eso sí, bien maquillada y con taconazo, ya que en Pestañas Asesinas encarnarás a una travesti cabaretera en un mundo apocalíptico y bizarro, intentando sobrevivir a zombis con mal gusto, travestis trastornadas, famosos muertos vivientes, parques de atracciones embrujados, ejércitos lésbicos, pelucas carnívoras, conspiraciones científicas… Siempre intentando no perder el glamour ni la dignidad.

Después de mil y una historias de musculados héroes rescataprincesas, después de mil películas de Indiana Han Clint Willis Sylvester Gable Humphrey Wayne, después de mil libros con El Mismo Tipo De Personaje Protagonista, que hoy interpretemos a una travesti en Pestañas asesinas es la hostia.

Las supertravestis de Fidel Lorite

Pestañas Asesinas tiene muchas virtudes: el sistema de juego está curradísimo para que sea jugable con dado o en transporte público; el planteamiento es muy original también en cuanto a ficha de personaje (no hay Fuerza y Resistencia, hay Dignidad y Glamour) y en general consigue algo MUY importante (pa mí, vaya), que es que desde las páginas de instrucciones te sumerjas en el mundo de taconazos y mamarracherío en el que se desarrolla la aventura. Claramente lo digo: mucho librojuego flipao debería envidiar lo que ha conseguido el autor Fidel Lorite en cuanto a mecánica de juego.

También me han llamado la atención los guiños a otros librojuegos o al tema de la fantasía, muy bien traídos, como cuando te encuentras con la espada Vorpaloosa. Al final lo que he sentido con Pestañas asesinas es que retuerce el canon al que el mundillo friki/nerdaco está acostumbrado, le da una vuelta a los clichés ya vistos mil y una vez (joder, si es que este libro tiene hasta uno de esos míticos laberintos en los que te pierdes yendo a la página 201 y volviendo a la 14 y yendo ahora a la 63 que te manda de nuevo a la 14…) tanto en los librojuegos o en los géneros fantástico/de zombis, y los enfoca desde perspectiva poco común como es el mundo de la noche, las pelucazas y el cabareteo. Y eso es bonito.

Además de lo que viene siendo físicamente el libro, con sus hojitas y tal, te puedes hacer tu propia muñeca travesti con un recortable que incluye el libro. ¡Vamos, que es casi transmedia!

Sí es verdad que en algunos casos los párrafos parecen un poco apresurados, lo que en parte no está mal porque le imprime un ritmo así como ACUCIANTE que hace que te apetezca tomar la siguiente decisión YA YA YA pero bueno, yo ké sé. Tiene algunos otros detallitos un poco así (creo que he encontrado una errata que te dice que vayas a la página X pero luego no se corresponde con lo que debería haber… un clásico de los librojuegos, eso sí) pero en general está muy gracioso, impresión positiva.

Por ahora solo he llegado a un final: me ha comido una travesti-zombi gigante. A ver qué pasa en mi siguiente intento.

El cinquillo es un juego de cartas en el cuál se usa la baraja española.

Se puede jugar de dos a cuatro jugadores.

¿Cómo se juega al Cinquillo? Reglas:

Se reparten todas las cartas del mazo si juegan cuatro jugadores.

Si juegan tres jugadores se reparten 14 cartas a un jugador y a los otros 13 cartas en las sucesivas manos lleva 14 cartas el jugador de la derecha que llevó 14 en la mano anterior.

Una vez repartidas las cartas sale el que tenga el 5 de oros, el siguiente será el jugador de la derecha del que salió primero tendrá que poner en la mesa otro 5 o una carta de oros ascendente o descendente al 5 de oros.

Si un jugador no tiene ninguna carta para tirar tiene que pasar el turno.
Gana la ronda el primer jugador que se quede sin cartas, el jugador que gane la ronda consigue 5 puntos mas un punto por cada carta que le queden a sus compañeros.

Vídeo: cómo jugar al cinquillo

En esta casa somos muy fans de Tamara Romero (como se puede ver aquí o aquí) y si hay que comprarse un libro con otros 10 relatos de diferente autoría pues nos lo compramos y listo.

En este caso, Bienvenidos al bizarro.

No empecé a leerlo por el principio, ansia viva, sino por el de Romero, lógicamente.

En su relato encontré de nuevo esa extraña mezcla que transforma plomo en oro, su “te cuento una movida imposible de una forma tan natural que estás metido en el tema desde la primera frase”. Yo probaría leerme algo suyo de lo que tiene por ahí colgado en la Interwebs y luego le daría una oportunidad porque es muy resultón todo lo que tiene.

Luego me leí los demás y en fin.

Baste decir que me lo he dejado a medias, que me apetece más leerme otras cosas.

Bienvenidos al bizarro, sea lo que sea eso, todo o nada, según

Como decía, hay otros 10 relatos además del de Romero.

A mí me gustan los libros de relatos porque tienen un hilo conductor y si no te gusta uno pasas al siguiente, pero con este sentía que todo estaba un poco ahí empastichado. Al final, es un poco esto: perfectamente pueden no gustarme el 100% de relatos de una antología, pero aquí además me tiraba algo de la sien, algo me decía “¿EIN?”

El de Jeremy Robert Johnson lo cogí con ganas porque me flipó su Ciudad Revientacráneos y bueno, este la verdad es que sin más, muy sin más. El prota es un personaje que sale en Ciudad Revientacráneos, pero me ha dado bastante igual.

El segundo relato, de D. Harlan Wilson me gustó bastante más y a partir de ahí todo pabajo. Ni el de los robots que son como Miley Cyrus y hacen twerking, ni el de las pequeñas miss ultrasonido… uf. El de Laura Lee Bahr (no conseguí terminarme su Fantasma) no estaba mal pero sí que me hacía preguntarme qué hacía junto a las gigantes o al del señor que se saca el cerebro porque está de moda hacerse modificaciones extremas.

Marketing bizarro

Es obvio que se está intentando crear un cierto rollo en torno al concepto de “literatura bizarra” o “género bizarro” y el editor de Orciny Press se lo está currando, pero no cuela, o cuela regular.

El prólogo / introducción de Bienvenidos al bizarro intenta establecer una serie de características comunes para el género. Lo que pasa es que si levantas un poco la mano cabe cualquier cosa, y al revés, bien forzado nada es puramente bizarro.

Me recuerda un poco al movimiento Dogma, que según propusieron la forma de hacer las pelis, se saltaron sus propias reglas. No es que hayan hecho lo mismo; me refiero a la parte de que para este viaje no hacían falta alforjas.

Yo me imagino a mí mismo con una cajita muy pequeña que pone “bizarro” y estoy cargando con 18 libros y joder, tienen que entrar en la puta cajita bizarra, así que los meto a presión y a martillazos y algunos entran y otros entran a medias y otros solo un cacho pero YO QUIERO QUE ESTÉN EN LA CAJITA QUE PONE “BIZARRO”. Lo que comentaba antes de sentir que era un poco pastiche todo.

Obviamente, is very difficult todo esto de las etiquetas y los géneros.

Tengo un libro editado por Bruguera que costaba en su día 125 pesetas que se llama HÉROES BÁRBAROS que es una recopilación de relatos de espada y brujería. En la contraportada, el editor nos explica un poco qué es eso de la espada y brujería (el libro es de hace más de 40 años, como habréis deducido por el precio justo en las antiguas pesetas) y la verdad es que visto con perspectiva es, a la vez, gracioso y pan nuestro de cada día.

Con Margaret Atwood, ahora super de moda gracias a la serie y reedición de El cuento de la criada, ha habido movida también porque ella dice que lo suyo es ficción especulativa pero las chavalas insisten en llamarlo ciencia ficción feminista y entonces la autora dice “bueno feminismo si lo entendemos como X e Y” y entonces el editor dice “vale pues ficción especulativa y ciencia ficción”.

Con el bizarro pasa un poco lo mismo, pero la verdad es que es descarao cómo este posible/supuesto/nuevo género literario es, en realidad, una maravillosa estrategia de marketing.

Esto, por supuesto, no es una cuestión que sufra solamente la literatura. Si estáis metidos en temas de precisamente marketing sabréis que hay muchísimo humo vendido con lacitos y nombres extravagantes que en realidad no dicen nada pero pretenden ser La Última Movida Tremenda. Inbound Marketing, qué me estás contando. De aquí podemos pasar al coaching o la autoayuda: Seducción científica, ¿qué cojones es eso? No pares, sigue, sigue.

Conclusión: Si aceptamos que “género bizarro” es un concepto que en realidad no dice nada, pues acabaré leyéndome algunas cosas con esta etiqueta y otras pues no. Me seguiré, eso sí, guiando por las sinopsis, por lo que me digan los colegas y lo que me diga mi librero, porque como me tenga que fiar de los editores voy dado. Larga vida a las cosas wapas, se adapten al género de moda o no.

I) Inventio: encontrar el material

1) ¿Dispone el orador de un buen repertorio de ideas e imágenes y lo aprovecha?
2) ¿Conoce el orador o la oradora el repertorio cultural de sus oyentes?

II) Dispositio: seleccionar y ordenar el material

3) ¿Presenta el orador su material de una manera ordenada?
4) ¿Guía el orador o la oradora sus oyentes por un camino llegando a su fin?

III) Elocutio: escoger palabras y formar frases

5) ¿Utiliza el orador palabras y frases adecuadas y claras?
6) ¿Comparte y eleva el orador el lenguaje de sus oyentes?

IV) Memoria: memorizar y ser recordado

7) ¿Domina el orador su material de forma natural y auténtica?
8) ¿Queda el mensaje principal del orador o de la oradora en la memoria de sus oyentes?

V) Actio: transmitir con voz, cuerpo y alma

9) ¿Transmite el orador su mensaje?
10) ¿Transmite el orador o la oradora su pasión por su mensaje a sus oyentes?

¿Qué es la retórica?

Definición de retórica: “Conjunto de reglas o principios que se refieren al arte de hablar o escribir de forma elegante y con corrección con el fin de deleitar, conmover o persuadir”.

Marco Tulio Cicerón

Marco Tulio Cicerón fue un jurista, político, filósofo, escritor, y orador romano, considerado uno de los más grandes retóricos y estilistas de la prosa en latín de la República romana.

Es responsable de la introducción de las más célebres escuelas filosóficas helenas en la intelectualidad republicana, así como de la creación de un vocabulario filosófico en latín. Gran orador y reputado abogado, Cicerón centró su atención en su carrera política, aunque hoy es recordado por sus escritos de carácter humanista, así como por su teoría sobre la retórica, tema que hoy tratamos en el blog.

Bien de caña ahí desde Ecuador con este Unholy Rawness de Nightpröwler. Casi parece que Lemmy está con Dave Vicer, el autor (se trata de un proyecto unipersonal).

1. Intro (Devil’s Ecstasy) (Instrumental)
2. Nothing But The Night
3. Drunk Whores And Destruction
4. Night Of The Prowler
5. Midnight Sacrifice
6. Hammer Of Horrors
7. My Boot Over The Face Of Christ
8. Witching Rock n’ Roll

¡Se nos está quedando un buen año de discos de Heavy Metal y solo vamos por la mitad!

vencer al dragonHa coincidido la reedición en castellano de Vencer al dragón (Dragonsbane, en el original) con la reedición en castellano de El cuento de la criada, que a su vez coinciden en el tiempo con los primeros meses como Presidente de los Estados Unidos de América de, bueno, un tipo que decía por la tele que no podía contenerse ante las mujeres atractivas y que lo que hay que hacer con ellas es agarrarlas por el coño.

Estamos en el año 2017; Vencer al dragón se publicó originalmente en 1985 (estuvo nominado un par de veces en los premios Locus en años siguientes); El cuento de la criada es de 1984, Swastika Night es de 1937… ¿se va a acabar esto alguna vez?

Es un ciclo sin fin, el uróboros, el dragón que se muerde la cola.

Esta es la segunda entrada de la iniciativa Adopta una autora dedicada a Barbara Hambly.

¿De qué va Vencer al dragón?

La prosa poética de Barbara Hambly ya habría bastado para hacer de esta historia que le suena a todo el mundo algo diferente; pero no es, simplemente, una escritora con estilo. Es mucho más que eso.

La sinopsis no puede ser más típica: Hay un dragón muy malo liándola muy parda y un señor se va a buscar a un Héroe de Leyenda: John Aversin, el Vencedor de Dragones.

Sin emargo… Lo Que Se Encontró Al Hallar a Aversin Le Sorprendió y Estremeció.

Jenny: Madre y currela

La introducción que he propuesto al principio del artículo (que si Trump, que si El cuento de la criada…) es, básicamente, lo que iba pensando al leer capítulo tras capítulo de la novela.

Jenny, la protagonista (contra todo pronóstico) es una mujer muy cerca de los cuarenta, con un par de churumbeles, pareja del Vencedor de Dragones, instruída en las artes de la hechicería.

Resulta que no es muy buena encantadora porque no ha podido dedicarle todo el tiempo necesario: ha estado bastante ocupada criando a sus hijos.

1985, 2017. Time goes by so slowly. Vencer al dragón es una historia de mujeres de finales del siglo XX y principios del siglo XXI: demasiadas cosas que hacer para tan solo una vida.

Vamos a contar mentiras, tralará

Otro de los temas que desarrolla (y que es uno de los que más me gustan) es el de las narraciones o la construcción de historias más o menos verosímiles partiendo de un acontecimiento real pero que, en realidad, tienen lo justo justísimo de veraces.

A Gareth, más erudito que guerrero, le mandan buscar al Vencedor de Dragones al norte. Él, que se ha leído los cantos y las odas y las sagas épicas, se espera que el campeón sea, no sé, una mezcla entre Harrison Ford en Indiana Jones y Arnold Schwarzenegger en Commando con la Virtud y Moral de Santiago Abascal (por la gracia de Dios) vestido de Caballero con una Espada Mítica, a lo Rey Arturo. Lo que se encuentra es… un pastor. Que además usa anteojos.

¡Los cuentos son eso, cuentos! Propaganda. El pobre Gareth creía que el matadragones había acabado con el reptil como cantan las canciones: de frente, espada en ristre, honor, fuerza. Qué carita se le queda cuando le cuentan que no, que le engañaron, emplearon veneno para debilitarlo y finalmente acabaron con él… con un hacha. ¡Un hacha!

El relato histórico es siempre sesgado, se busque ese efecto o no. Gareth leyó los cantos que quisieron que leyese, por acción o por omisión. Su error fue comérselo con patatas, no ser crítico, confiar a ciegas en lo que le contaron. ¡Desdichado Gareth!

Vencer al dragón, como ocurría con Las señoras de Mandrigyn, un libro de fantasía épica que merece mucha más atención de la que cosecharon el 90% de libros de la Dragonlance y Reinos Olvidados juntos. La reedición de este año es una excusa perfecta para empezar a reivindicar el género más allá de Tolkien y, sobre todo, plagiadores de Tolkien.

Imagen: Ediciones B.

A veces nos llegan consultas muy concretas, como puede ser un lector que preguntaba por “juegos de cartas para dos jugadores“. Aquí tenemos uno, escoba:

Reglas de escoba

Tras barajar, se reparten tres cartas a cada jugador y se dejan cuatro cartas boca arriba en la mesa frente a ambos.

El objetivo del juego es que se sumen 15.

Así, el Rey vale 10, el Caballo 9, la Sota 8 y el resto de figuras el valor que marca su carta.

En cada turno, cada jugador debe utilizar una carta de su mano, sin coger ninguna carta más. Esto implica que primero te quedas con dos cartas para el siguiente turno, luego una carta, y después con ninguna. En este momento, se reparten otras tres cartas.

Cuando cojes una carta de tu mano y puedes sumar 15 con alguna (o algunas) cartas de las que aparecen en la mesa, coges ese montón y te lo guardas. Luego, servirá para ver quién ha ganado.

Si con la carta que utilice el jugador en su turno usas todas las cartas de la mesa para sumar 15, el jugador habrá hecho la jugada de escoba.

Cuando juguéis la última mano, quien se lleve la baza se lleva también el resto de cartas que queden en la mesa, en caso de quedar alguna.

Quién gana jugando a escoba

Cada escoba vale 1 punto (es decir, que debes haberlas diferenciado al hacer “escoba”. Cada carta del palo de los oros vale un punto adicional. Quien se haya llevado más 7, se cuenta otro punto. Quien tenga el 7 de oros se lleva otro punto. Finalmente, quien más cartas haya recopilado en total se lleva otro punto.